Live IG para pacientes sobre alopecia frontal fibrosante

Publicado por:

Categoría: Blog

La alopecia frontal fibrosante se ha convertido en protagonista de los congresos de  tricología en los últimos años debido a que su incidencia ha ido en aumento de manera notoria. De hecho, está catalogada como una alopecia muy joven debido a lo reciente de su auge, que se remonta hasta hace poco más de 15 años.

Se trata de un tipo de alopecia cicatricial en la que el folículo piloso se va destruyendo progresivamente hasta que el pelo no crece más. Afecta fundamentalmente a la zona de la diadema; es decir, el área frontal y lateral de la cabeza y, muy frecuentemente, a las cejas. El resultado es el retroceso de la línea de nacimiento del pelo y despoblamiento de las patillas, lo que causa un gran impacto estético.

Aunque puede darse en varones, la alopecia frontal fibrosante es una patología que afecta en mayor medida a las mujeres, especialmente a partir de la menopausia, por lo que se asume que puede existir un componente hormonal en su aparición y desarrollo, además de un mecanismo autoinmune que induce la inflamación responsable de la destrucción del folículo.

La Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén, además de llevar a cabo una intensa labor investigadora sobre alopecia frontal fibrosante, mantiene un estrecho contacto con los pacientes a través de diferentes iniciativas de divulgación.

Es el caso del pasado Live IG para pacientes sobre alopecia frontal fibrosante que tuvo lugar hace unos días. Desde nuestro perfil de Instagram, intervinieron todos los integrantes de nuestra unidad, coordinados por el Dr. Sergio Vañó, coordinador de la misma.

Dra. Claudia Bernárdez. Diagnóstico en consulta

  • La alopecia frontal fibrosante se caracteriza por la aparición de una cicatriz en el lugar donde se ha perdido el pelo. De esta forma, es vital instaurar un tratamiento que frene la evolución de la enfermedad de la manera más temprana posible. Y para ello es fundamental llevar a cabo un diagnóstico precoz.
  • De esta forma, en consulta se lleva a cabo una tricoscopia digital para ver las estructuras capilares con detalle y examinar la presencia de inflamación en las zonas en las que se está perdiendo el pelo. Generalmente, con esta valoración será suficiente para diagnosticar alopecia frontal fibrosante. Sin embargo, y dado que los pacientes acuden cada vez más pronto a consulta y la enfermedad puede estar en una fase muy incipiente, puede ser necesaria la realización de una biopsia para constatar el diagnóstico y evaluar la presencia de marcadores sugestivos de alopecias asociadas, estado de la patología...
  • El objetivo de este diagnóstico temprano es establecer un tratamiento individualizado para frenar la patología, ya que se ha comprobado que cuanto antes se trate, mejores resultados se logran a la hora de detener la progresión de la alopecia frontal fibrosante.

Dr. Óscar Muñoz. Relación con los filtros solares

  • Al tratarse de una patología tan joven (se describió en 1994), todavía hay muchos enigmas con respecto a las causas de la alopecia frontal fibrosante. Sin embargo, como el incremento de casos ha sido tan llamativo en los últimos 20 años, los especialistas se han visto obligados a investigar intensamente, de forma que se sigue aprendiendo algo nuevo cada día.
  • Por el momento, parece claro que existe un componente autoinmune (el organismo del paciente ataca el propio folículo piloso), además de una base genética (demostrada hace pocos años) y una posible influencia hormonal o ambiental.
  • De entre todas las teorías que se manejan acerca de cuáles pueden ser los detonantes ambientales que desencadenan la enfermedad en personas predispuestas genéticamente destaca la que apunta que uno de los factores que modula la respuesta inmunitaria se encuentra en los fotoprotectores. Estos filtros solares actuarían a modo de disruptores endocrinos al absorberse a través de la piel y serían capaces de alterar la respuesta inmunológica hasta el punto de hacer que las propias defensas destruyan el folículo piloso.
  • ¿Quiere eso decir que hay que dejar de usar fotoprotectores? No. Las pacientes que ya estén en tratamiento para frenar la alopecia frontal fibrosante y no estén teniendo una respuesta satisfactoria, así como las hijas de estas pacientes, deben consultar con su tricólogo para saber si deben cambiar de fotoprotector, pero siempre estudiando individualmente cada caso.

Dra. Ángela Hermosa. Diferencias con otras alopecias

  • La alopecia frontal fibrosante no solo se caracteriza por un patrón muy concreto de pérdida de cabello en la frente, las patillas e, incluso, la nuca. Es más, en ocasiones la línea de implantación del pelo no sufre un retroceso significativo al inicio de su progresión. De esta manera, uno de los signos que nos deben hacer sospechar que podemos estar sufriendo alopecia frontal fibrosante es la pérdida de las cejas, un factor muy evidente sobre todo en mujeres y que afecta tanto a la cabeza como a la cola de la ceja.
  • Por otro lado, suele aparecer una banda cicatricial en la que la piel es más claro y mucho más fina que en el resto del cuero cabelludo, tanto que en algunos casos si pasamos el dedo por encima de esta banda podremos tocar las venas que hay debajo de la piel.
  • Asimismo, es frecuente encontrar pelos aislados y signos inflamatorios alrededor de los mismos, como enrojecimiento, hinchazón, e hiperqueratosis folicular (engrosamiento y descamación de la piel en torno al cabello).
  • Finalmente, otro factor que no suelen referir los pacientes, pero que suele descubrir el especialista al preguntarle o explorarle en consulta es que pierden el pelo en otras zonas del cuerpo; brazos, las axilas, el pubis y, en los hombres, una pérdida parcheada en los pelos de la barba y el bigote.
  • Además de la pérdida del cabello, la alopecia frontal fibrosante cursa con síntomas cutáneos como pápulas faciales, presencia de arrugas en la zona anterior de las orejas, manchas rojas en la frente o el pecho o manchas oscuras, un síntoma común en personas de fototipos oscuros que, además, sufren otra patología concomitante llamada liquen plano pigmentoso.
  • Por su parte, la rosácea, un tipo de acné que aparece en la zona central de la cara, el vitíligo, aparición de manchas blancas debido a la pérdida de melanina, o el hipotiroidismo también están asociadas a la alopecia frontal fibrosante.
  • Para diferenciar la alopecia frontal fibrosante de otras, es importante completar una buena historia clínica y hacer una tricoscopia, especialmente si se pierde el pelo de las cejas, un signo que también se asocia a la alopecia areata o la tricotilomanía.

Dr. David Saceda. Tratamiento médico

  • El tratamiento de la alopecia frontal fibrosante ha cambiado radicalmente en los últimos diez años. Según la estadística, el 80% de las pacientes tratadas consigue una estabilización de la patología. Dentro del 20%, la progresión es mucho más lenta en comparación con las pacientes que no se tratan y, finalmente, un porcentaje muy pequeño de casos mejora de forma espontánea sin aplicar ninguna terapia. Actualmente, el tratamiento de la alopecia frontal fibrosante tres pilares fundamentales.
  • Regulación hormonal. Se consigue con medicación que incide sobre las hormonas relacionadas con el folículo piloso; como la dutasterida o la finasterida. Estos fármacos no deben usarse en pacientes que estén buscando un embarazo o tengan antecedentes de cáncer de mama.
  • Control de la inflamación. Esta línea terapéutica es especialmente importante durante el primer año de seguimiento. Para detener el proceso inflamatorio que sufre el folículo piloso se suelen usar microinyecciones que se aplican directamente en el foco inflamatorio. Cada vez más, estas inyecciones se combinan con plasma rico en plaquetas por su papel sinérgico. También se pueden usar productos tópicos en forma de loción o crema para aplicar en casa. 
  • Tratamiento estético. La alopecia frontal fibrosante causa un gran perjuicio estético a las mujeres que lo sufren. Por eso es importante ofrecer una solución a los problemas asociados, como las pápulas faciales o para cubrir las zonas que han perdido pelo de forma irreversible. Afortunadamente, los recursos cosméticos han mejorado hasta conseguir resultados muy satisfactorios para las pacientes. 

Dra. Cristina Pindado. Manejo de la dutasterida

  • La dutasterida es, hasta ahora, el medicamento que mayor eficacia ha demostrado para frenar la alopecia frontal fibrosante. Pertenece a la familia de los antiandrógenos e inhibe la 5-alfa reductasa, una enzima que se encuentra en la raíz del folículo e incide en el metabolismo de los andrógenos responsables de la inhibición del crecimiento del pelo. Al bloquear esta enzima, se favorece el crecimiento del cabello. Aunque se el mecanismo de actuación de la dutasterida se desconoce con exactitud, se ha comprobado que contribuye a regular los factores hormonales ligados a la alopecia frontal fibrosante.
  • El tratamiento se toma en cápsulas que se venden con prescripción médica y consiguen la estabilización de la alopecia frontal fibrosante hasta en el 80% de las mujeres que lo toman. Aunque es muy difícil conseguir una repoblación de las zonas alopécicas, el hecho de instaurar un tratamiento precoz puede lograr mejorías en lo referente a la densidad capilar.
  • Dado que no se suele ver respuesta hasta pasados seis meses de tratamiento, hay que planteárselos como tratamientos a largo plazo. Por este motivo, las mujeres que estén planificando un embarazo deben avisar a su especialista antes de quedarse embarazadas. No obstante, se trata de medicación muy segura que solo ha provocado efectos secundarios en el 1% de las pacientes que lo toman.

