Hidratación de la piel tras las vacaciones

Publicado por:

Categoría: Dermatología Estética

La mayoría de las personas, al terminar la época estival, presentan un problema de xerosis que puede variar desde un grado leve a un grado intenso. Esto es debido principalmente a las altas temperaturas del verano pero también a los frecuentes baños (ya sea en mar o piscina) que pese a lo que se pueda pensar de entrada deshidratan nuestra piel si no llevamos a cabo una correcta hidratación de la piel.

Este problema se intensifica conforme vamos cumpliendo años y cuesta cada vez más restaurar las alteraciones que se producen en el factor humectante natural o la barrera lipídica presente en nuestra piel. Además se ve intensificado si vivimos en ciudades secas como Madrid.

Por tanto será muy importante extremar e incrementar nuestra hidratación de la piel tras el verano, tanto la corporal como la facial.

Que volver a Madrid no sea un problema para nuestra piel es posible con unas sencillas pautas de cuidado, que eso sí hay que repetir diariamente.

¿Cómo lograremos restaurar un nivel de hidratación de la piel adecuado tras nuestra llegada a Madrid? Para ello, es imprescindible combinar una hidratación externa y una interna. Para realizar una correcta hidratación externa hoy en día disponemos de múltiples opciones. No todos los hidratantes disponibles en el mercado son iguales, se pueden clasificar en 4 grupos:

    • Emolientes: utilizados para conseguir una piel lisa y suave pero generalmente insuficientes para reparar una piel muy dañada. Suelen presentarse en lociones hidratantes, muchas veces acompañadas de perfume. Se formulan a base de ácidos grasos, ácido láurico, alcohol, lanolina, aceite mineral, etc.
    • Humectantes: son capaces de captar agua tanto desde capas profundas de epidermis como desde del ambiente. Dentro de este grupo estarían la glicerina, el sorbitol o el factor humectante natural (FHN). Este último hace referencia a un conjunto de sustancias humectantes derivadas de la filagrina y es capaz de mantener la hidratación de la capa córnea permitiendo así restaurar la elasticidad de la piel, protegerla de posibles daños y permitir conservar su función de barrera cutánea.
    • Oclusivos: como ceramidas y otros lípidos de barrera que crean una película que hace que se retenga el agua presente en la capa córnea, contribuyendo a una gran hidratación de la piel.
    • Terapéuticos: compuestos por ingredientes multifuncionales que protegen la capa córnea, la hidratan y participan en la reparación del daño existente.

En Madrid, ciudad seca por definición, debemos estar familiarizados con los hidratantes y es interesante saber, respecto a los hidratantes externos, que en general las cremas son más viscosas que las lociones pero eso no quiere decir que por definición posean ingredientes activos. Es importante que posean humectantes potentes y activos que estimulen la reparación de la capa córnea.

Además, será importante también que en su formulación presenten sustancias que favorezcan la penetración sin dañar la capa córnea. Las ceramidas son importantes pero no la única forma de reparar la capa córnea. Es importante añadir ciertos componentes ácidos para restablecer el manto ácido o también añadir ingredientes como colesterol o ácidos grasos que permiten mejorar la restauración de la piel dañada.

Hay también algunos mitos que la gente de Madrid debería conocer cómo que no todos los hidratantes externos son iguales por lo que hemos comentado anteriormente. Las cremas no tienen por qué ser más eficaces que las lociones, dependerá de si en su formulación contienen o no principios activos añadidos.

    Por otra parte, recordar que no siempre natural es igual a mejor.

    En ocasiones hay hidratantes con extractos naturales no purificados que producen dermatitis de contacto alérgicas, además no está regulado claramente por lo que muchas veces natural es sinónimo de componentes desconocidos.

    Tan importante como la hidratación externa es la interna. Para conseguir una buena hidratación de la piel desde el interior por una parte se recomienda la ingesta de abundante agua (litro o litro y medio por día) y por otra parte la combinación con tratamientos estéticos que aporten hidratación desde el interior, es decir, no desde la capa córnea como los hidratantes externos sino desde la dermis.

    A nuestra llegada a Madrid, además de intensificar la hidratación externa que hemos dicho, sería necesario recibir alguna sesión con ácido hialurónico en mesoterapia o bien con factores plaquetarios. En el primer caso, el ácido hialurónico es un producto totalmente compatible, que no produce reacciones adversas y que tiene la capacidad de captar enormes cantidades de agua hidratando la piel por dentro y por fuera. Sus efectos se notan desde el primer momento y durante varios meses. Es una técnica sencilla y rápida exenta de efectos adversos.

    Respecto a la infiltración de factores plaquetarios es una técnica consistente en la extracción de sangre del paciente para separar los factores de crecimiento presentes en el interior de las plaquetas para posteriormente proceder a su infiltración en la dermis, obteniendo un estímulo en la síntesis de colágeno, elastina y también, percibido por todos los pacientes una mayor tersura e hidratación de la piel.

    Por tanto, a nuestra vuelta a Madrid, es totalmente recomendable aprovechar para realizar una buena hidratación interna y externa.

    Hay también algunos mitos que la gente de Madrid debería conocer cómo que no todos los hidratantes externos son iguales por lo que hemos comentado anteriormente. Las cremas no tienen por qué ser más eficaces que las lociones, dependerá de si en su formulación contienen o no principios activos añadidos.

    0

    COMPARTE ESTE ARTÍCULO

      Artículos relacionados