Blog Grupo Pedro Jaén

Corticofobia o miedo a los corticoides

Posted by:

Corticofobia o miedo a los corticoides

La corticofobia la podríamos definir como el desarrollo de sentimientos y creencias negativas (miedo, rechazo…) respecto al uso de corticoides aplicados sobre la piel. La prevalencia de la corticofobia se estima, según los estudios, en un 20-83% de los pacientes con Dermatitis Átopica, siendo un fenómeno global, y se relaciona claramente en éstos con mayores tasas de no adherencia (no cumplimiento correcto) respecto al tratamiento.

Los corticoiodes tópicos (sobre la piel) de las cremas que contienen corticoides (“cortisona”) son la piedra angular del tratamiento de los brotes de dermatitis atópica y muchas otras enfermedades cutáneas tan frecuentes como pueden ser la psoriasis o los eccemas de cualquier origen.

Por desgracia existen incontables mitos sobre ellos y hasta un 40% de las familias con niños con atopía padecen fobia y rechazo al uso de corticoides tópicos en sus hijos. Incluso hay muchos profesionales sanitarios (farmacéuticos, enfermeros, y médicos menos habituados al uso de corticoides tópicos) con corticofobia.

Todo esto implica que un porcentaje importante de niños atópicos no hagan el tratamiento adecuado, cambien constantemente de médico o se empleen productos recomendados por profesionales ajenos a la medicina.


Causas de la corticofobia

Los corticoides por vía sistémica (sobre todo tras largos periodos de tiempo y a dosis elevadas) tienen efectos indeseables conocidos y que son de cultura popular: obesidad, hipertensión, retraso en el crecimiento… Los padres conocedores de estos efectos creen que al administrar una crema con corticoides exponen a sus hijos a todos estos problemas.

Efectos adversos “reales”

Los corticoides tópicos se llevan usando desde hace más de 50 años y cuando son usados de forma correcta tienen un excelente perfil de seguridad. Evidentemente no están exentos de posibles efectos adversos, al igual que cualquier otro fármaco.

Algunos de estos efectos adversos que pueden relacionarse con un uso (aunque quizás sería más correcto decir un abuso) de los corticoides tópicos podrían ser la aparición de atrofia de la piel (la piel aparece más fina y frágil), estrías, telangiectasias (vasos sanguíneos dilatados), lesiones acneinformes, hipopigmentación (pérdida de color de la piel) o hiperticosis (aparición de vello en zonas de piel en que no debería haberlo).

Consecuencias de la corticofobia

La corticofobia puede llevar a que muchos padres no traten los eccemas de sus hijos de forma correcta, no aplicando las cremas esteroideas o bien hacerlo de forma errática. Esto hace que se retrase el inicio de la aplicación y si esperamos a que el eccema sea muy intenso para tratarlo, conllevará el consecuente malestar que éste irá provocando, y originará que requiera finalmente más cantidad de corticoide que la que hubiese sido necesaria si se hubiese tratado al inicio del cuadro.

Además hay que tener en cuenta que el rascado y la irritación cutánea pueden provocar erosiones, costras, infecciones e incluso cicatrices permanentes. Por otro lado, un niño con picor persistente va a sufrir de ansiedad, insomnio, deterioro del rendimiento escolar y mal comportamiento. Estudios recientes han demostrado que los niños en brote de DA presentan peor respuesta inmunológica a situaciones estresantes, lo que les hace más susceptibles a otros procesos (infecciones, mala adaptación emocional). Esta respuesta alterada se normaliza al tratar adecuadamente el brote con corticoides tópicos.

También hay que tener en cuenta la “Teoría de la marcha atópica”, y así el correcto manejo del eccema en la dermatitis atópica podría ser útil en la prevención de la aparición del resto de manifestaciones alérgicas y, en la misma manera, supone que si no tratamos el eccema cuando sea oportuno, sería más probable la progresión de la marcha atópica, favoreciendo el desarrollo de alergias y asma.

Conclusión

El mensaje final es que las cremas con cortisona son el MEJOR TRATAMIENTO para muchas patologías cutáneas.

Evite dejarse aconsejar sobre este tema por familiares, amigos u otros profesionales ajenos al ámbito sanitario. Tampoco debe seguir los consejos de foros o páginas web no especializadas. El dermatólogo es el que mejor conoce el tema y quien mejor puede asesorarle y aclararle sus dudas.

Cuando aplicamos una crema esteroidea adecuadamente (con la indicación correcta, bajo supervisión médica, aplicando la crema en forma correcta tanto en cantidad, frecuencia y tiempo de aplicación) la posibilidad de presentar efectos adversos relacionados a su uso serán mínimos y de escasa importancia, y su perfil beneficio/riesgo es claramente positivo.

 

 

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.