Exceso de sudor en las axilas: tratamiento con botox

Publicado por:

Categoría: Hiperhidrosis

El exceso de sudor en las axilas (conocido como "hiperhidrosis axilar") supone un problema muy común en hombres y mujeres jóvenes, que puede afectar en gran medida la calidad de vida de los pacientes, así como sus relaciones socio-laborales. Diferentes estudios indican cómo el presentar un exceso de sudor en las axilas ocasiona una disminución de la autoconfianza y hace más difíciles las relaciones laborales de los pacientes.

Habitualmente los pacientes demoran el tratamiento ante la creencia de que la única solución es la cirugía. Sin embargo, el uso de toxina botulínica ("botox") ha demostrado ser un tratamiento muy efectivo y completamente seguro en el tratamiento del exceso de sudor axilar, a la vista de los resultados de múltiples estudios.

¿POR QUÉ EL BOTOX ES EFECTIVO PARA TRATAR EL EXCESO DE SUDOR?

La toxina botulínica, principio activo del Botox, ejerce su efecto mediante el bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección. La toxina botulínica es un producto ampliamente utilizado en Dermatología por dos de sus efectos: en primer lugar, su capacidad para relajar los músculos hace que sea uno de los tratamientos estéticos estrella, ya que permite mejorar las arrugas de la cara.

En segundo lugar, su efecto inhibidor de la secreción de sudor ha supuesto una revolución en el tratamiento de la hiperhidrosis. La acción de la toxina botulínica sobre el organismo es temporal, cesando su efecto a partir de los 6-8 meses. Se trata de una terapia con un perfil de seguridad excelente.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRATAMIENTO CON BOTOX PARA EL EXCESO DE SUDOR AXILAR?

El tratamiento se realiza en la propia consulta. Consiste en la microinyección de toxina botulínica sobre las axilas mediante una jeringa con una aguja de pequeño diámetro (figura 1).

                                                                    

El procedimiento es mínimamente doloroso, efecto que puede atenuarse mediante la aplicación de una crema anestésica una hora antes del procedimiento, aunque en muchas ocasiones no es necesario. Durante el tratamiento, el paciente se encuentra tumbado, hablando con el dermatólogo, y no es necesario ningún tipo de sedación ni preparación especial.

La duración total del procedimiento es de aproximadamente 20 minutos. Tras el mismo, el paciente puede realizar vida normal, no siendo necesaria ninguna modificación en sus actividades laborales cotidianas. Los efectos positivos comienzan a apreciarse a partir de la semana del tratamiento, y tienen una duración de entre 6-8 meses, aunque hay pacientes en los que el efecto positivo puede prolongarse hasta el año.

¿QUÉ EFECTOS ADVERSOS PUEDE TENER EL TRATAMIENTO CON BOTOX PARA EL SUDOR AXILAR?

El tratamiento con toxina botulínica para el exceso de sudor en las axilas no tiene efectos adversos relevantes, se trata de uno de los procedimientos con una mejor relación beneficio/riesgo: su efectividad en el tratamiento de la hiperhidrosis axilar es máxima, mientras que los efectos adversos son prácticamente inexistentes.

Como único efecto adverso esperable, el paciente siente una pequeña molestia durante la infiltración del producto, que en la mayoría de los casos es mínima y no supone una limitación para el tratamiento. Además, el dolor se puede reducir con la aplicación de una crema anestésica. Es importante destacar que el tratamiento con Botox para la hiperhidrosis no produce un efecto adverso temido por los pacientes: la hipersudoracion compensatoria (aparición de sudor en otras zonas no tratadas).

¿PUEDE UTILIZARSE EL BOTOX PARA EL EXCESO DE SUDOR EN OTRAS ZONAS?

El tratamiento con toxina botulínica puede utilizarse para el exceso de sudor de palmas (hiperhidrosis palmar) y plantas (hiperhidrosis plantar), así como en otras zonas como la cara (hiperhidrosis gustatoria o síndrome de Frey).

Se trata de un tratamiento que utilizado en manos de profesionales supone un antes y un después en la vida de los pacientes con hiperhidrosis.

"El Botox ha revolucionado el tratamiento del exceso de sudor axilar y supone un antes y un después para los pacientes, mejorando de forma radical su calidad de vida".
0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados