Manchas en el rostro, ocho cosas que debes saber si te planteas iniciar un tratamiento antimanchas

Noviembre 2019
November, 2019 Woman

Según explica la Dra. Del Río en Woman, la melanina (el pigmento que da color a la piel) se forma en los melanocitos; células que están en la capa basal de la epidermis. Estos melanocitos se llenan de melanina y cuando están repletos se distribuye por los queratinocitos.

El sol, la edad, las hormonas… provocan reacciones químicas que alteran este proceso dando lugar a una dispersión irregular de la melanina. Esto se manifiesta en la piel en forma de machas de diversa índole. A la hora de eliminarlas, hay ciertas cosas que hay que saber. 

Diagnóstico

No todas las manchas son iguales y no todas se tratan de la misma manera. El dermatólogo es el especialista indicado para diagnosticar el tipo de mancha y planificar el modo más adecuado de eliminarla.

Léntigos y melasma

Los léntigos están relacionados con la exposición solar excesiva y las quemaduras a lo largo de los años; responde muy bien al láser. El melasma, en cambio, es una hiperpigmentación asociada a factores hormonales y genéticos y su tratamiento es más complejo. De hecho, exige combinar tratamientos despigmentantes en loción, crema… y complementarlos con láser. Tratar el melasma como si fueran léntigos empeora la apariencia de la mancha.

Protección solar

Imprescindible en todos los casos y con todas las terapias. La doctora Rosa del Río la recomienda durante todo el año; 24 horas, de amplio espectro incluyendo los rayos visibles que se ha demostrado que empeoran el melasma.

Tratamientos suaves

Es muy frecuente, ante la aparición de manchas, abusar de los peelings para renovar la piel con la esperanza de que con ella, se vaya también la hiperpigmentación. Pero la doctora Del Río advierte contra los láser fuertes o los peelings porque si produces una inflamación, eso va a hacer que esa piel se pigmente más y, lejos de mejorar, cada vez esté peor. Hay que decantarse por tratamientos más suaves.

¿Invierno o verano?

Durante el verano, algunos tratamientos con láser tienen más riesgo de hiperpigmentación post-inflamatoria. Además, hay productos cosmecéuticos con acción despigmentante que no es recomendable utilizar en los meses de mayor exposición solar. Por eso, cada vez se formulan más despigmentantes cosméticos que aseguran poder usarse durante todo el año sin riesgo. Consulta con tu dermatólogo cuál es el que más te conviene.