Blog Grupo Pedro Jaén

Melanoma, cómo prevenirlo

Posted by:

Melanoma, cómo prevenirlo

Ha llegado el buen tiempo después de un invierno duro, y mucha gente se lanza alegremente a tomar el sol para resarcirse de tanta lluvia. Hay que tener cuidado para prevenir la aparición de melanoma.

Indudablemente, los días luminosos y las horas de luz influyen positivamente en nuestro estado de ánimo y nos hacen sentirnos bien. Pero la luz solar tiene un lado “oscuro” que es la radiación ultravioleta. No debemos olvidar que es la causa principal del envejecimiento de la piel y de algunos tumores como las queratosis actínicas y el carcinoma epidermoide.

Además, quemarse con el sol de forma esporádica (lo que hace mucha gente cada verano) y especialmente en la infancia, aumenta significativamente el riesgo de padecer melanoma.


El melanoma es un cáncer de piel que si no es diagnosticado a tiempo tiene un comportamiento muy agresivo y mal pronóstico. Por eso, de cara al buen tiempo, hay que detenerse y analizar los riesgos que corremos bajo el sol.

Las personas más vulnerables son en general los menores de 18 años y particularmente los niños más pequeños. También las personas de ojos y piel claros que se queman fácilmente y a las que les cuesta broncearse, los pelirrojos, los que tienen pecas, los que tienen lunares (cuantos más lunares peor), los que se han quemado en la infancia, y los que tienen antecedentes familiares de melanoma o ya han padecido un melanoma.

Las personas que cumplan con alguno de estos factores de riesgo se lo tienen que pensar dos veces antes de ponerse al sol.


Cada vez existen recursos técnicos y farmacológicos más eficaces para defenderse de la radiación ultravioleta por una parte y para diagnosticar precozmente el cáncer de piel por otra, mejorando extraordinariamente el pronóstico.

Cada año los fotoprotectores se reformulan, con lo que cada vez tienen texturas más agradables y sobre todo mayor eficacia frente a la radiación UVA (se alcanzan longitudes de onda crítica que hace sólo 3 años eran impensables), mayor fotoestabilidad, menos migración con el agua (no entran en los ojos) y se les incorporan antioxidantes tópicos que bloquean los radicales libres que produce la radiación UVA y también la infrarroja.

Tenemos evidencia científica de que ciertos activos administrados por vía oral tienen un efecto fotoprotector, por lo que ha surgido el concepto de fotoprotección oral.


Moléculas como el polipodium leucotomos o el resveratrol, por su gran capacidad antioxidante son capaces de reducir los daños que produce el sol en la piel y aumentan un poco el tiempo que podemos estar al sol sin quemarnos.

Por otra parte, en el capítulo del diagnóstico, es clave, especialmente en los pacientes de riesgo, usar métodos digitales para realizar un mapa de los lunares y poder detectar a tiempo los cambios por muy pequeños que sean.

La dermatoscopia digital es la técnica que permite realizar este mapa y ayuda a diagnosticar melanomas incipientes, y esto salva la vida de muchos pacientes.


Así que antes de caer en la tentación nada saludable del bronceado, es conveniente acudir al dermatólogo, someterse a una revisión de lunares y seguir sus consejos de fotoprotección.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.