Blog Grupo Pedro Jaén

El verano y tu piel

Posted by:

El verano y tu piel

Sin duda, el verano es la mayor agresión a la que se ve sometida nuestra piel a lo largo del año. No hay duda de que la radiación UV es el principal factor acelerador del envejecimiento cutáneo. Produce un gran estrés oxidativo responsable de la aparición de manchas, arrugas y flacidez, además de aumentar el riesgo de padecer algún tipo de cáncer de piel.

Hay  muchos procedimientos estéticos que pueden mejorar el aspecto de nuestra piel y su salud de cara al verano, pero hoy nos vamos a centrar en uno en concreto: el láser fraccionado.


Se trata de una técnica muy útil para revertir los estragos causados por el sol, mejorar la textura y la uniformidad de la tez atenuando las manchas, mejorar las arrugas finas y dar a la piel un brillo y tersura más saludables.

Incluso, el láser fraccionado mejora algunas lesiones premalignas relacionadas con la exposición solar crónica, como las queratosis actínicas.


Hay que adelantarse al sol, ya que lo ideal es realizar un par de sesiones (el número dependerá de cada paciente y de sus expectativas) un tiempo prudencial antes de exponer la piel, así que ¡no puede esperarse mucho más!

Existen varios tipos de láseres fraccionados, pero todos ellos se rigen por el mismo principio: no actúan sobre el 100% de la superficie de la piel, sino que fraccionan su acción haciendo minúsculos orificios (como un colador). Esto tiene enormes ventajas, ya que cada orificio está rodeado por piel intacta. Así la recuperación es muy rápida, y el paciente puede incorporase rápidamente a su vida socio-laboral. Estos orificios en la superficie de la piel, imperceptibles al ojo humano,  se corresponden con columnas de daño térmico que la piel se ve obligada a reparar, sustituyéndolas por tejido nuevo. Este “impulso” metabólico se traduce en una renovación general de la piel que se percibe como más lisa, brillante y uniforme.

Los láseres fraccionados son muy flexibles y permiten al dermatólogo decidir el grosor y la profundidad.


Así como tambien su densidad, en función de los resultados que se persigan (tratar arrugas, cicatrices, manchas, mejorar el aspecto general de la piel, rejuvenecer…) De esta manera, de acuerdo con el paciente, se realiza un plan de acción que se adecue a sus objetivos y al tiempo de recuperación que le convenga.

Los tratamientos más agresivos son los que logran resultados más evidentes, pero tienen el inconveniente de que el tiempo de recuperación es mayor. Pueden obtenerse resultados igual de buenos haciendo tratamientos muy poco agresivos, pero repitiéndolos muchas veces.

Por último, señalar que no hay que olvidarse del fotoprotector durante todo el verano para consolidar los resultados obtenidos. ¡Protegerse del sol es la mejor inversión en belleza!

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.