Blog Grupo Pedro Jaén

Lifting facial con grasa

Posted by:

Lifting facial con grasa

Recientemente se han descrito avances notables en el uso de la grasa inyectada para mejorar la calidad de la piel. Este método se conoce habitualmente como inyección de grasa, lipofilling o lipoescultura. Gracias a ello conseguimos un rejuvenecimiento mediante un lifting facial combinado con el uso de grasa.

Uno de los diagnósticos que frecuentemente realizamos en la consulta es la atrofia de la grasa facial. Esto ocurre cuando aparece una piel muy adelgazada y reticulada, sobre todo en mejillas y párpados inferiores. Además se caracteriza por perder el volumen en los pómulos, por lo que quedan unos pómulos muy verticales. Este aspecto envejece notablemente la expresión facial. Por el contrario, hemos observado que la presencia de unos pómulos redondeados es un indicativo importante de juventud, especialmente cuando se acompaña de un párpado inferior corto y horizontal.

Combinación del lifting facial con la inyección de grasa

En nuestra práctica, hemos querido combinar las técnicas de rejuvenecimiento facial con las técnicas de inyección de grasa para conseguir ciertos cambios que no se pueden lograr utilizando estas técnicas por separado. Como resultado, probablemente tengamos el tipo de intervención que realmente es capaz de devolver la luminosidad a la cara atrofiada y descolgada, con unos pómulos que vuelven a mostrar la juventud, devuelven el contorno a la mandíbula y evitan la aparición de los surcos por descolgamiento. Así podemos lograr eliminar las zonas de sombras de la cara de nuestras pacientes, con esta combinación.

El procedimiento consiste en combinar el lifting facial con una pequeña liposucción para después inyectar la grasa extraída en las zonas que más se necesitan.


Mientras una parte del equipo prepara la grasa para su inyección. Se decanta la grasa y se elimina el sobrenadante acuoso y de restos oleosos de la liposucción, hasta tener grasa lo más purificada posible. Mientras tanto, otra parte del equipo se centra en trabajar los párpados, según las preferencias de la paciente y el consejo médico. Una vez terminada esa zona, se procede a combinar la grasa con la técnica quirúrgica de lifting facial.

Se trata de un procedimiento que reúne las ventajas de la cirugía de elevación de los tejidos descolgados con la de dar volumen. Es una técnica delicada y requiere cierta experiencia y apreciación artística de los volúmenes, profundidad y localización de los depósitos donde debemos inyectar la grasa. Las zonas donde mayor volumen administramos suelen ser la zona temporal a cada lado de la sien, los pómulos, el surco lagrimal y la zona del borde mandibular. En algunas ocasiones podemos acompañar el procedimiento de un tratamiento superficial de peeling químico, lo que hace más homogéneo y radiante el resultado del brillo de la piel.

Nuestras zonas preferidas para obtener la grasa son la cara interna de los muslos y la cara interna de las rodillas. La combinación de lifting con inyección de grasa no aumenta la duración del periodo de recuperación.


Normalmente las pacientes pueden reiniciar su vida social en la cuarta semana después de la intervención y los compromisos más importantes en la sexta semana.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.