Blog Grupo Pedro Jaén

Depilación láser: 15 años de historia

Posted by:

Depilación láser: 15 años de historia

Fue en el año 1997, cuando por primera vez tuve noticia de la llegada a Madrid, de los primeros aparatos láser para depilación. Aunque conocía la existencia de la tecnología láser en medicina, esta nueva aplicación se me antojó revolucionaria.Quien más quién menos, había soñado con algo así.

Resolvería, de ser efectiva, una de las demandas médico-estéticas más generalizadas: la eliminación del pelo no deseado.


Distintas especialidades médicas (Dermatología, Cirugía Plástica, Endocrinología, Ginecología) teníamos en este problema nuestro “caballo de batalla”.

A principios de 1998, cuando estos aparatos se contaban con los dedos de una mano, tuve la suerte de poder usar uno, gracias a un grupo de cirujanos plásticos con los que compartía clínica. A los 2 meses ya lo tenía instalado en mi consulta.

La repercusión mediática fue inmediata. En una época donde todavía la publicidad en temas estéticos no había hecho más que empezar, hasta las televisiones autonómicas se hacían eco de la novedad y acudían a las consultas pioneras, para grabar “in situ” semejante “prodigio tecnológico”. No era ajeno a la reserva sobre los resultados, el hecho de que tras el reportaje del láser, apareciese otro con una técnica oriental de depilación con miel y limón.

La acogida entre la población no fue menor. Tras los primeros anuncios publicitarios, las consultas se llenaban de peticiones de presupuestos y los primeros tratamientos empezaban su andadura.


En menos de un año ya teníamos definidos parámetros que terminan optimizando los resultados, que no tardaron en llegar. El entusiasmo de algunas pacientes se desbordaba; una vez se veían depiladas, acometían empresas que antes se creían incapaces de lograr como perder peso o dejar de fumar.

Todos contentos….menos los centros de depilación (cera, eléctrica), sitios de referencia hasta ese momento, que veían peligrar sus negocios. Para disuadir a sus clientes usaban argumentos de todo tipo, desde la aparición de cáncer a la falta de eficacia a largo plazo. El coste elevado de los aparatos así como la venta exclusiva a médicos, por ser sistemas de alta energía, apartaron en un principio a los centros de estética de este nuevo camino. Los que por algún motivo tuvieron acceso a la tecnología, se encontraron con problemas serios por inexperiencia.

Pasaban los años y las pacientes seguían depiladas. Los escepticismos iban desapareciendo. La ampliación de la oferta de aparatos era un hecho.


Junto con láseres de contrastada eficacia se fabrican sistemas de luz de baja intensidad. La falta de regulación efectiva del uso, posibilita que centros sin supervisión médica los puedan manejar.

El “boom” de la estética era un hecho; tuvo su reflejo directo en la masiva oferta de centros, con la depilación láser como uno de sus principales reclamos. En el mercado de la depilación láser conviven ahora, desde consultas con dermatólogos hasta centros sin médicos al cargo. Láseres efectivos y sistemas de luz que rayan en el fraude. Información sesgada y precios de “fantasía” hacen cada vez más difícil la elección. Se ofrecen series interminables de sesiones como garantía de resultados, cuando un buen manejo es sinónimo de poco tiempo y pocas sesiones.

El dermatólogo debe seguir siendo el “faro” de referencia en este ” maremagnum “, ya sea como supervisor de tratamientos y nuevos láseres o usuario de los mismos. No en vano, la mayoría de publicaciones en revistas científicas, tienen el sello de nuestra especialidad.

Pongamos todo nuestro empeño para que esta revolución estética no muera de éxito.


0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.