Blog Grupo Pedro Jaén

Tratamiento de los granos de acné

Posted by:

Tratamiento de los granos de acné

Cuando veo pacientes con acné en la consulta hay tres cuestiones que surgen de forma recurrente.

La primera es la del paciente que consulta por cicatrices de acné y demanda un tratamiento estético. Es bastante frecuente que estos pacientes tengan todavía un acné activo, y que al explorarlos, junto a sus cicatrices, se vean también “granos de acné”. Los granos de acné son lesiones inflamatorias, quistes o comedones.

Sin embargo, el paciente quiere, antes que nada, tratar sus cicatrices. Y muchas veces es difícil convencerle de que lo primero es curar la patología y los granos de acné. Por muy buen resultado que pueda dar un tratamiento de las secuelas del acné (por ejemplo con un láser fraccionado), si siguen apareciendo nuevos episodios inflamatorios, aparecerán también cicatrices nuevas.

Yo aconsejo que no tengan prisa, les explico que se sorprenderán de lo muchísimo que se llega a mejorar con un buen tratamiento médico del acné y que en ocasiones la eficacia es tan importante que ni siquiera es necesario hacer tratamientos estéticos ulteriores.


Otra situación habitual en la consulta es el miedo a los tratamientos orales para el acné. Esto es particularmente frecuente en padres de adolescentes, muchas veces menores de edad. En estos casos me parece muy importante transmitir dos mensajes.

  • El primero es que nunca es demasiado pronto para tratar el acné con contundencia, sobre todo si es grave o si deja cicatrices. Los granos de acné tienen muchísimo impacto en la calidad de vida de los adolescentes, les acompleja y muchas veces les hace sentirse inseguros y les aísla. No es una fase necesaria de la vida; ¡no hay por qué tener acné! Por otra parte, algunas formas de acné dejan cicatrices, y las cicatrices son secuelas permanentes, que aunque pueden mejorar con tratamientos estéticos, es difícil hacer desaparecer por completo.
  • El segundo mensaje es que los tratamientos orales son seguros y eficaces. A la afirmación de “no quiero tomar pastillas” yo respondo diciendo que hay ocasiones en que es necesario. De vez en cuando veo alguna paciente a la que aconsejé a que hiciera tratamiento oral con isotretinoína a los 15 años y reaparece a los 25, a tres meses de su boda, con el mismo acné y más cicatrices, buscando una solución urgente, que además le quite las marcas y que sea compatible con un hipotético embarazo… ¡Eso no es posible! El acné hay que curarlo cuando aparece, no padecerlo durante años.

Por último, hay una serie de mitos sobre los terribles efectos secundarios del tratamiento con isotretinoína oral que no se corresponden con la realidad. La isotretinoína es un tratamiento seguro y eficaz cuando lo maneja la mano experta de un dermatólogo.

Normalmente son tratamientos prolongados, pero con la ventaja de que en dos o tres meses los pacientes ya no suelen tener nuevos granos de acné, lo que les motiva para continuar hasta el final. El perfil de efectos secundarios es mínimo o inexistente, ajustando la dosis al peso del paciente y planificando bien la duración total del tratamiento para alcanzar una dosis terapéutica. Sin embargo, es frecuente que el paciente haya escuchado que se trata de un tratamiento peligroso o tóxico que es muy arriesgado hacer.

Muchas veces la fuente de información son opiniones en internet de gente totalmente profana en la materia.


Animo a los pacientes con acné a que acudan al dermatólogo, se sometan a una buena exploración cutánea y a un estudio hormonal o ginecológico si procede, para tener un diagnóstico preciso. Los animo a que planteen todas sus dudas y sus temores. Una buena conversación con el dermatólogo puede ser esclarecedora y permitir planificar de manera realista un futuro sin granos de acné y sin cicatrices.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.