Evaluación del vitíligo con microscopía confocal

Publicado por:

Categoría: Vitíligo

El vitíligo es una enfermedad autoinmune por la cual se produce la autodestrucción de las células encargadas de fabricar el pigmento (melanocitos) responsable de la tonalidad de nuestra piel. Esta ausencia de melanina afecta a la piel y puede también afectar a los folículos pilosos.

¿Cómo se produce esa repigmentación?

La repigmentación en las lesiones de vitíligo se produce, por una parte, a partir de los melanocitos que persisten en el borde de las lesiones de vitíligo y, por otra, a partir de los melanocitos de los folículos pilosos. Ello explica por qué en pacientes donde el vitíligo afecta también a estos folículos pilosos (con pelos blancos en las manchas blancas de vitíligo) tengan menos probabilidad de repigmentación al haber perdido esa reserva de melanocitos.

¿Existe alguna forma de predecir qué pacientes podrán repigmentar?

La probabilidad de repigmentación es muy variable e impredecible. Existen, sin embargo, algunos factores que se ha visto que pueden determinar una mayor probabilidad de repigmentación y por tanto justificaría más el uso activo de los distintos tratamientos. Así entre los factores de buen pronóstico encontraríamos la afectación facial o en tronco (frente a la afectación acral de manos, muñecas, pies o tobillos), lesiones de reciente aparición (últimos 6 meses), individuos jóvenes o de edad media (frente aparición en edad avanzada), vitíligos generalizados (frente a vitíligos segmentarios que como su nombre indica afectan un segmento de piel), fototipos altos (frente a fototipos bajos que aunque tienen igual número de melanocitos presentan menos cantidad de melanina) o la persistencia de pigmento en el pelo (frente a pelos canosos en las lesiones de vitíligo que carecen por ello de los melanocitos necesarios para la repigmentación).

Es importante resaltar que el no haber respondido a los tratamientos no es signo de mal pronóstico, ya que la capacidad de respuesta varía con el tiempo y un vitíligo no respondedor a un determinado tratamiento puede, al cabo de un tiempo, acabar respondiendo a dicho tratamiento.

¿Cómo se puede saber qué tratamiento de los existentes es el más eficaz?

No existe actualmente un tratamiento único e infalible que podamos recomendar de forma estándar para tratar a los pacientes con vitíligo. Lo que existen son diferentes tratamientos que intentan frenar la progresión de la enfermedad y secundariamente conseguir una repigmentación total o parcial.

Sin embargo, no todos estos tratamientos sirven para todos los pacientes. Es el estado del vitíligo (activo o inactivo) el factor fundamental que va a determinar que ese vitíligo tenga más probabilidad de responder en un momento determinado a un tratamiento. Así en vitíligos estables (inactivos) nos decantaremos por tratamientos quirúrgicos mientras que en vitíligos inestables (activos) escogeremos tratamientos como corticoides orales o en crema, fototerapia (irradiación controlada con radiación ultravioleta) o inmunosupresores que frenan la progresión del mismo y pueden estimular la repigmentación.

Por todo lo comentado anteriormente será fundamental tener claro si el estado del vitíligo es activo o inactivo pues ello determinará el tratamiento a elegir.

Hasta ahora se contaba exclusivamente con evaluaciones clínicas subjetivas y por tanto sujetas a errores (escala VIDA; examen con lámpara de Wood). Sin embargo, recientemente se ha descubierto la utilidad de aplicar una medida objetiva como es la microscopía confocal (biopsia virtual) para establecer de forma más exacta la actividad de las lesiones.

La microscopía confocal y su papel en pacientes con vitíligo

El microscopio confocal es una herramienta que nos permite obtener de forma instantánea imágenes de la piel con la máxima resolución sin la necesidad de extirpar parte de la misma (no invasivo), simplemente apoyando la lente sobre la piel.

Recientemente ha sido publicado un estudio realizado sobre 125 pacientes con vitíligo con edades comprendidas entre 1 y 75 años y un tiempo de evolución del vitíligo de 0,17 – 10 años. En estos pacientes se examinaba con microscopía confocal (biopsia virtual) la presencia o ausencia de células inflamatorias en el borde de las lesiones con vitíligo. Pues bien se observó una correlación entre los hallazgos vistos con la biopsia virtual y la evolución de la enfermedad, de forma que en aquellos donde la progresión es rápida se veían unos signos, entre los que destaca la presencia de células inflamatorias que estaban ausentes en los pacientes con vitíligos estables y una clara delimitación entre piel sana y piel con vitíligo al microscopio confocal en vitíligos inactivos que era difusa en vitíligos activos.

Es más, el microscopio confocal permite observar fácil y claramente los melanocitos (células imprescindibles para la repigmentación) que se presentan al microscopio confocal como cuerpos blancos intensamente brillantes (refráctiles). Se puede estudiar así si en el borde de la lesión de vitíligo existe o no movimiento de dichos melanocitos perilesionales hacia el interior de la mancha lesional blanca.

En conclusión, la microscopía confocal se establece así como una herramienta útil para determinar la actividad del vitíligo y con ello ayudar a elegir el tratamiento más adecuado e individualizado. Así mismo la microscopía confocal permite observar la cantidad de los melanocitos en el borde de la lesión o en los folículos pilosos y con ello poder ayudar a pronosticar una mayor o menor probabilidad de repigmentación y respuesta a tratamientos.

Referencias: Li W, Wang S. In vivo reflectance confocal microscopy in determining stability in vitiligo: a preliminary studi. Indian J Dermatol 2013;58:429 – 32.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados