La presencia de una cantidad de vello mayor de lo habitual en una mujer no siempre refleja un problema hormonal subyacente.

La presencia de una cantidad de vello mayor de lo habitual en una mujer no siempre refleja un problema hormonal subyacente. A menudo se trata de un rasgo hereditario, relativamente frecuente en la raza mediterránea, y en mujeres de fototipo alto, morenas y de pelo oscuro. Hablamos de hipertricosis cuando la densidad o la longitud del pelo excede los límites considerados como normales de acuerdo con la edad, raza y sexo, y no debe confundirse con el hirsutismo, que se refiere a la presencia de pelo en mujeres en zonas donde normalmente sólo se observa en varones, como el bigote, la barba, o el tórax.

 

El desarrollo de pelo terminal en estas zonas es dependiente de andrógenos, por lo que su presencia traduce un exceso de estas hormonas o una mayor sensibilidad del folículo piloso a la estimulación androgénica. Por otro lado, factores culturales, sociales y raciales influyen en la percepción personal de lo que puede ser considerado como exceso de vello, y en la importancia que la necesidad de eliminar el vello no deseado pueda tener en la calidad de vida del paciente.

Cuando el dermatólogo se encuentra ante una consulta por exceso de vello, en primer lugar deberá dilucidar si se trata de un hirsutismo o una hipertricosis, o si deberíamos hablar más bien de vello no deseado teniendo en cuenta el contexto sociocultural.

En el caso de la hipertricosis, si exceptuamos algunos casos que pueden asociarse a enfermedades sistémicas o hereditarias y aquellos que son efectos secundarios de ciertos fármacos, el exceso de pelo refleja generalmente un rasgo familiar y no se asocia a patología de otro tipo.

Cuando la distribución del vello nos indica que se trata de una hirsutismo, será necesario hacer un estudio hormonal para descartar alteraciones ováricas o suprarrenales, en cuyo caso es conveniente la colaboración con ginecólogos y endocrinólogos. Sin embargo, en muchos casos de hirsutismo los niveles hormonales son normales, y el problema se debe a una hipersensibilidad de los receptores hormonales del folículo piloso. En cualquier caso, se debe valorar siempre la posibilidad de establecer un tratamiento médico que antagonice o bloquee la acción de las hormonas masculinas sobre el folículo piloso, que podrá complementar a los métodos empleados para la eliminación del vello.

A pesar de sus limitaciones, es indudable que la depilación con láser y con luz pulsada es el método más eficaz para conseguir una eliminación duradera del vello no deseado, de una forma segura y eficaz. El proceso se basa en la fototermolisis selectiva del pelo mediante la absorción de la energía lumínica del láser por la melanina presente en el tallo del pelo y en el folículo piloso. Los equipos de láser que empleamos con este fin combinan longitudes de onda adecuadas para conseguir una buena especificidad, que respete los tejidos circundantes, con una adecuada penetración que permita dañar eficazmente los folículos, junto con sistemas de enfriamiento superficial que protegen la piel para evitar daños colaterales.

En la Unidad de Tricología planteamos el tratamiento del exceso de vello desde un punto de vista médico, efectuando una valoración inicial que permita hacer un diagnóstico clínico de una posible hipertricosis o de un hirsutismo, y planteando la posibilidad de estudios complementarios en el caso de que sean aconsejables. Ofrecemos la posibilidad de eliminar el vello no deseado con sistemas de láser y luz pulsada de probada eficacia y seguridad. Para ello disponemos de laser Alejandrita con sistema de enfriamiento dinámico (Gentlelase®, de Candela), láser de diodo de última generación (Vectus®, de Palomar) y luz pulsada optimizada (plataforma Icon®, también de Palomar).

El número de sesiones y la frecuencia de las mismas se planea de forma individualizada para cada paciente, de acuerdo con su edad, las características de su piel y del vello que se desea eliminar y la localización del mismo. Además, se planteará un tratamiento médico complementario en aquellos casos en que esté indicado, bien mediante fármacos que actúan directamente sobre el metabolismo del pelo, como la eflornitina tópica, o bien con medicamentos con efecto antiandrogénico, en ciertos casos de hirsutismo. Nuestro objetivo será siempre mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes ofreciéndoles los últimos avances médicos y tecnológicos.

 

En Grupo Pedro Jaén nos esforzamos por satisfacer a nuestros pacientes. Si tiene cualquier duda, contacte en el teléfono 91 431 78 61. PJ