Blog Grupo Pedro Jaén

Corticoides en crema

Posted by:

Corticoides en crema

Una de las reacciones que con más frecuencia vemos los dermatólogos en nuestra consulta, es la de rechazo hacia una crema que acabamos de prescribir en cuanto contestamos afirmativamente a la pregunta: “¿lleva corticoides?”. Se me antoja que sería como preguntar a un bombero en medio de un incendio si trae manguera.

“Por supuesto que no todas las cremas que prescribimos llevan corticoide, pero no es menos cierto que sin ellos una gran mayoría de enfermedades dermatológicas perderían una gran ayuda terapéutica y nosotros un gran aliado en nuestra batalla contra ellas”.


El porqué de esta reticencia, que también afecta a compañeros de otras especialidades, está en el mal uso que en ocasiones se hace de ellas y en el desconocimiento de las bondades de las nuevas generaciones de estos fármacos. La extrapolación a los efectos secundarios que un corticoide por vía oral puede producir, está fuera de lugar; cuando se usan ingeridos en periodos largos, generalmente por enfermedades con repercusión en la viabilidad de órganos vitales, se asumen esas consecuencias para evitar males mayores.

¿Porque son tan eficaces y “multiusos”?

Sus múltiples mecanismos de acción les permiten actuar en distintos momentos de la inflamación:

  • Antiproliferativo
  • Inhiben la llegada de leucocitos al foco de inflamación
  • Inmunosupresores
  • Vasoconstrictores
  • Frenan la acción de linfocitos T
  • Disminuyen las células que presentan antígenos

No es de extrañar que sean muchas las dermatosis que se pueden controlar con esta familia de fármacos.

Clasificación según potencia

La potencia depende de su composición química y de su galénica, siendo más potente el mismo producto en ungüento que en crema y este más que en loción; a más “untuosidad”, más potencia.

  • POTENCIA DE CORTICOIDES

    Fuente:Tratado de Dermatología L. Iglesias y cols.

    Propionato de clobetasol 0,05 %

    Valerato de diflucortolona 0,3 %

    Halcinónido 0,1 %

    Dipropionato de beclometasona 0,5 %

    Acetónido de fluocinolona 0,2 %

    Dipropionato de beclometasona 0,025 %

    Fuorato de mometasona, ungüento 0,1 %

    Valerato de betametasona, ungüento 0,1 %

    Desoximetasona 0,25 %

    Fluprednileno 0,1 %

    Acetónido de triamcinolona 0,1 %

    Dipropionato de betametasona 0,05 %

    Valerato de diflucortolona 0,1 %

    Budesonida 0,05 %

    Acetónido de fluocinolona 0,025 %

    Butirato de hidrocortisona 0,1 %

    Butirato de clobetasona 0,05 %

    Butirato propionato de hidrocortisona 0,1 %

    Acetónido de fluocinolona 0,01 %

    Valerato de betametasona crema 0,1 %

    Aceponato de hidrocortisona 0,1 %

    Fuorato de mometasona crema 0,1 %

    Hexanoato de fluocortolona 0,25 %

    Prednicarbato 0,25 %

    Metilprednisolona 0,25 %

    Hidrocortisona de 1 a 2,5 %

Motivos del mal uso de corticoides en crema

Usar un corticoide como sustituto de crema hidratante
El efecto de mejoría sobre cualquier irritación por intensa que fuese y el ahorro económico que supone la parte que financia el sistema público de salud, son motivos para vincularse a estos productos.

No seguir las pautas que le marcó su dermatólogo
Cada proceso tiene su cadencia y ritmo de aplicación. No hacerlo así, supone no llegar a los efectos buscados o encontrar otros no deseados. Los periodos de descanso entre tandas de tratamiento van a depender del producto usado; en general periodos más largos cuanto más potencia del corticoide. Pautas en pulsos intrasemanales con descansos de una semana a otra, son eficaces en alguna dermatitis, si se elige el corticoide adecuado.

Pensar que todos los corticoides actúan igual y que todas las enfermedades responden en el mismo momento
En términos generales una aplicación al día es lo correcto y en un eczema no cronificado una semana de tratamiento suficiente.
Una placa de psoriasis precisa varias semanas y un corticoide de alta potencia (buscando el efecto antiproliferativo), mientras que la alta potencia no es adecuada en el eczema.

No usar la cantidad adecuada
Con 1 gr debemos cubrir una superficie aproximada de 10 x 10 cm. Si el paciente esta predispuesto en contra, puede estar usando menos cantidad.
Como límite de seguridad a largo plazo, no debe de aplicarse más de 10 gr/semana de corticoide de alta potencia, si se va ha usar más de 2 semanas. Esta cantidad se puede aumentar con corticoides menos potentes o si se disminuye el tiempo.

No combinarlo con otros medicamentos
Los llamados “ahorradores de corticiode” permiten disminuir la cantidad usada y aumentar el periodo entre tandas de tratamiento. Existen alternativas que solas o combinadas con el corticoide consiguen esto; a modo de ejemplo, análogos de Vit D (calcipotriol, tacalcitol) en psoriasis y los inhibidores de calcineurina (tacrolimus, pimecrolimus) en la dermatitis atópica.

No olvidar que mantener la piel en buen estado de hidratación y evitando irritaciones innecesarias (exceso de sudoración, geles de baño adecuados...) son grandes medidas ahorradoras de tratamiento corticoideo.


Elegir un producto fluorado cuando no se necesita alta potencia
La introducción de un átomo de flúor en la cadena de la molécula, propicia un aumento de la actividad antiinflamatoria respecto a la hidrocortisona, pero aumentando la actividad mineralocorticoide (la hormonal que no interesa).

Si se añaden nuevas cadenas (valeratos, propionatos…) se pueden contrarrestar efectos y aumentar la absorción; pero es cierto que el propionato de clobetasol es 1000 veces más potente que la hidrocortisona y con 15 gr/semana se puede bloquear la actividad hipofisaria de forma transitoria.

Los corticoides de alta potencia hay que evitarlos especialmente en la cara, párpados, escroto y la cara anterior de muslos y flexuras. También en niños.


¿Cuales son los efectos negativos que solemos ver?

Dermatitis irritativas en zonas de piel sensible: la cara y el escroto son zonas donde el uso en exceso puede empeorar el proceso de origen.

  • Rosácea: al usar alta potencia o mucho tiempo en la cara. Influye la predisposición que se tenga a la cuperosis.
  • Dermatitis perioral: cuando se maneja de forma inadecuada una Dermatitis Seborreica.
  • Eczema de contacto: paradójicamente se han descrito sensibilizaciones a corticoides tópicos. Hay que sospecharlo ante el empeoramiento de un eczema que con anterioridad respondía al tratamiento.

Las nuevas generaciones de corticoides, con mínimo impacto sistémico, pues se neutralizan en primer paso hepático y gran eficacia local sin atrófia, hacen poco probables los cuadros de hinchazón, estrías, vello facial, atrofia cutánea y alteraciones metabólicas (S. De Cushing) que pudieron verse en otras épocas y que tanto asustan a los no habituados a su manejo.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.