Dr. Carlos Morales. Nuevas opciones terapéuticas

  • De entre todos los tratamientos adyuvantes para la alopecia frontal fibrosante, el plasma rico en plaquetas es uno de los preferidos por los tricólogos de la Unidad de Tricología del Grupo Pedro Jaén. Se trata de un tratamiento biológico que conseguimos a partir de la sangre del propio paciente, concretamente, centrifugando una muestra y aislando únicamente la fracción que contiene los factores de crecimiento. El producto resultante se inyecta directamente en la zona que queremos tratar.
  • Los factores de crecimiento tienen un triple efecto beneficioso en la alopecia frontal fibrosante. Por un lado, son inmunomoduladores y tienen acción antiinflamatoria; lo que ayuda a controlar el problema de base de esta alopecia. Por otro, también son antifibróticos. El avance de la alopecia frontal fibrosante, como el de otras alopecias cicatriciales, deja una banda fibrótica que impide la regeneración de los folículos y dificulta la realización de un posible trasplante capilar en el futuro. Finalmente, el plasma rico en plaquetas favorece el crecimiento del pelo. Asimismo, las inyecciones de plasma rico en factores de crecimiento mejoran las pápulas faciales y alteraciones cutáneas asociadas a esta alopecia cicatricial.
  • Los especialistas también complementan el tratamiento con minoxidil oral, un medicamento empleado en alopecia androgenética para mejorar el grosor del pelo y la densidad capilar que en la alopecia frontal fibrosante resulta muy útil para mejorar el remanente de cabello que queda, de forma que podemos disimular la banda alopécica, sobre todo si está en su fase más incipiente.
  • La isotretinoína, un fármaco empleado para tratar el acné, también forma parte del arsenal terapéutico de la alopecia frontal fibrosante para mejorar la calidad de la piel y normalizar el proceso de queratinización, que es lo que favorece la aparición de escamas alrededor del folículo piloso que agravan la inflamación. La ventaja es que en estos casos se emplea a dosis muy bajas, por lo que los efectos secundarios son inexistentes.

Dra. Rita Rodrigues. Trasplante capilar

  • El trasplante capilar es una opción en pacientes con alopecia frontal fibrosante, pero hay que tener en cuenta una serie de condicionantes que hay que considerar junto con el paciente. El resultado final no será tan bueno como el que se logra en alopecia androgenética, dado que la zona receptora es cicatricial; es decir, tiene menor viabilidad vascular y los folículos trasplantados no se encuentran en el entorno óptimo para seguir creciendo. La supervivencia de los folículos trasplantados suele ser menor a lo largo de los años debido a la naturaleza inflamatoria de la enfermedad.
  • De esta forma, el trasplante capilar para la alopecia frontal fibrosante es una opción si se lleva a cabo en zonas pequeñas (en previsión de una posible pérdida de las unidades foliculares).
  • Por el contrario, el criterio ha cambiado con respecto al momento idóneo para llevar a cabo esta intervención. Si bien antes se pensaba que lo mejor era esperar a que la inflamación llevase uno o dos años estabilizada, actualmente se ha comprobado que lo verdaderamente importante es que el paciente esté tratado de manera adecuada.
  • Teniendo en cuenta estas limitaciones, lo cierto es que los pacientes que se someten a trasplante capilar después de recibir esta información dicen sentirse muy satisfechos con los resultados, especialmente en el caso de las mujeres que se trasplantan las patillas, las cejas y la línea frontal cuando es pequeña.
  • Asimismo, es fundamental insistir en que el trasplante capilar no elimina la necesidad de tratamiento posterior, sobre todo porque hay que controlar la inflamación y tratarla cuando se vuelva a producir.

Dra. Rocío Gil. Soluciones cosméticas

  • Las alternativas cosméticas son, tal y como hemos señalado anteriormente, muy importantes en el tratamiento de la alopecia frontal fibrosante, dado el impacto cosmético que produce en las pacientes. Dentro de estas opciones nos encontramos con la isotretinoína para mejorar el estado de la piel y tratar las pápulas, así como el plasma rico en plaquetas para la banda fibrótica.
  • Por su parte, la micropigmentación y el microblading están logrando resultados muy satisfactorios para las pacientes que han perdido las cejas ya que obtienen resultados muy naturales a la hora de imitar la forma de las cejas y el aspecto del pelo natural.
  • Sistema Fas. Se trata de una prótesis capilar permanente que se diseña a medida de cada paciente, está compuesta de pelo natural y se acopla en un biopolímero que se pega al cuero cabelludo con un adhesivo especial que permite ducharse, teñirse, hacer deporte, peinarse de diferentes maneras… únicamente necesita retocarse cada cuatro o seis meses para repasar las fibras y fijar de nuevo. Este sistema ha supuesto una verdadera revolución para mejorar la calidad de vida de las pacientes con alopecia frontal fibrosante y otras formas de alopecia extensa en las que no se puede recuperar el cabello perdido.

Si quieres acceder al LIVE IG que dejamos grabado en nuestro IGTV de Instagram, encontrarás más información, preguntas de pacientes… aquí lo tienes. 

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados