¿Merece la pena la ‘tortura’ del ‘vampire facial’ para tener una piel más joven?

Junio 2020
June, 2020 SModa

Las técnicas vampiro, o vampire facial, alude a dos técnicas de rejuvenecimiento facial basadas en aprovechar los mecanismos de reparación del propio organismo para lucir una piel más firme, joven y jugosa. La denominación de vampiro hace referencia a su relación con la sangre del propio paciente. El Dr. Carlos Morales nos explica en qué consisten y sus efectos.

El midroneedling consiste en pasar un rodillo provisto de multitud de microagujas que practican microcanales en la piel a través de los que se introducen los principios activos que queremos aplicar en la piel.

Las infiltraciones de plasma rico en plaquetas son inyecciones de un compuesto con una alta concentración de factores de crecimiento obtenido a partir de la sangre del propio paciente.

Ambas técnicas del vampiro son seguras, siempre y cuando se realicen en un centro médico y bajo estrictas condiciones de asepsia para evitar posibles infecciones cutáneas y de partes blandas, hematomas, cicatrices o granulomas. A cambio, los beneficios son múltiples: mejora la luminosidad, textura, manchas y arrugas, aunque también influye el producto utilizado para que penetre a través de dichos canales.

“Ambos procedimientos cuentan con multitud de estudios clínicos que avalan tanto su seguridad como eficacia si se realizan de forma adecuada”, dice el Dr. Morales. El procedimiento duele un poco, por lo que se recomienda aplicar una crema anestésica antes de la sesión. Además, no siempre se produce sangrado.

Dispositivos vampire caseros

Estos dispositivos profesionales tienen sus homólogos caseros, a la venta en plataformas como Amazon. Sin embargo, nuestro experto avisa de que “la longitud de las agujas de los dispositivos caseros es limitada, por lo que carecerían de potencial para llegar a la dermis e inducir los efectos comentados, no hay beneficios demostrados. Además, cada vez que se utilice un dispositivo de este tipo tiene que ser limpiado y esterilizado para prevenir infecciones y contagios”.