Blog Grupo Pedro Jaén

Novedades en el uso dermatológico de la toxina botulínica

Posted by:

Novedades en el uso dermatológico de la toxina botulínica

En el año 2002 el organismo americano que regula los medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) autorizó el uso de la toxina botulínica para la corrección de las arrugas del entrecejo. Desde entonces han surgido en el mercado nuevas toxinas que también resultan eficaces y seguras para tratar las arrugas del tercio superior de la cara. Por otra parte cada vez se conocen mejor los mecanismos de acción, lo que ha propiciado su uso para tratar muchos problemas médicos diferentes.

Y de forma paralela, la toxina botulínica se ha convertido en uno de los procedimientos estéticos más practicados, por sus efectos rejuvenecedores naturales y discretos, así como por lo sencillo y rápido del procedimiento.


Cada vez tenemos una mayor experiencia en el uso de estos neuromoduladores y sus aplicaciones van mucho más allá del entrecejo, la frente o las patas de gallo. La toxina botulínica puede usarse para mejorar las arrugas también del tercio medio y del tercio inferior del rostro. En estas zonas, en manos expertas y a una dosis adecuada, puede lograrse una gran mejora estética de distintos problemas:

  • Pueden tratarse las arrugas perpendiculares a los labios (código de barras), logrando además una cierta eversión de los labios y efecto visual de relleno. Se trata además de una buena técnica para combinar con rellenos dérmicos con ácido hialurónico. La punción en esta localización puede tener algunos efectos secundarios que deben advertirse a los pacientes, ya que el músculo labial pierde fuerza y esto puede resultar molesto a los fumadores o a los sopladores de instrumentos de viento
  • Las arrugas de marioneta (comisuras labiales vueltas hacia abajo) otorgan a los pacientes un aspecto triste o contrariado. Este gesto puede relajarse con la toxina botulínica que lo que confiere un aspecto más joven y alegre a la cara.
  • Las arrugas del mentón o la piel “de naranja” que adquiere la barbilla al gesticular también puede suavizarse con toxina botulínica, lo que resulta muy favorecedor en determinados casos.
  • El masetero, que es el principal músculo de la masticación puede ser antiestético en ciertos pacientes que lo tienen muy desarrollado, ya que en las mujeres hace que el rostro tenga un aspecto anguloso, duro o “cuadrado”. También puede tratarse con toxina botulínica logrando el efecto de “afinar” el contorno facial. Puede usarse también para tratar el bruxismo nocturno y el dolor de la articulación de la mandíbula (temporomandibular) aunque se han descrito algunos efectos secundarios (fatiga al masticar, osteopenia de la mandíbula).
  • La sonrisa gingival, que consiste en mostrar una porción grande de las encías al sonreír, puede corregirse con toxina botulínica

Otros usos dermatológicos de la toxina botulínica

Existen otros usos dermatológicos que van más allá de las arrugas:

  • Tratamiento de la hiperhidrosis en axilas y en palmas. Se trata de un tratamiento extraordinariamente eficaz y seguro, especialmente en las axilas.
  • El tratamiento del eritema facial de la rosácea con toxina botulínica es eficaz.
  • El tratamiento de queloides y de cicatrices hipertróficas
  • Pénfigo benigno familiar o Hailey-Hayley

Los usos no dermatológicos de la toxina botulínica tampoco paran de crecer. Entre otros, destaca su aplicación en el tratamiento del olor neuropático, las distonías, la espasticidad tras ictus, la espasticidad de la parálisis cerebral, las migrañas, la hipertrofia pilórica, la acalasia, las fisuras anales, la vejiga hiperreactiva o neurógena, la cistitis intersticial, la fibrilación auricular, el dolor miofacial temporomandibular, paralisis facial y suelo pélvico hipertónico.

Puede decirse que la experiencia en el uso de esta toxina es tan grande y la evidencia científica publicada tan abrumadora, que no hay dudas sobre su seguridad y su eficacia.


En belleza es una de las técnicas favoritas de los pacientes y de los dermatólogos, sola o acompañada por otros procedimientos. Bien usada produce grandes mejorías en la estética facial, pero lo hace de manera sutil y elegante, de manera que se logra el objetivo de verse con “buena cara” sin que por esto se pierda la naturalidad de la expresión o las referencias anatómicas individuales, cuestiones que suelen preocupar mucho a los pacientes que se acercan por primera vez a la toxina botulínica. Porque los que ya la han probado es muy raro que no repitan…

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.