Blog Grupo Pedro Jaén

Tipos y tratamiento de las cicatrices de acné

Posted by:

Tipos y tratamiento de las cicatrices de acné

El acné es una patología que afecta hasta al 80% de personas entre los 10-30 años y al 5% de mayores de 30 años. En muchos casos se acompaña de cierto grado de cicatrización permanente, lo que puede comprometer mucho la calidad de vida de los pacientes por la presencia de estas indeseables marcas.

Tipos de cicatrices de acné

Es importante reconocer el tipo de cicatrices de acné y su extensión, así como la presencia o no de eritema (enrojecimiento) y lesiones activas de acné para poder mejorar las cicatrices producidas. Existen distintos tipos de cicatrices de acné:

1.Cicatrices HIPERTRÓFICAS o QUELOIDEAS: son aquellas cicatrices sobreelevadas. Suelen aparecer tras acnés muy inflamatorios y son más frecuentes en la zona del escote y espalda.

2.Cicatrices atróficas tipo ICE-PICK (en picahielos): son las más frecuentes, hasta el 60-70% de las cicatrices atróficas. Se reconocen porque son estrechas y profundas, en forma de V.

3.Cicatrices atróficas tipo BOXCAR (en vagón): 20-30% de las cicatrices atróficas. Más anchas y de profundidad variable, con forma de cubo.

4.Cicatrices atróficas tipo ROLLING (onduladas):15-20% de las cicatrices atróficas. Son las más anchas pero superficiales y de bordes suaves. Generan sombras inestéticas que alteran la textura de la cara.

Tratamiento de las cicatrices de acné

Existen numerosos tratamientos posibles para mejorar las cicatrices de acné, aunque sin duda lo mejor es una buena prevención mediante el tratamiento de las lesiones en su fase activa. Para este tratamiento de las lesiones activas existen múltiples alternativas entre las que destaca el uso de productos tópicos (antibióticos y retinoides principalmente), antibióticos orales como las tetraciclinas o el uso de isotretinoína oral.

Una alternativa a las terapias farmacológicas con muy buenos resultados es la terapia biofotónica mediante Kleresca®. Este tratamiento consiste en la combinación de un gel fotoconversor aplicado sobre la piel, irradiado con LEDs que emiten luz en el espectro azul. Se ha demostrado que no sólo es eficaz en controlar las lesiones activas de acné sino que también tiene cierto papel en la mejora de las cicatrices producidas.

Cuando ya se han producido las cicatrices los mejores resultados se obtienen combinando técnicas y a grandes rasgos el abordaje es el siguiente:

1.Tratamiento del ERITEMA asociado: principalmente mediante láseres vasculares como el láser de colorante pulsado, láser de Neodimio (Nd:YAG) o luz pulsada intensa.

2.Inducción de REMODELADO DE ZONA: para mejorar a nivel global la zona afectada por cicatrices debemos emplear técnicas que inducen remodelado del colágeno. Entre estas destacaría el empleo de láseres fraccionados de resurfacing, tanto ablativos como no-ablativos, dependiendo de cada caso.

Como ya he comentado previamente, también la terapia fotobiónica con Kleresca® puede tener un papel destacado en mejorar la textura de toda la zona afectada por las cicatrices.

3.Tratamiento INDIVIDUAL de las cicatrices más resistentes: por último, debemos centrarnos en mejorar las cicatrices más resistentes individualmente. Para ello podemos emplear técnicas quirúrgicas (punch, subcisión…) o rellenar las cicatrices atróficas con rellenos de ácido hialurónico o plasma rico en plaquetas obtenido del propio paciente.

Dr. Adrián Alegre

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.