Capilaritis, lesiones vasculares en verano

Publicado por:

Categoría: Dermatología Clínica

En verano son muchos los pacientes que consultan por un cuadro de lesiones cutáneas que suelen aparecer como manchas en miembros inferiores y que denominamos capilaritis.

¿En qué consisten las lesiones?

Son manchas de origen vascular y se caracterizan por la presencia puntos rojizos que confluyen formando una mancha rojiza o parduzco anaranjada. No pican (por lo general) ni duelen ni producen ninguna molestia.

¿Por qué se producen?

Estas lesiones vasculares en verano se producen por inflamación de los capilares más finos de la piel con la consecuente salida de los glóbulos rojos hacia la piel y esto es lo que da la coloración rojiza característica de estas lesiones. Con la evolución se van oxidando y por eso el color va adquiriendo un tono parduzco amarillento.

¿Por qué son más frecuentes en verano?

Aunque la causa exacta es a día de hoy desconocida, si que se ha identificado que factores como el ejercicio, el calor (favorece el hinchazón de las piernas) o estar mucho tiempo de pie o largas caminatas (que incrementa la presión venosa de las piernas) favorecen el cuadro de la capilaritis.

¿Aparecen sólo en las piernas?

Aunque uno de los sitios más típicos son las piernas, sobre todo a nivel del tobillo y tercio distal de la pierna, las lesiones vasculares en verano pueden aparecer en cualquier localización.

¿Hay que hacer alguna prueba especial para el diagnóstico?

El diagnóstico de las capilaritis es clínico, lo cual quiere decir que la imagen que ve el dermatólogo es tan característica que no hay otra entidad que se le parezca y por ello puede hacer la confirmación diagnóstica simplemente tras el examen visual, sin necesidad de biopsias ni otras técnicas de diagnóstico. Se puede recomendar un análisis de sangre en ciertos casos para ver que los niveles de plaquetas sean normales.

Es importante la valoración dermatológica para que no sean confundidas las lesiones con vasculitis. La vasculitis es una afectación de vasos sanguíneos más profundos, que nada tiene que ver con las capilaritis y que puede asociarse a alteraciones en otros órganos si también se inflaman vasos a otros niveles. Es un cuadro más grave y que sí precisa estudio más completo (biopsia, radiografía, análisis de sangre y orina etc).

¿Cómo se tratan?

No es necesario tratamiento alguno. Las lesiones vascualares en verano 4 solas con el tiempo (aunque los periodos hasta que esto sucede son variables). En ciertos casos puede quedar de forma residual una tonalidad amarillenta.

Se han utilizado ocasionalmente tratamientos como griseofulvina o ácido ascórbico, pero no queda claro su beneficio. En aquellas ocasiones en que las lesiones van acompañadas de picor se puede recomendar tratamiento con crema de corticoides.

En conclusión, las capilaritis son un cuadro que en los meses calurosos del verano se ve con cierta frecuencia y es recomendable la valoración por el dermatólogo para el correcto diagnóstico y con ello evitar pruebas innecesarias.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados