Mesoterapia facial, características

Publicado por:

Categoria: rejuvenecimiento facial

La mesoterapia facial es una técnica utilizada en diferentes especialidades para tratar causas diversas. Consiste en una micropunción intradérmica, con la intención de depositar una sustancia en pequeñas dosis en la zona a tratar.

En dermocosmética se utiliza para el tratamiento de hidratación y regeneración de la piel. Mediante una pequeña y fina aguja se depositan pequeñas cantidades de vitaminas, aminoácidos, oligoelementos o ácido hialurónico no reticulado en la dermis del rostro, cuello y escote. Sólo el estímulo mecánico de las microinyecciones provoca una activación para que la piel produzca colágeno, elastina y con ello una renovación dérmica, pero además al introducir en la dermis dichas sustancias se logra una revitalización cutánea de la zona tratada mucho más eficaz.

Indicación de la mesoterapia facial

La mesoterapia facial es un tratamiento indicado para todo tipo de pieles y tiene escasas contraindicaciones. Se utiliza para la prevención del envejecimiento cutáneo facial y de sus manifestaciones, recomendado de los 30 años en adelante. Especialmente recomendado en pieles envejecidas, apagadas, deshidratadas, con arrugas finas o cicatrices de acné.

Método de la mesoterapia facial

La inyección se realiza con jeringa y aguja de muy pequeño calibre, se puede utilizar anestesia tópica (una crema anestésica que se aplica 15-20 minutos antes) o simplemente analgesia con frío, pues puede resultar algo molesto. Al final de cada sesión, se pueden aplicar mascarillas cosméticas refrigerantes o descongestivas.

Inicialmente se suelen realizar de 3-5 sesiones con un intervalo de 2-4 semanas entre las mismas, y después se realizan sesiones de mantenimiento, 2 o 3 veces al año.

Sustancias más utilizadas en la mesoterapia facial

Ácido hialurónico no reticulado: Es la molécula que se encarga de mantener la hidratación en nuestra piel, por lo que su uso en mesoterapia facial proporciona una hidratación profunda de la dermis. Vitaminas: Por su efecto antioxidante y de luminosidad. Aminoácidos y oligoelementos: Son los nutrientes necesarios para la piel. Silicio orgánico: Es imprescindible para la estructura de la dermis, siendo capaz de hacerla recuperar su grosor, elasticidad y tersura, su aporte es más necesario en caso de flacidez.

Resultado

Siguiendo las pautas de tratamiento se consigue nutrir, revitalizar, reafirmar, reestructurar la piel y proporcionar una hidratación profunda y de larga duración. En definitiva, con la mesoterapia facial se obtiene un rejuvenecimiento de la piel, que gana en luminosidad, firmeza y uniformidad.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados