¿Es la medicina estética una alternativa a la cirugía plástica?

Publicado por:

Categoría: Dermatología Estética

Los pacientes acuden a nuestras consultas a mejorar algún aspecto de su rostro que no les satisface. En algunos casos su objetivo será mejorar aspectos estéticos de su imagen con el fin de adecuarlos a cánones de belleza actuales y, en otros casos, eliminar manifestaciones del proceso de envejecimiento. Incluso en algunos pacientes se percibe como una necesidad social o laboral más que como una búsqueda de belleza. En este artículo hablaremos de como la medicina estética puede ser una alternativa a la cirugía, pero sin olvidar que cada una tienen sus indicaciones.

Es habitual, por ejemplo, que nos demanden la eliminación con láser de las manchas en las manos porque dan aspecto de “manos envejecidas” o suavizar las arrugas del entrecejo con Botox® porque da aspecto de rostro enfadado. En otros casos llevan pocas ideas preconcebidas sobre cuál es la mejor solución y acuden para que les prestemos asesoramiento.

A diario los pacientes nos dicen en la consulta, “doctor quiero mejorar pero sin cirugía”.

Es cierto que la nueva “moda” se aleja de la cirugía agresiva y demanda retoques discretos capaces de borrar sutilmente las arrugas, reafirmar los tejidos y eliminar el aspecto cansado con técnicas seguras y eficaces que permitan la rápida incorporación a la vida social y laboral del paciente.

Con los métodos empleados en medicina estética se logran buenos resultados siendo mínimamente agresivos, permitiendo que el paciente se pueda incorporar a su vida normal inmediatamente. El concepto en este sentido es el de envejecer sin renunciar a las pequeñas mejoras que proporcionan las técnicas más vanguardistas ya contrastadas en la comunidad científica internacional, cuya práctica entraña pocos riesgos.

No obstante, sería absurdo pensar que la medicina estética consigue los resultados para ciertas indicaciones que consigue la cirugía, como es el caso de las rinoplastias, las blefaroplastias o los liftings.

Por ejemplo, para eliminar las “bolsas” en los ojos una blefaroplastia será la mejor opción, pero para suavizar las arrugas de expresión del tercio superior de la cara (entrecejo y “patas de gallo”) la infiltración con toxina botulínica será el procedimiento de elección. Tanto la medicina estética como la cirugía plástica tienen unas indicaciones muy claras, y en ningún caso son superponibles. Casi siempre son complementarias, pero nunca suelen ser alternativas.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados