El láser, nuestro aliado en dermatología

Publicado por:

Categoria: Láser

Sin duda no supone ninguna novedad afirmar que el láser es una poderosa herramienta y un aliado en el cuidado de nuestra piel. Casi todo el mundo piensa en láser cuando se trata de eliminar manchas o de tratar lesiones vasculares, o cicatrices de acné. Pero las posibilidades de los tratamientos con láser van mucho más allá, tanto en su uso aislado como combinado para tratamientos de dermatología.

Probablemente no muchos saben que el láser vascular puede ayudarnos a eliminar eficazmente esos incómodos hematomas que se desarrollan tras una intervención quirúrgica u otro tipo de procedimiento, y que pueden obligarnos a permanecer retirados de nuestra actividad habitual más tiempo del que sería deseable. 

Usos del láser de colorante pulsado, más que un tratamiento vascular

El láser de colorante pulsado, el mismo que utilizamos para tratar telangiectasias y otras lesiones vasculares, es capaz de “borrar” eficazmente esos hematomas en tan solo unas horas. Incluso hemos podido observar este efecto en hematomas subungueales y en pacientes en tratamiento con fármacos anticoagulantes. El mismo láser de colorante pulsado, láser vascular por excelencia, es una poderosa herramienta en el tratamiento de múltiples patologías inflamatorias, aunque no se trate de lesiones vasculares. De este modo, es eficaz en el tratamiento de dermatología como el acné, pudiendo utilizarse en combinación con otros tratamientos tópicos u orales.

También es útil en la psoriasis que afecta a las uñas, y en infecciones como las verrugas o el molluscum contagiosum, una patología en dermatología muy común entre los niños. Y es capaz de eliminar eficazmente las inestéticas hiperplasias sebáceas que a menudo aparecen en la cara.

El nuevo láser Alejandrita mejora resultados

Del mismo modo que los tratamientos con láser vascular van mucho más allá de las alteraciones puramente vasculares, los láseres específicos para el tratamiento de lesiones pigmentadas también son capaces de obtener otros efectos beneficiosos en dermatología. El nuevo láser Alejandrita de picosegundos, que mejora notablemente los resultados obtenidos por sus predecesores de nanosegundos en la eliminación de los tatuajes y el tratamiento de lesiones pigmentadas, puede utilizarse de forma fraccionada para abordar problemas difíciles, como las cicatrices de acné o el fotoenvejecimiento en zonas delicadas, como el área del escote.

Permite tratamientos seguros con mínimo riesgo de efectos secundarios y sin tiempo de recuperación, con resultados rápidamente visibles. Disponemos por tanto de una herramienta más para el remodelado del colágeno y el fotorejuvenecimiento, junto con los láseres fraccionados y la luz pulsada.

El uso experto de los distintos tipos de láser y el conocimiento de su efecto sobre la piel conduce a un desarrollo continuo de nuevas aplicaciones de los sistemas existentes y a la creación de nuevos aparatos para la dermatología que nos ayuden a mejorar la piel y que sin duda hacen del láser nuestro mejor aliado.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados