Paciente con vitíligo: Una población con menor frecuencia de cáncer cutáneo

Publicado por:

Categoría: Vitíligo

El vitíligo es una enfermedad autoinmune caracterizada por la destrucción de melanocitos que conlleva la aparición de manchas blancas en la piel.

Los avances en la investigación del genoma humano han demostrado una asociación significativa entre vitíligo y ciertos genes reguladores de la inmunidad así como asociación con modificación en el gen TYR regulador de una enzima (tirosinasa) implicada en la síntesis de melanina, responsable de la coloración de la piel.

Se ha postulado que los pacientes con vitíligo poseen una actividad antitirosinasa (la tirosinasa es la enzima encargada de la formación de melanina) tan potente que les protegería del riesgo de desarrollo de melanoma, ya que esa actividad antitirosinasa evita la formación de melanina. Un estudio publicado recientemente en la prestigiosa revista Journal of American Academy of Dermatology, demuestra que no sólo el riesgo de melanoma sino también el de desarrollar otros tipos de cáncer de piel no melanoma, está disminuido en pacientes con vitíligo. Llega a esta conclusión tras estudiar una población de más de diez mil pacientes con vitíligo recogidos entre los años 1997 y 2013. Además se registraba si los pacientes habían recibido tratamiento con fototerapia. Es el estudio más grande realizado hasta la actualidad sobre este tema.

En concreto se encontró que los pacientes con vitíligo tenían un riesgo 4 veces menor de presentar melanoma comparado con el grupo de población control. Estudiando el resto de cánceres de piel no melanoma también se identificó una incidencia del 3.8 por mil frente al casi 20 por mil de la población control.

Cuando se estudiaba el riesgo según hubieran recibido o no fototerapia se objetivaba un riesgo mayor de melanoma y de cáncer cutáneo no melanoma en los pacientes con vitíligo que habían recibido terapia con fototerapia. La mayoría habían recibido terapia convencional de rayos UVA y sólo en los últimos reclutados el tratamiento había sido con UVB de banda estrecha, que necesita menores energías acumuladas para obtener la respuesta terapéutica.

Hay que destacar que estos datos como bien dicen los autores contrastan con otros estudios realizados en pacientes con vitíligo que recibían tratamiento con fototerapia y en donde no se encontraba asociación entre mayor riesgo de cáncer cutáneo y dosis recibida de fototerapia. Esto no quiere decir que el tratamiento de fototerapia no se deba indicar ni muchísimo menos. La fototerapia es un tratamiento que, realizado en manos expertas, es altamente eficaz en pacientes con vitíligo y muy seguro. Es imprescindible que sea pautado por médicos expertos para llevar un control de la dosis de radiación total acumulada y sobre todo para evitar quemaduras que pudieran incrementar el riesgo de desarrollo de cáncer de piel.

Según este estudio, por tanto, el padecer vitíligo supone un factor protector frente al desarrollo de melanoma, en parte explicado por la respuesta inmune antimelanocitaria de estos pacientes.

El por qué de la disminución de la incidencia del resto de cáncer cutáneo no melanoma no está claro. De hecho, a priori se podría pensar que la falta de la protección al perder el pigmento favorecería el desarrollo de este tipo de cáncer en pacientes con vitíligo. Se piensa que quizás el menor daño solar y un incremento en la expresión de un gen supresor de tumores, el p53 mutado (gen que reduce la probabilidad de que una célula en un organismo multicelular se transforme en una célula cancerígena), y, por ello protector, en los queratinocitos detectado en pacientes con vitíligo, podría jugar un papel protector frente al desarrollo de este tipo de cáncer.

En conclusión, el ir entendiendo más sobre los genes implicados en el vitíligo ayuda también a entender el por qué de la asociación o, como en este caso, protección, frente a otras patologías cutáneas.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados