Blog Grupo Pedro Jaén

Tratamiento de varices

Posted by:

Tratamiento de varices

Las arañas vasculares, término por el que la gente más conoce las varículas, telangiectasias o varices reticulares, son pequeñas dilataciones venosas superficiales. Aparecen fundamentalmente en las piernas y pueden tener una coloración rojiza, violácea o azulada, principalmente según su tamaño y profundidad. A continuación hablaremos de cuando y que tratamiento de varices es el más adecuado.

¿Cuándo es el mejor momento para tratarse las varículas?

La respuesta a esta pregunta puede parecer sencilla, ya que la mayoría de las personas que conocen los tratamientos que disponemos opinan que el invierno es la mejor época para el tratamiento de varices. Pero se trata de un tema bastante debatido, sobre todo desde aquellos lugares de la geografía en los que el invierno es más corto.

Para eliminarlas existen principalmente dos grupos de tratamientos: la esclerosis con diferentes fármacos y formulaciones y el láser transdérmico, con diferentes fuentes de luz, longitudes de onda, etc.

Ambos grupos de terapias buscan la destrucción controlada del vaso sanguíneo, intentando minimizar en lo posible el daño a las estructuras colindantes (sobre todo la piel) y buscando la mejora estética como objetivo significativo. Ambos tratamientos son secuenciales y escalonados, es decir, los resultados se consiguen de manera paulatina a lo largo de un tiempo más o menos largo y de un número variable de sesiones.

Para acortar el tiempo de respuesta y disminuir el número de tratamientos es recomendable el uso de medias de compresión y evitar la exposición solar un tiempo después de cada sesión, que suele estimarse alrededor del mes. Con estas dos medidas queremos disminuir la aparición de pigmentaciones inflamatorias y de pigmentaciones por hemosiderina, que son bastante frecuentes y retrasan la consecución del resultado estético deseado. Usar este tipo de medias y evitar el sol es más fácil en invierno.


Por otro lado, en verano el calor puede provocar una vasodilatación, es decir, un aumento del calibre de las varículas. Nuestro objetivo es el contrario, conseguir una contracción-desaparición de las varículas, con lo que el frío parece un mejor aliado para este fin.

Es cierto que existen algunas técnicas específicas como la crioesclerosis que apenas producen pigmentaciones y que se utilizan con frecuencia en las regiones más soleadas de España, pero también es cierto que no todos los tipos de varículas (al menos en mi experiencia) son buenas candidatas a esta terapia. Además, al tratarse de una patología muy crónica y benigna cuyo tratamiento tiene unos resultados paulatinos no tiene mucho sentido hacerlo en verano si el resultado final llegará cuando éste haya acabado. La mejor época para empezar este tipo de tratamientos sería en invierno, sin sol, sin calor, utilizando medias de compresión, y con tiempo suficiente para tratar las pigmentaciones que puedan aparecer con el objetivo de haber mejorado de cara al siguiente verano.

0


Add a Comment



Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes






Hemos recibido su petición. En los próximos días nos pondremos en contacto con usted.