Botox en crema, lo último para las arrugas

Publicado por:

Categoría: Dermatología Estética

La posibilidad de conseguir aplicar la toxina botulínica evitando los pinchazos y el dolor hacen de esta crema una novedad revolucionaria en el campo de la medicina estética

Las infiltraciones con toxina botulínica son el tratamiento de elección para mejorar las arrugas de expresión, sobre todo en el tercio superior de la cara. Que es uno de los procedimientos estéticos más de moda y solicitados en los últimos tiempos no es ninguna novedad. No hay que olvidar que la infiltración con toxina botulínica es el tratamiento no quirúrgico más realizado en medicina estética. La satisfacción de los pacientes es muy elevada tras someterse a este tratamiento, pero tiene el pequeño inconveniente de que para infiltrar el producto es necesario utilizar agujas. Aunque usamos agujas muy finas para algunos pacientes esto supone un inconveniente para someterse al tratamiento.

¿Crema con efecto botox?

Esta pomada en formato gel no tiene nada que ver con los supuestos botox en crema que se pueden encontrar ahora mismo en el mercado, cuya efectividad está más que en entredicho ya que aunque aparezca el nombre de la toxina en el producto, su funcionamiento y sus efectos nada tienen que ver con las infiltraciones de toxina botulínica. Se trata de una gran novedad y toda una revolución, ya que es la primera vez que se consigue mediante una crema que la toxina botulínica penetre en las capas profundas de la piel.

¿Cuándo vamos a disponer de este tratamiento?

El gel es un producto de la compañía Revance Therapeutics of Mountain View, en California, que lleva varios años tratando de desarrollar una alternativa al botox inyectable. El gel se encuentra todavía en fase experimental, justamente en la segunda de tres fases de investigación que requiere la Administración de Medicamentos y Alimentos (la FDA, por sus siglas en inglés) para que un producto pueda salir al mercado. La compañía “Revence Therapeuticas” ha realizado ensayos clínicos con éxito que demuestra la seguridad y eficacia de esta formulación con toxina botulínica. Por el momento, tendremos que esperar unos meses hasta que el gel reciba la aprobación de la FDA para salir a la venta.

¿Dónde se podrá realizar el tratamiento?

Lo previsible es que una vez que la FDA lo apruebe, el producto empiece a comercializarse en EEUU. Poco después, cuando tengamos las autorizaciones de la Unión Europea, podremos usarlo en nuestro país. Se trata de un medicamento, no de una crema cosmética, por lo que sólo un médico podrá administrarla en su consulta. No es un producto que podamos pedir en la farmacia y aplicarnos en nuestra propia casa, sino que tendremos que seguir yendo a un dermatólogo, ya que es peligroso administrarlo en algunas zonas.

¿Será igual de efectivo que las infiltraciones con aguja?

Solo se ha demostrado la eficacia de este producto para el tratamiento de las arrugas de las “patas de gallo”. No lo podremos usar en otras localizaciones. Esta crema se aplica sobre una zona a tratar (patas de gallo) y se dejará actuar durante 30 minutos para después retirarlo.

Evidentemente su eficacia es menor que si la inyectásemos directamente, con una duración de sus efectos de aproximadamente 6 semanas en contraposición a los 4-5 meses que se consiguen infiltrando hoy día la toxina botulínica. Si bien el gel tiene un alto grado de efectividad, no ofrece el mismo nivel de precisión que las inyecciones, que permiten aplicar el producto en una zona específica del rostro. Este producto, que de momento recibe el nombre de RT001, aunque no prometa los mismos resultados que el inyectado, contará con la ventaja de la ausencia de pinchazos y dolor.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados