Eliminar el acné en el embarazo y la lactancia

Publicado por:

Categoría: Acné

Debido al aumento de hormonas con efecto androgénico que tiene lugar sobre todo en el primer trimestre del embarazo es muy común la aparición de acné en las mujeres embarazadas o que se acentúe el acné que tenían. Estas hormonas estimulan la secreción de las glándulas sebáceas del acné, lo que causa el acné.

En el tratamiento del acné en el embarazo y la lactancia debemos primar la seguridad sobre la eficacia.>

Muchos de los fármacos que empleamos habitualmente para el acné no se pueden emplear durante el embarazo y la lactancia por el riesgo para el feto y/o el bebé. Incluso existen muchas cremas que se venden sin receta en las farmacias que pueden ser peligrosas para el desarrollo del feto o la salud del bebé. Es imprescindible, por tanto, la consulta al dermatólogo para el tratamiento de este problema durante el embarazo.

Como primera línea de tratamiento, si el acné es leve recomendamos la medicación tópica. Se pueden emplear cremas que lleven en su composición determinados antibióticos (eritromicina, clindamicina o metronidazol), peróxido de benzoilo y ácido azelaico.

La medicación oral y/o el tratamiento con láser se reserva como segunda línea de tratamiento (para acné grave o cuando no hay respuesta a la primera línea de tratamiento). Tambíen podemos emplear en esta etapa peelings con ácido glicólico o alfa- hidroxiácidos. No se deben emplear peelings con ácido salicílico, tricloroacético o de fenol.

Cuando una mujer está embarazada no puede tomar determinadas medicinas contra el acné ya que pueden dañar al feto. Podemos emplear con seguridad los macrólidos orales (eritromicina y azitromicina) la cefalexina o compuestos con zinc, sobre todo a partir del segundo trimestre.

Varios fármacos orales que empleamos habitualmente en el tratamiento del acné están contraindicados en el embarazo y la lactancia:

    • Tratamiento hormonal. Los estrógenos y los antiandrógenos pueden interferir en el desarrollo hormonal del feto y el bebé.
    • Cotrimoxazol. Se han descrito malformaciones porque antagoniza el ácido fólico e incrementa el riesgo de ictericia, anemia hemolítica y kerníctero en el recién nacido.
    • Quinolonas. Pueden afectar al desarrollo del cartílago.
    • Tetraciclinas (p.e. minociclina, doxiciclina). Pueden producir alteraciones en los huesos y en los dientes en el feto y en el bebé.
    • Los retinoides han revolucionado el tratamiento del acné pero, al tratarse de un derivado de la vitamina A, puede causar daño al feto. Se debe evitar el embarazo durante el tratamiento y al menos 1 mes después de suspender la terapia. Tampoco se deben usar cremas que lleven en su composición retinoides, ya que se pueden absorber a través de la piel y producir alteraciones en el feto y en el bebé.
0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados