Dermatólogos de segunda opinión

Publicado por:

Categoría: Grupo de Dermatología Pedro Jaén

"He ido al dermatólogo y quiero una segunda opinión".

Este es un motivo de consulta frecuente en nuestra práctica clínica diaria. Muchos pacientes acuden a nuestra clínica ya valorados y diagnosticados previamente por un compañero dermatólogo, y quieren conocer nuestra opinión sobre su enfermedad. Acudir a otro dermatólogo para una segunda opinión es uno de los cauces tradicionales empleados para buscar información sobre una enfermedad.

Otro cauce es a través de empresas especializadas en gestionar solicitudes de segunda opinión médica. Son empresas sobre todo de origen anglosajón, que tienen un amplio elenco internacional de expertos en los distintos campos de la medicina. Desde hace años colaboro con una de estas empresas, y sorprende la minuciosidad con la que envían las historias clínicas de los pacientes, incluyendo resultados de biopsias y fotografías. Supone en muchas ocasiones un reto personal, ya que suele tratarse de casos especialmente difíciles, y de complicado diagnóstico y/o tratamiento.

Tienen el inconveniente de que no puedes valorar personalmente al paciente, lo que en ocasiones supone un hándicap muy importante.

Ahora bien, recientemente hemos conocido un estudio que refleja la realidad del problema. Ocho de cada diez pacientes recurren a internet para informarse sobre salud. Foros (42%), Google (41%) y Wikipedia (27%) son los sitios más visitados en las búsquedas sobre estos temas, según un sondeo entre 1200 usuarios españoles. Esta es una de las conclusiones del estudio You share; We care realizado por la agencia Marco de Comunicación y MSL Group.

Se pueden encontrar innumerables fuentes pero es necesario distinguir la información que proviene de alguien informado y formado, de la que no. Es habitual encontrarnos en las consultas pacientes que han leído mucho sobre su enfermedad en internet pero, debido a que sus búsquedas carecen de rigurosidad científica dermatológica, la información que han aprendido es errónea.

Como dermatólogos debemos reflexionar por qué se recurre a fuentes de dudosa fiabilidad científica.Según el estudio, el 30% de los pacientes opina que el médico no les informa lo suficiente y un 35% indica, además, que el tiempo de consulta es muy limitado. Además el 19% de los pacientes buscan referencias de sus médicos a través de la red y un 30% reconoce que le han influido las opiniones encontradas en el entorno online a la hora de escoger médico, clínica o seguir un tratamiento.

Si los dermatólogos no invertimos el tiempo necesario en comunicarnos con los pacientes y explicarles los detalles de su enfermedad o tratamiento, no es de extrañar que éstos recurren a internet para buscar esa información.

Tratamos personas y no enfermedades, que deben disponer del tiempo necesario para plantearnos sus dudas en las consultas y debemos esforzarnos para que el paciente deposite toda su confianza en nosotros. Solo hablar con el dermatólogo sobre las impresiones o incertidumbres acerca de la enfermedad puede ser de gran valor terapéutico. Deberíamos cuidar más la relación médico-paciente, complementando los conocimientos científicos con una mayor dedicación e implicación con el paciente.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados