Ácido poliglutámico. Qué es y para qué sirve.

Noviembre 2020
November, 2020 Vanitatis

El ácido poliglutámico es el nuevo compuesto de moda. Este aminoácido promete hidratar, reducir las arrugas y el tamaño de los poros, así como rellenar la piel. Se trata de un derivado de la soja fermentada, un biopolímero sintético soluble en agua que se ha empezado a utilizar en algunos productos cosméticos recientemente y muchos afirman que va a desbancar al ácido hialurónico, ya que tiene un poder hidratante hasta cuatro veces mayor que la de esta molécula tan habitual en cosmética y en las consultas de dermatología estética.

Los productos que lo llevan pueden aplicarse por la mañana y por la noche y es compatible con los activos de otros cosméticos, como la vitamina C y el ácido hialurónico.

No obstante, según advierte nuestra especialista, la Dra. Rosa del Río, el ácido poliglutámico es una sustancia sintetizada en el laboratorio que no está presente de manera natural en nuestro organismo, tal y como sucede con el ácido hialurónico. “Es un ingrediente cosmético sintetizado a partir de la soja, de manera que los pacientes alérgicos a la soja deberían evitar los cosméticos que contengan este ingrediente”, sostienen los dermatólogos.

Asimismo, "sus ventajas también se basan en que en sus presentaciones va unido a otros ácidos, como la vitamina C, ácido hialurónico, lisina y otros aminoácidos que potencian su efecto y que tiene un efecto cuatro veces mayor de retener agua que el ácido hialurónico. Sin embargo, hasta la fecha no hay muchos estudios al respecto que confirmen.

Con respecto a si en algún momento este ingrediente podrá transformarse en producto inyectable, tal y como ha sucedido con el ácido hialurónico, una de las sustancias más versátiles de las que disponemos actualmente, los especialistas también tienen dudas.

“Por el momento su aprobación es como ingrediente cosmético y, por lo tanto, no se puede inyectar. No existe actualmente ningún producto inyectable en el mercado con ácido poliglutámico”, afirma la Dra. Del Río.

Nuestra experta coincide con otros dermatólogos en su reflexión de que por el momento es complicado que este compuesto llegue a sustituir al ácido hialurónico no solo por su eficacia, sino también por su seguridad, ya que al tratarse de un compuesto que todos tenemos presente en el organismo no provoca reacciones adversas, rechazo o alergias, mientras que otros ingredientes sí representan este riesgo.

Contacta con la Unidad de Rejuvenecimiento Facial del Grupo Pedro Jaén para un resultado armónico y natural.