Aumentan los retoques estéticos por el 'efecto videollamada'

Publicado por:

Categoría: Blog

Hace unos días, a raíz de que nos contactara SModa, el suplemento de belleza de El País, caímos en la cuenta del llamado ‘efecto videollamada’, un fenómeno que estamos viendo con relativa frecuencia en estafase de desescalada y que, más allá del gancho periodístico, tiene una base real. Durante este periodo de reclusión en casa hemos usado tabletas, ordenadores y teléfonos móviles para conectarnos en vídeo con otras personas, unas veces para trabajar y otras para mantener encuentros con familiares y amigos.

A raíz de estas conexiones en vivo, parece ser que hemos descubierto aspectos de nuestro rostro que queremos mejorar, bien porque no los habíamos apreciado anteriormente, bien porque no habíamos reparado en lo poco que nos gustan. De esta manera, en las consultas de nuestra Unidad de Dermatología Estética hemos observado que nos preguntan más por soluciones y tratamientos para la piel apagada, la flacidez, las ojeras marcadas, las arrugas de expresión, el tamaño de la nariz...

En realidad, este fenómeno no está asociado única y exclusivamente al periodo de reclusión en casa que vivimos a causa de la pandemia por coronavirus. Ya existen algunos estudios que señalan la influencia de las redes sociales, los selfies y las videollamadas en la percepción que los pacientes tienen de su propia imagen y más de una vez atendemos a pacientes que preguntan por determinados tratamientos estéticos a raíz de estar más expuestos en estos canales digitales. Sin embargo, el incremento de su uso por parte de sectores más amplios de la población durante estas semanas ha repercutido en un incremento de la demanda.

Los estragos del efecto videollamada… ¿son para tanto?

Tal y como hemos mencionado, los propios pacientes se quejan de verse la ojera más marcada, la piel más flácida y descolgada, papada, aprecian más los poros dilatados, arrugas de expresión que no tenían idea que exostían y que no les gustan al verse en movimiento… y la nariz más grande.

Es cierto que algunos de estos factores tienen relación con el ángulo, el enfoque, la calidad de la cámara, la distancia a la que nos grabamos o fotografiamos, la luz en el momento de hacernos la foto o grabarnos… pero otros en realidad se deben a que estos dispositivos les hacen ser conscientes de determinados rasgos en los que antes, al mirarse al espejo o verse en fotografías en papel, no habían reparado. Y es que, el hecho de vernos en movimiento hace que percibamos arrugas de expresión y alteraciones relacionadas con la gestualidad que generalmente no vemos en imágenes estáticas o cuando posamos.

De hecho, durante el periodo de confinamiento no solo hemos recibido muchas llamadas por casos urgentes, agravamiento de patologías previas, fechas de cirugías o continuación de tratamientos que estaban en curso en el momento de decretarse el estado de alarma. También de pacientes interesados en tratamientos estéticos para realizarse en cuando pudieran salir a la calle más libremente.  

Puesta a punto estética después del confinamiento

No obstante, en estos días, sobre todo lo que estamos viendo es una demanda por ponerse a punto de una manera integral. Por un lado, se busca paliar los estragos que el estrés, la ansiedad o la falta de constancia en los cuidados han podido causar en la piel. Por otro, hay muchas ganas de retomar los tratamientos habituales que habían quedado en suspenso cuando se decretó el estado de alarma.

Para esa pueda a punto general que mejore la calidad de la piel podemos hacer, dependiendo de cada caso, tratamientos de bioestimulación (mesoterapia, plasma rico en plaquetas, microneedling…), peelings químicos e incluso láser. La ventaja que observamos en láser con respecto a otros años es que al haber estado metidos en casa y haber tenido menor exposición solar, podemos aplicarlo sin problemas en esta época del año.

También estamos atendiendo muchos casos de patologías previas que han podido empeorar durante la cuarentena, como pueden ser la deshidratación, el acné, la rosácea o la psoriasis.

Demandas estéticas asociadas al efecto videollamada

Por otro lado, dentro de todos los problemas mencionados, hemos detectado que hay más premura por tratar las ojeras hundidas y la flacidez de la piel, especialmente en el tercio inferior de la cara y el cuello.

Curiosamente, y aunque en general la demanda sigue siendo mayor en mujeres de mediana edad, lo cierto es que estamos apreciando un mayor interés entre la población más joven, bien porque quieren empezar a cuidarse antes, bien porque están más metidos y expuestos a los medios que hemos mencionado, lo que quizá hace que estén más preocupados o sean más conscientes de su propia imagen.

Ácido hialurónico para acabar con las ojeras

Para las ojeras hundidas y oscuras aplicamos relleno con ácido hialurónico. Las infiltraciones dan volumen a la zona hundida y la hidratan, inducen la síntesis de colágeno, mejoran la densidad de la piel y cubren los vasos responsables de que la zona aparezca oscura. Si la pigmentación es muy patente, se puede complementar con láser.

Este tratamiento se hace en consulta en apenas 15 minutos. Los resultados son muy naturales e inmediatos y mejoran durante la semana siguiente. Es uno de los procedimientos más satisfactorios, ya que los pacientes notan que les cambia la cara por completo, dándoles un aspecto más fresco, descansado y juvenil. El efecto dura, como mínimo, un año. Transcurrido ese plazo se puede repetir.

Eso sí, no se trata de un recurso válido para eliminar bolsas edematosas o de grasa bajo los ojos, problemas que generalmente han de ser tratados en quirófano.

Hilos tensores para la flacidez del rostro

Para paliar el descolgamiento de los tejidos solemos optar por los hilos tensores. Se trata de otro de los tratamientos más agradecidos, ya que el paciente nota un efecto muy potente de manera muy poco invasiva.

Estos hilos están compuestos de polímeros biocompatibles para no causar rechazo o reacciones adversas y su efecto es doble: tensan la piel y estimulan la producción de colágeno y elastina. Permiten remodelar el óvalo facial y revertir la flacidez que todavía no es muy acusada sin necesidad de pasar por quirófano.

En la consulta, con el paciente sentado, dibujamos la trayectoria que van a seguir los hilos. Anestesiamos los puntos de entrada y salid de los hilos para evitar molestias y los implantamos con una microaguja a través de la piel siguiendo la línea que hemos dibujado. Los anclamos al tejido subcutáneo con unos conos que forman parte del hilo y que también son reabsorbibles.

El paciente puede reincorporarse a su vida diaria inmediatamente, únicamente teniendo la precaución durante una semana de no hacer tratamientos dentales, sesiones de estética o masajes que impliquen tocar o mover mucho la cara. Esta técnica no requiere sutura, se lleva a cabo rápidamente y es compatible con otros tratamientos estéticos. Aunque se reabsorben en torno a los 18 meses, el efecto se prolonga dos o tres años, momento en el que se puede repetir el procedimiento.

Los hilos tensores suelen usarse en el tercio inferior de la cara, pero también en el abdomen. No obstante, hay que informar previamente de que es verdaderamente eficaz cuando la flacidez y el descolgamiento no son muy acusados.

En cualquier caso, el tratamiento con hilos tensores puede complementarse con otros procedimientos contra la flacidez disponibles en nuestra Unidad de Tensado Facial. 

Tratamientos para mejorar la calidad de la piel

Bioestimulación con plasma rico en plaquetas

Se toma una muestra de sangre y se centrifuga para separar las plaquetas, que activamos con cloruro de calcio. Las fracciones resultantes se inyectan en puntos estratégicos según las necesidades de casa paciente. Logramos una piel hidratada, atenuamos arrugas finas y difuminamos ojeras. Con el paso de los días los resultados mejoran. La piel está más jugosa, con mejor textura y más firme.

Peelings químicos para renovar la superficie de la piel

Se aplican en consulta en muy pocos minutos. Básicamente se lleva a cabo aplicando una solución ácida con un pincel (usaremos diferentes ácidos según las necesidades de la piel), la dejamos durante unos minutos y la retiramos pulverizando una solución neutralizante y usando un algodón. Aplicamos una crema hidratante y el paciente puede incorporarse a su rutina diaria con total normalidad, teniendo la precaución de usar fotoprotección elevada. El resultado es una piel jugosa, hidratada, mucho más suave, con poros y manchas mucho más atenuadas.

Láser de rejuvenecimiento

El láser de rejuvenecimiento es uno de los tratamientos más efectivos para devolverle a la piel un aspecto luminoso, uniforme y jugoso. Actúa eliminando las capas más superficiales de la piel y estimulando la producción de colágeno. El resultado es una piel más firme y luminosa que mejora con el paso de los días. El proceso no es doloroso, pero conviene aplicar una crema anestésica un poco antes para hacerlo menos molesto. Hay que proteger los ojos con gafas especiales. Después. La piel enrojece, se descama y pueden aparecer pequeñas costras que no hay que tocar ni arrancar hasta que se desprendan por sí mismas. En los días posteriores se aplica una crema antibiótica y otra regeneradora muy emoliente que alivia la tirantez y acelera la recuperación, que no dura más de una semana. Desde el primer día, el paciente puede hacer vida prácticamente normal.

Remodelación de la nariz sin cirugía

Uno de los problemas que de manera más frecuente ‘salen a la luz’ a causa de los selfies y las videollamadas, es verse la nariz muy grande. Es cierto que generalmente esto se debe a que ponemos el objetivo de la cámara demasiado cerca, pero también es cierto que cuando nos enfocamos desde abajo o nos sacan imágenes de perfil podemos apreciar asimetrías o volúmenes que no vemos normalmente.

Si el problema es de tamaño o existe alguna malformación ósea, en la consulta del dermatólogo estético no podemos hacer nada, pero con infiltraciones de ácido hialurónico sí es posible hacer una rinomodelación para corregir asimetrías, disimular caballetes muy pronunciados, levantar la punta de la nariz o modificar las aletas. Infiltramos el producto en consulta en apenas 15 minutos y el paciente se reincorpora a su vida normal inmediatamente. Los resultados duran entre 9 y 12 meses, hasta que el producto se reabsorbe. En ese momento, el tratamiento puede repetirse sin problemas.

Toxina botulínica para arrugas y un efecto lifting

La toxina botulínica es un producto estrella por su versatilidad, su seguridad y la posibilidad de aplicarla en combinación con otros tratamientos. Nos sirve para eliminar las arrugas de expresión que nos dan un aspecto cansado y apagado (entrecejo, frente patas de gallo…). Con este producto conseguimos una expresión más relajada y jovial y una mirada más abierta y descansada.

Aunque a veces se cree que únicamente sirve para el tercio superior del rostro, lo cierto es que con infiltraciones de toxina botulínica también podemos conseguir excelentes resultados en el tercio inferior y en el cuello. De hecho, la toxina botulínica también podemos usarla para relajar la musculatura que favorece la caída de la piel y conseguir un efecto lifting muy natural y favorecedor. 

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados