Blog Grupo Pedro Jaén

Rosácea, tratamientos dermatológicos

Posted by:

Rosácea, tratamientos dermatológicos

En los últimos años ha habido grandes avances en el tratamiento de la rosácea, lo que ha motivado que dermatólogos formemos distintos grupos de trabajo en los que se aborda esta enfermedad de modo específico. Es habitual encontrarse en congresos internacionales con reuniones que abordan de forma monográfica el manejo de las manifestaciones de la rosácea.

Se trata de una enfermedad que se caracteriza por el enrojecimiento de la cara, sobre todo de las mejillas y nariz. Son especialmente desagradables los episodios de “flushing” o congestión que describen los pacientes. En muchas ocasiones también se asocian manifestaciones inflamatorias, como granos o pústulas.

Afecta a más del 10% de la población, tanto a hombres como a mujeres. Suele debutar a partir de los 30 años. Todavía no se conoce con exactitud su causa, aunque sí conocemos varias circunstancias que empeoran la enfermedad. Los cambios de temperatura producen congestión facial, así como los alimentos especiados y las bebidas calientes.

Hasta hace pocos años se consideraba a la rosácea una enfermedad crónica, pero hoy existen tratamientos eficaces para solucionar este problema.


El “demodex folliculorum” es un parásito habitual que existe en la cara de todas las personas, tengan o no rosácea. No obstante, en pacientes con rosácea la respuesta inmune a este parásito no es adecuada, por lo que los tratamientos que actúan sobre este parásito mejoran la rosácea. Es por ello que en diciembre de 2014 la FDA (Agencia del Medicamento Americana) autorizó la crema de ivermectina al 1% para el tratamiento de las lesiones inflamatorias de la rosácea. Los beneficios se observan desde la segunda semana de comenzar la aplicación de la crema.

Son ya varios los estudios que han mostrado los beneficios de la aplicación de toxina botulínica en la rosácea.


El último artículo es del grupo de David Goldberg, del departamento de Dermatología del hospital Monte Sinaí de Nueva York. La toxina botulínica inhibe la liberación de acetilcolina desde las terminaciones nerviosas. Este neurotransmisor está implicado en la dilatación de los vasos sanguíneos de los pacientes que padecen rosácea. Por tanto, la aplicación de toxina botulínica en estos pacientes mejora el enrojecimiento de la cara. Es importante destacar el hecho de que es necesaria la aplicación de toxina botulínica por dermatólogos expertos en esta técnica, ya que de lo contrario puede actuar sobre los músculos faciales, causando alteraciones graves de la mímica facial.

El tratamiento de elección del enrojecimiento facial en los pacientes con rosácea sigue siendo el láser vascular.


Las clínicas especializadas en el tratamiento de esta enfermedad tratamos de forma secuencial a estos pacientes con dos longitudes de onda; colorante pulsado y Neodimio YAG. La primera longitud de onda nos permite eliminar los capilares y venas pequeñas (< 0,6 mm), mientras que el Neodimio YAG elimina las venas de mayor tamaño (>0,6 mm). En la actualidad existen dispositivos que nos permiten emitir de forma secuencial estas dos longitudes de onda en un mismo pulso de láser.

Desde hace más de 30 años, Grupo de Dermatología Pedro Jaén hemos sido referencia nacional y centro de formación en láseres, contando siempre con la tecnología más avanzada en este campo de la dermatología estética.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.