Piel, cremas y hormonas. ¿Deberíamos usar cosméticos diferentes en cada fase del ciclo menstrual?

Noviembre 2019
November, 2019 Vogue

Las características de la piel van cambiando en función de la fase del ciclo menstrual en la que nos encontremos y, por tanto, es necesario ir adaptando los productos cosméticos a esas necesidades.

Es cierto que algunas mujeres lo notan más que otras, pero no es lo mismo estar ovulando, que encontrarse en la fase premenstrual y es algo que hay que tener en cuenta. Estas son las pautas que recomienda la directora de la Unidad de Dermatología Estética del Grupo Pedro Jaén, la Dra. Rosa del Río.

Fase folicular (desde la menstruación hasta la ovulación)

En esta fase los niveles de estrógenos son muy altos, la piel está radiante y sentimos que necesitamos menos cuidados. Con una adecuada hidratación y protección solar, además de los principios activos que usemos habitualmente como vitamina C, alfahidroxiácidos o retinoides, es suficiente.

Fase lútea (desde la ovulación hasta la menstruación)

En esta fase el nivel de estrógenos cae, lo que hace aumentar la activad de las glándulas sebáceas. La piel está más grasa y la acción de la progesterona es la responsable de la aparición de granitos especialmente en los días previos a la regla y en la zona del mentón y la mandíbula.

En esta etapa hay que aumentar la limpieza y exfoliación cutánea para controlar el exceso de sebo y prevenir ese empeoramiento con aparición de acné los días previos a la regla. Los cosméticos con extracto de quinoa profundizan en la limpieza de la piel y eliminan signos de fatiga. El ácido hialurónico retiene la humedad de la piel.

Durante la menstruación

En este periodo del mes disminuyen los niveles de estrógeno y progesterona. La piel está más seca, sensible e irritable. También está menos grasa y más mate. En estos días es recomendable usar productos suaves no irritantes porque es la época del ciclo donde la piel está más sensible e irritable. Son adecuados los cosméticos que lleven en su composición agua termal así como aloe vera, caléndula, centella asiática, aceite de argán y glucógeno marino.