Alopecia areata, en la vanguardia del tratamiento

Publicado por:

Categoría: Tricología

Determinadas enfermedades cutáneas presentan un gran impacto en la calidad de vida de los pacientes que las padecen, que tiende a ser subestimado o incluso considerado como un problema estético. La Alopecia Areata (AA) es un ejemplo típico, ya que conlleva una gran carga emocional y posibilidad de baja auto-estima.

Conceptos clave de Alopecia Areata

La Alopecia Areata es una de las enfermedades autoinmunes más frecuentes, caracterizada por una caída recurrente y crónica de cabello de forma asintomática, que puede ser en parches (AA en placas), de todo el cuero cabelludo (AA total), en los márgenes del cuero cabelludo (ofiasis), de forma difusa (AA incógnito) o en todo el cuerpo (AA universal). Suele afectar entre el 0,1 a 0,2% de la población, y el riesgo a lo largo de la vida de padecer Alopecia Areata llega al 2%.

El mecanismo de acción de la enfermedad todavía no está dilucidado, aunque de forma simplificada podemos afirmar que el sistema inmunitario ataca a sus propios folículos pilosos, provocando su caída.

La Alopecia Areata puede ocurrir a cualquier edad, pero en la mayoría de los casos se desarrolla en los adolescentes y los niños, y tiende a ser más leve cuando aparece a una mayor edad. Además, estos pacientes presentan un mayor riesgo global de presentar otras enfermedades autoinmunes (16%), como el lupus eritematoso, hipotiroidismo o vitíligo.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico y mediante los hallazgos observados a través de la Tricoscopia. No obstante en ocasiones es necesario confirmar el diagnóstico mediante una biopsia cutánea (sobre todo en la forma difusa – AA incognito).

La repoblación del cabello puede ocurrir de forma espontánea o con tratamiento. Las pautas terapéuticas se establecen en función de la edad del paciente, la extensión y el tiempo de evolución de la enfermedad.

¿Qué es la Inmunoterapia de Contacto?

Se cree que la Inmunoterapia de Contacto tópica es uno de los tratamientos más efectivos para las personas con Alopecia Areata extensa. Sin embargo, esta técnica solo se realiza por algunos Dermatólogos especialistas en patología capilar.

Consiste en producir una alergia al paciente con una sustancia química de laboratorio que habitualmente no se encuentra en el ambiente. Posteriormente, de forma periódica, se aplica dicha sustancia química directamente sobre el área alopécica esperando que se desarrolle un eczema leve, que consiste en enrojecimiento, inflamación y picor. Este pequeño eczema alérgico provoca una reacción inflamatoria en el folículo piloso capaz de desplazar el infiltrado inflamatorio linfocitario específico de la Alopecia Areata que es responsable de la caída capilar, y conseguir así la repoblación del cabello.

Actualmente existen dos sensibilizantes aprobados para este tratamiento, el dibutil éster del ácido escuárico (DBEAE) y la difenciprona (DFC), esta última la más utilizada por su mayor eficacia.

Técnica

Inicialmente se sensibiliza al paciente mediante la aplicación de la DFC al 2% en una pequeña zona del cuero cabelludo del paciente, desprovista de cabello, dejando actuar durante 48h. A las dos semanas se procede a la realización de pruebas epicutáneas en la espalda del paciente con la DFC diluida a varias concentraciones, para establecer cuál es la dosis más adecuada de tratamiento para cada individuo, que se determina por la aparición de enrojecimiento en la piel, sin aparición de vesículas o ampollas.

Posteriormente se inicia el tratamiento mediante la aplicación semanal de la dilución, dejando actuar el producto 48h previo al lavado de cuero cabelludo. Tras inicio de la repoblación del cabello se puede disminuir la periodicidad de la aplicación de la DFC hasta terminarla cuando se obtiene una repoblación cosméticamente aceptable para el paciente.

Efectos secundarios

Dentro de los posibles efectos secundarios nos podemos encontrar con adenomegalias retroauriculares, aparición de vesículas y ampollas, y con menor frecuencia fiebre, dolores articulares, reacción tipo eritema multiforme, vitíligo y pigmentación postinflamatoria.

Eficacia

Generalmente la repoblación de cabello ocurre después de la 12ª semana de tratamiento pero la repoblación cosmética aceptable ocurre después de la 24ª semana. La tasa de respuesta puede llegar al 60% y en ocasiones es necesario realizar un tratamiento de mantenimiento regular para prevenir una nueva caída de cabello. Si tras 6 meses no se observa respuesta clínica, se considera que se debe suspender el tratamiento.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados