Descripción

El efluvio telogénico es una pérdida capilar difusa, que típicamente se produce de 2-4 meses después de alguna sobrecarga sistémica, como parto, enfermedad médica grave, intervención quirúrgica, fiebre alta o estrés emocional fuerte. Puede aparecer asociado a situaciones de estrés continuas, denominándose entonces efluvio telogénico crónico.

 

El paciente suele referir una pérdida difusa de cabello, encontrándose mechones de pelo en la ducha o en el cepillo del pelo. La cantidad de pelo que se pierde cada día es muchas veces espectacular, muy apreciable y preocupante para el paciente; sin embargo, es posible que otras personas no detecten con facilidad tal pérdida a la inspección directa.

Clínicamente podemos observar una pérdida difusa de la densidad del pelo en todo el cuero cabelludo, con una intensidad variable. Al principio, la reducción de la densidad del pelo puede ser indetectable por el clínico.

Encontramos una prueba de tracción positiva: desprendimiento de varios cabellos al traccionar suavemente de un mechón.

El diagnóstico suele realizarse por los hallazgos clínicos junto con la anamnesis, muchas veces el diagnóstico viene orientado por el propio paciente. En ocasiones es recomendable un estudio analítico para identificar posibles déficits nutricionales o enfermedad asociadas previamente no diagnosticadas.

La recuperación espontánea es la regla, por lo que es importante tranquilizar al paciente. Es conveniente subsanar posibles factores estresantes. En caso de encontrarse algún déficit nutricional en el estudio analítico se deben aportar los medicamentos oportunos para subsanarlo.

En determinados pacientes con formas crónicas de efluvio telogénico puede ser útil la aplicación de minoxidil o el tratamiento del plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento.