Blog Grupo Pedro Jaén

Tratamiento de cáncer de piel

Posted by:

Tratamiento de cáncer de piel

Hablar de cáncer de piel es hablar de un grupo heterogéneo de tumores cutáneos de aspecto y comportamiento variable. Según el tipo de tumor, habrá distintas modalidades terapéuticas que se pueden ofrecer. Es importante individualizar el tratamiento dependiendo del tipo de cáncer, pero también según su localización, tamaño y espesor.

Los principales tipos de cáncer de piel son el melanoma maligno, el carcinoma epidermoide y el carcinoma basocelular.


Los melanomas son tumores con origen en las células que producen el pigmento de nuestra piel. Los carcinomas epidermoides y basocelulares, sin embargo, provienen de los queratinocitos, las principales células que componen la capa más superficial de nuestra piel.

La cirugía convencional sigue siendo el tratamiento más habitual para el cáncer de piel. En el caso de los melanomas y carcinomas epidermoides, la cirugía es siempre el tratamiento de primera elección. La cirugía se suele realizar con anestesia local sin necesidad de ingreso hospitalario. Se utiliza un bisturí para cortar la piel alrededor del tumor con un margen de seguridad variable para asegurarse de que toda la lesión es eliminada. El defecto en la piel se cierra aproximando los bordes con puntos de sutura que se quitan tras 1-2 semanas. La muestra de piel siempre se manda a analizar con microscopio.

La cirugía de Mohs es una técnica especial con mayores garantías de curación ya que se hace un control microscópico de los márgenes durante la cirugía.


Los carcinomas basocelulares y estadíos precancerosos de los carcinomas epidermoides (queratosis actínicas) se pueden tratar con varias técnicas. Los tumores más superficiales se pueden eliminar mediante distintos medicamentos formulados en cremas. Algunos de estos medicamentos, como el imiquimod o el 5-fluorouracilo, pueden ser aplicados por el/la paciente en su hogar. En la llamada terapia fotodinámica, sin embargo, se aplica metilaminolevulinato en la clínica para después iluminar la piel con una luz roja con el fin de destruir las células tumorales. Los carcinomas basocelulares superficiales y de baja agresividad también se pueden tratar con técnicas destructivas como la crioterapia (congelando el tumor con nitrógeno líquido) o la electrocoagulación (quemando con una corriente eléctrica).

Afortunadamente, la mayoría de los cánceres de piel se diagnostican cuando aún tienen buen pronóstico, pero si se diagnostican muy tarde pueden dar lugar a metástasis a ganglios linfáticos u otros órganos. En estos casos los oncólogos ayudarán con la quimioterapia y/o radioterapia. A veces se requiere de la ayuda de cirujanos generales, plásticos y/o maxilofaciales para extirpar tumores de mayor tamaño o para extirpar ganglios afectos.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.