Blog Grupo Pedro Jaén

¿El botox puede producir arrugas?

Posted by:

¿El botox puede producir arrugas?

En los últimos años la toxina botulínica se ha convertido en la técnica estética dermatológica más utilizada en todo el mundo, constituyéndose en el procedimiento cosmético por excelencia.

En mi experiencia se trata del procedimiento cosmético con mayor grado de satisfacción por parte de los pacientes si se realiza por dermatólogos expertos. En pocas semanas se puede aprender a “poner” botox, pero se requieren muchos años de experiencia para tratar a cada paciente de manera adecuada.

El procedimiento es difícilmente estandarizable en cuanto a técnica y la dosificación, dado que la mímica facial es algo individual y realmente se necesita una mezcla de “arte y técnica” para obtener los mejores resultados. Es una experiencia frecuente el asistir a un congreso médico y comprobar como los dermatólogos usamos abanicos amplios en cuanto a dosificación y también variaciones no despreciables en cuanto a técnica de inyección. De hecho, muchos libros de dermatología y cirugía plástica donde se describe cómo se debe realizar la técnica proponen dosis y puntos de inyección que no producen resultados naturales.

Si no se realiza una correcta técnica de inyección, la infiltración con botox puede generar nuevas arrugas.


Podemos ver este efecto incluso en rostros de famosas como Renee Zellweger, Nicole Kidman, Kylie Minogue o Amanda Holden. Son fotografías obtenidas de periódicos digitales anglosajones en las que aseguran que fueron sometidas a este procedimiento, y probablemente estén en lo cierto. Los músculos adyacentes a las áreas tratadas aumentan su tono y son capaces de generar arrugas. Se trata de un fenómeno de “reclutamiento” de músculos cercanos.

El tratamiento de las arrugas de alrededor de los ojos puede originar arrugas en la nariz (“bunny lines”) o entre la nariz y el párpado inferior sobre todo cuando hablan o sonríen. Esto es lo que me llamó la atención en las fotografías de las actrices que mencioné anteriormente.

Del mismo modo en ocasiones vemos cejas excesivamente arqueadas (cejas “joker”, de “mr. Spock” o “cejas de mala”) por hiperactividad de la parte lateral del músculo de la frente cuando relajamos el entrecejo de forma inadecuada.

Me parecen arrugas delatoras. Delatoras de que quizás el médico no era lo suficientemente experto en botox y delatoras de que la paciente quizás se ha aplicado toxina botulínica.


Es algo que siempre se puede evitar si la técnica de inyección es correcta. Si se nota que la paciente “lleva” botox es que la técnica no ha sido la correcta. Cuando se empezó a utilizar el botox el objetivo era eliminar las arrugas de la cara. El resultado era, en muchos casos, una cara sin expresión, una mirada no natural, con una elevación artificial de las cejas y con arrugas “nuevas” generadas por el propio procedimiento.

Sin embargo, considero que hoy el objetivo no es eliminar todas las arrugas de la cara sino conseguir una distribución más armónica de los distintos elementos (frente, cejas, nariz, párpados, etc.) suavizando las expresiones que transmitan cansancio, tristeza o ansiedad para conseguir una mirada más relajada y natural. El objetivo del especialista debe ser mantener la expresión del paciente pero dando un aspecto más descansado y “fresco”.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.