Alergia a los cosméticos

Publicado por:

Categoria: Piel sensible

Es muy frecuente oír en usuarios “tengo alergia a los cosméticos” o “los cosméticos me dan alergia”. Esta frase se pronuncia cuando un usuario nota cualquier efecto indeseado por la utilización de un cosmético tanto si se trata de un simple picor o de la aparición de lesiones de enrojecimiento sobre la zona de aplicación.

Pero es importante decir que el problema es mas complejo y generalmente la mayoría de los casos no son ALERGIA sino se trata de reacciones irritativas debido al mal uso de los cosméticos.

Los cosméticos son productos de composición química compleja, en los cuales los controles de calidad y de tolerancia humana son exhaustivos, pero ello no es obvio para que ciertas personas no los toleren, y puedan reaccionar de una forma no deseada al aplicarlo. El mal uso de los cosméticos es frecuente y, en muchas ocasiones nos encontramos con pacientes que cuando acuden a nuestra consulta con sus productos propios, estos se encuentran caducados, contaminados, o incluso sin su tapa original, si a esto le unimos el de su utilización no indicada (el de manos en cara, el de cara en párpados, lo de cuerpo en cara y párpados, etc.).

Podemos concluir que los cosméticos son mas seguros que muchos otros productos de gran consumo.

De todas formas existen pacientes que por una serie de circunstancias no toleran ningún tipo de cosméticos, son los casos de “Piel Sensible” o pieles intolerantes a cosméticos, los cuales son difícil de diagnosticar e incluso en ocasiones tienen un gran problema para utilizar cualquier tipo de estos productos.

¿POR QUÉ PUEDEN DAR ALERGIA LOS COSMÉTICOS?

Los cosméticos contienen una gran cantidad de substancias químicas que confieren diversas propiedades específicas que desea el fabricante y que solicita el cliente. Por lo general contienen un excipiente, uno o varios principios activos, conservantes y fragancias, estos dos últimos componentes son la causa de la mayoría de las “alergias” debidas a los cosméticos.

CONSERVANTES

Son muy variados y muchos cosméticos contienen más de uno en su composición. Uno de los principales conservantes han sido los Parabenos, de gran uso hasta los años 90. Empezaron a ser sustituidos por otros conservantes químicamente más estables, más baratos y con una acción más especifica.

Los Parabenos han tenido y tienen muy mala prensa debido a la creencia generalizada del gran poder sensibilizante y a ciertos trabajos no científicamente probados en los que se le asocia un poder cancerígeno. Ello ocasionó que hoy día haya verdaderas campañas de usuarios y fabricantes en publicitar cosméticos libres de parabenos como cosméticos inocuos y sin capacidad de producir alergias. En nuestra opinión, después de mas de 30 años trabajando con alergias a cosméticos podemos decir que las sensibilizaciones a los parabenos han sido excepcionales mientras que los nuevos conservantes presentan sensibilización o alergia con gran frecuencia.

Los Parabenos en los años 90 fueron sustituidos por los derivados de las Isotiazolinonas (Metilcloroisotiazolinona y Metilisotiazolinona) que se encuentran en el conservante Kathon CG, responsable hoy día de muchos casos de alergia por contacto a los cosméticos. También pueden usarse los denominados liberadores del formol como el Quanterniun 15; Germall 1150, etc, o últimamente incorporado el Euxyl K400, que actualmente también produce cuadros de alergia.

FRAGANCIAS

Las fragancias están presentes en la mayoría de los cosméticos y pueden ser causa de sensibilización. Existen múltiples fragancias y por lo general un perfume puede contener de 10 a 300 fragancias distintas. En Europa existe una regulación en la que es obligatoria la declaración de 26 fragancias que son reconocidas por su poder alergénico. Las principales fragancias que dan alergia en nuestro país son el Geraniol, Musgo de Encina, Alcohol Cinámico y Lyral.

¿CÓMO SE PUEDE DEMOSTRAR LA SENSIBILIZACIÓN A COSMÉTICOS?

El demostrar que un cosmético es causante de una reacción adversa cutánea es en ocasiones fácil ya que el propio paciente lo refiere a su dermatólogo pero, otras veces, son numerosos los cosméticos que utiliza el paciente y no se sabe si es uno o varios los causantes de su afección. Para ello, es imprescindible la realización de una historia clínica detallada, con presencia de los cosméticos que utiliza la enferma para ver cuáles son y la forma de utilización.

Posteriormente habría que realizar unas pruebas alérgicas de contacto con las cuales podemos ya confirmar la sospecha de la existencia de una alergia a un componente de un cosmético y en muchos casos saber con certeza qué compuesto/s es el origen de esta alergia.

PRUEBAS ALÉRGICAS DE CONTACTO

Es un método sencillo, que no requiere preparación alguna y que nos puede indicar a cuál o cuáles substancias el enfermo esta sensibilizado y es origen de sus lesiones o intolerancia a cosméticos.

La técnica consiste en poner sobre la espalda una seria de substancias (alérgenos) a baja concentración durante 48 horas, adheridas con esparadrapo antialérgico, posteriormente se realiza una lectura a las 72 horas y 96 horas. Se colocan una batería estándar con las 36 principales substancias con capacidad de originar alergia en nuestra vida privada y una batería de cosméticos en la que se incluyen los principales conservantes y fragancias de uso habitual. Así mismo, se realizan pruebas de contacto con los productos aportados por el propio enfermo/a.

En ocasiones hay que realizar pruebas de uso repetido para valorar la capacidad de irritación del cosmético.

Una vez realizada la lectura a las 96 horas podemos saber si el enfermo/a es alérgico a algún componente del cosmético o presenta una irritación al mismo. Con los resultados se recomienda qué cosméticos puede utilizar y cuales otros deberá evitar, así que otros productos no cosméticos de uso habitual, profesional o medicamentoso, que contienen la substancia a la que esta sensibilizado.

Además, con este estudio se mejora la calidad de vida de los pacientes ya que podrá observar la curación de su enfermedad cutánea y saber que productos utilizar sin riesgos para su salud.

MALA UTILIZACIÓN DE COSMÉTICOS

    • Cosméticos caducados.
    • Aplicación de cosméticos en distinto lugar del indicado.
    • Mala conservación: envases abiertos, exposición a fuentes de calor o luz, aplicación sin previo lavado de manos.
    • Utilización de varios cosméticos sobre la misma zona sin quitar el anterior.

CONSEJOS

    • Compre el cosmético siempre en Farmacia o lugares acreditados.
    • Compruebe que el cosmético tiene especificada su composición y datos del fabricante.
    • Evite cosméticos de mercadillos aunque parezcan auténticos y le calidad.
    • Evite cosméticos sin etiqueta ni formulación. Compruebe la fecha de caducidad.
    • Mantenga el cosmético en un lugar adecuado.

MITOS DE LOS COSMÉTICOS

    • Los cosméticos “Naturales” no son tan naturales, contienen por lo general algún conservante no declarado.
    • Un cosmético no rejuvenece, aparenta rejuvenecer.
    • Los cosméticos más caros no son en muchas ocasiones más seguros.
    • Los Parabenos, pese a su mala prensa, rara vez son causa de sensibilización por el uso de cosméticos.


Artículo realizado por los Doctores Luis Conde y Rita Rodrigues.
0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados