Preguntas frecuentes sobre coronavirus y piel

Publicado por:

Categoría: Blog

A lo largo de los días de confinamiento por la pandemia causada por el coronavirus SARS-Cov2 van surgiendo preguntas acerca de cómo este patógeno puede afectar a diferentes patologías dermatológicas. En la anterior entrada de este blog ya os contábamos cómo el coronavirus puede afectar a la piel. En esta ocasión, resolvemos las dudas más frecuentes acerca de los interrogantes que plantea el covid-19 con respecto a ciertos tratamientos y rutinas relacionados con nuestra especialidad, según la evidencia científica disponible hasta el momento.

¿Interrumpo mi tratamiento durante la cuarentena?

No. Hay muchas patologías dermatológicas que requieren de tratamientos crónicos o de larga duración para que sean efectivos. En la medida de los posible, los pacientes deben continuar aplicando las medidas recomendadas por su dermatólogo a pesar del confinamiento en casa y de las restricciones impuestas por la situación de alarma en nuestro país.

Tanto desde la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) como desde el Grupo Español de Psoriasis, la suspensión de estos fármacos de manera unilateral por parte del paciente no está justificada. Según explica nuestra especialista en psoriasis, la Dra. Natalia Jiménez, "ante cualquier duda que presenten las personas que toman estos tratamientos, es recomendable que se pongan en contacto con su dermatólogo habitual. Éste explicará al paciente en qué casos es recomendable suspender la medicación. Como regla general, se recomendará parar el tratamiento en el caso de presentar fiebre, ya que es un signo que es sugestivo de una infección, que puede tener diferente origen u otros síntomas como tos, sensación de falta de aire, diarrea o ausencia de olfato (anosmia) o gusto (ageusia), los cuales en su conjunto orientan a una infección por SARS-Cov2; coronavirus epidémico".

Asimismo, nuestra experta advierte de que si el paciente decide interrumpir el tratamiento por su cuenta "lo habitual es que progresivamente se produzca un empeoramiento de la psoriasis, a lo cual se puede sumar unos mayores niveles de ansiedad por la situación de confinamiento de la actualidad. Además, en pacientes que además presenten artropatía psoriásica, se producirá un empeoramiento de la clínica articular. Es destacable recordar, además, que abandonar el tratamiento abruptamente con ciertos fármacos, como la ciclosporina, puede dar lugar a brotes severos de psoriasis".

De esta manera, los pacientes con psoriasis deben seguir su terapia como de costumbre, posponer las citas que no sean urgentes e intentar cuidarse y protegerse más, pero no dejar la medicación. Asimismo, si algún paciente dermatológico con tratamiento crónico con estos productos sospecha que puede haber resultado contagiado por coronavirus, debe seguir los cauces habilitados por su comunidad autónoma y pedir asesoramiento telefónico para seguir las indicaciones de los profesionales sanitarios desde sus casas.

Además, buena parte de los dermatólogos están atendiendo a sus pacientes por medios telemáticos. Por otro lado, cualquier académico de la AEDV que lo desee, puede realizar consultas de dermatología a través de una aplicación llamada Mediquo que se ofrece de manera gratuita tanto para médicos como para pacientes mientras dure la situación de pandemia por coronavirus. Estos especialistas estarán identificados como dermatólogos de la Fundación Piel Sana de la AEDV bajo el epígrafe de Teledermasolidaria, indicativo de que se trata de una iniciativa solidaria y gratuita hasta que pase la cuarentena.

Entre tanto,  Jiménez recomienda a los pacientes con psoriasis que se encuentren sus domicilios "intensificar las pautas de hidratación de la piel, ya que previsiblemente estarán en un ambiente más seco por el uso de la calefacción y extremar las medidas de higiene con jabones emolientes, ya que la piel tenderá a estar más seca. Será necesario emplear jabones neutros y cremas hidratantes sin perfume".

¿Es recomendable cortarse las uñas en esta cuarentena?

Sí. Según ha explicado nuestro experto, el Dr. Carlos Morales, en varios medios de comunicación estos días, “la zona de debajo de las uñas es el entorno idóneo para que proliferen bacterias, virus y hongos, ya que se trata de un lugar de difícil acceso a la hora de llevar a cabo las pautas de higiene”. Asimismo, este espacio tiende a retener humedad después de lavarse las manos, otro factor que favorece el desarrollo de patógenos.

De hecho, como es una zona especialmente difícil de limpiar, los profesionales sanitarios estamos muy acostumbrados a seguir protocolos de higiene de manos mucho más estrictos. Además, se nos recomienda llevar las uñas cortas y usar guantes en la mayoría de los procedimientos.

Esta recomendación acerca de llevar las uñas cortas es especialmente importante ahora para toda la población porque está demostrado que, junto con el aislamiento social, la higiene de manos es la principal medida para contener la propagación del virus. Llevar las uñas cortas ayuda a que nuestras manos estén más limpias; así reducimos también el riesgo de extenderlo cuando nos tocamos la cara, la boca o los ojos.

En estos días es más importante que nunca llevar las uñas cortas y limarlas para que no queden picos o astillas que puedan dar cobijo a partículas virales.

¿Debo evita pintarme las uñas mientas dure la alerta por coronavirus?

Sí. Por varios motivos, según ha aclarado el Dr. Morales. Por una parte, llevar las uñas esmaltadas puede camuflar la presencia de suciedad debajo de las uñas, con los riesgos que hemos mencionado. Por otro lado, las lacas de uñas tienden a agrietarse después de haberlas aplicado y en estas grietas es posible que se acumulen partículas virales.

Finalmente, otro motivo para no pintarse las uñas durante esta alerta sanitaria es que el esmalte de uñas obstaculiza la labor de los profesionales sanitarios en caso de que tengan que dispensarnos atención urgente.

“Una de las maneras más rápidas y menos invasivas que tenemos de valorar la saturación de oxígeno (un parámetro que os indica la cantidad de oxígeno disponible en sangre y nos permite evaluar la función respiratoria del paciente) es acoplar un dispositivo llamado pulsioxímetro en forma de pinza en el dedo del paciente”.

Varios estudios realizados al respecto concluyen que la laca de uñas puede interferir en el funcionamiento del sensor y arrojar mediciones erróneas. De hecho, el esmalte de uñas se retira de manera rutinaria en caso de tener que llevar a cabo esta valoración en pacientes con las uñas pintadas.

Teniendo en cuenta cómo se encuentran actualmente los servicios hospitalarios no parece prudente complicar aún más la labor de los profesionales, máxime si pensamos que las manicuras semipermanentes y las uñas de gel no se retiran fácilmente.

¿Cómo cuido mis manos durante esta cuarentena?

El lavado frecuente de manos y el uso de geles hidroalcohólicos puede resecar e irritar la piel de nuestras manos. Para evitar este efecto, debemos usar un jabón con pH neutro e hidratarlas muy bien cada vez que nos las lavemos, tal como explica nuestra especialista, la Dra. Natalia Jiménez en Saber Vivir. Las cremas que usemos para las manos deben contener agentes como la glicerina, la urea y el ácido hialurónico para asegurarnos unas manos suaves e hidratadas. Esta pauta es especialmente importante si usamos geles de hidroalcohol, ya que estos productos resecan más la piel por su contenido en alcohol. 

¿Debo usar fotoprotector aunque no salga de casa?

Sí. La protección solar es una máxima fundamental dentro de las rutinas de cuidado de la piel y deberíamos mantenerla durante todo el año, incluso en días nublados y aunque, como en este estado de alarma por coronavirus, no salimos de casa o lo hacemos para lo mínimo imprescindible. 

Además de que la radiación solar puede atravesar ventanas y balcones, incidiendo así en nuestra piel, debemos tener en cuenta que durante este periodo de reclusión vamos a estar más expuestos a la luz azul que emiten las pantallas de móviles, tabletas y ordenadores. Por eso, debemos usar una crema que incorpore un filtro protector de este tipo. 

La Dra. Jiménez lo comentaba también en Saber Vivir.


¿Mis cremas y maquillaje atraen el coronavirus?

No. La Dra. Cristina García Millán ha sido la encargada de desmentir este error que ha circulado por la red según el cual las cremas y los productos de maquillaje (fundamentalmente las bases y fondos) actuaban como una especie de imán para el SARS-Cov2 e incrementaban el riesgo de contraer la infección.

García Millán explicaba en SModa, publicación de belleza del diario El País, que este coronavirus no traspasa la piel y que la manera que tiene de entrar en el organismo humano es a través de las mucosas. “Por eso es tan importante proteger la nariz, los ojos y la boca de las gotículas que exhala alguien al hablar, toser o estornudar”. 

De esta manera, los dermatólogos insisten en que se pueden y, de hecho, se deben seguir las mismas pautas de cuidado de la piel que se llevan a cabo cada día sin temor, sobre todo porque la mayor parte del tiempo estaremos confinados en casa. En este sentido, es importante mantener unas pautas de higiene personal, no solo de manos. Eso incluye limpiar la piel del rostro dos veces diarias y aplicar las cremas de tratamiento como se viene haciendo habitualmente y, si se desea, maquillarse con normalidad.

La única excepción que García Millán hace al respecto se refiere a las profesionales sanitarias, sobre todo si trabajan en UCI. Para este colectivo, los especialistas recomiendan priorizar la higiene sobre la cosmética a a hora de prefenir el contagio por coronavirus y cuidarse la piel evitando usar productos superfluos que dificulten la aplicación de otras medidas de protección, pero no por el hecho de que el maquillaje o las cremas atraigan el virus. “Además, en estos momentos en los que hay que estar lavándose las manos constantemente y siguiendo protocolos de desinfección no tiene demasiado sentido ir maquillada siendo personal sanitario”, resume García Millán.

¿El coronavirus tiene preferencia por el pelo o la barba?

No. Además de las cremas y el maquillaje, el pelo o la barba se han convertido estos días en sospechosos de incrementar el riesgo de contagiarse por coronavirus. El doctor David Saceda, tricólogo de nuestra Unidad de Tricología y Trasplante Capilar ha especificado en varios medios de comunicación que “el coronavirus puede adherirse al pelo o la barba de la misma manera que lo hace a otras superficies de la piel; ni más ni menos”.

Sin embargo, según los datos disponibles hasta el momento sobre la supervivencia del coronavirus en diferentes superficies, y a pesar de que éste podría depositarse sobre el cabello, en realidad no parece el entorno en el que tendría más probabilidades de sobrevivir durante un periodo de tiempo prolongado.

Sonia Zúñiga, investigadora del Centro Nacional de Biotecnología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CNB-CSIC), opina que contagiarse a través de esta vía sería muy poco probable. “Para ello, alguien nos habría tenido que toser cerca en el pelo, dejarlo lleno de goterones para que hubiese carga viral importante y que nosotros nos llevásemos esa misma zona a la nariz o la boca; una conjunción de hechos muy poco habitual en la rutina diaria de cualquier persona”.

Por este motivo, los dermatólogos recomiendan no obsesionarse con este tema. Basta con mantener una higiene capilar adecuada.

Sin embargo, en este caso también encontramos una salvedad don respecto a las medidas de precaución que han de seguir los profesionales sanitarios que estos días lo están dando todo para luchar contra esta pandemia.

A ellos se les recomienda afeitarse, fundamentalmente para no obstaculizar el acoplamiento de máscaras, gafas, mascarillas… y demás material de protección que ha de ajustarse a la cara. Por otro lado, todos los sanitarios que están en contacto estrecho con pacientes ingresados por coronavirus deben llevar gorros que les cubran el pelo, un gesto que, por otro lado, es habitual en la mayoría de procedimientos médicos convencionales.

¿Por qué se me cae el pelo en esta cuarentena?

La incertidumbre, el miedo, la tristeza, la ansiedad, el estrés… son sentimientos habituales en estos días. Cualquiera de estos estados de ánimo que pueden darse mientras dure la alarma por coronavirus, puede pasar factura al pelo y al cuero cabelludo en forma de efluvio telógeno (caída transitoria) o irritaciones.

La Dra. Claudia Bernárdez, tricóloga de nuestra Unidad de Tricología y Trasplante Capilar explicaba en la revista Telva que "en esta situación de estrés por el coronavirus puede que el pelo se caiga unos meses después de haber pasado el punto álgido de nerviosismo. El folículo piloso está a unos 4 milímetros bajo la piel y se trata de unas células súper activas que están reproduciéndose todo el tiempo. Son muy susceptibles a dañarse. Sabemos que el cuerpo, cuando está en una situación de estrés, frena el crecimiento del pelo y, una vez vuelve a la situación normal, lo hace crecer de nuevo".

Por este motivo, hemos de saber que nos enfrentamos a una caída temporal y que no debe preocuparnos. "De hecho, no se nota de manera inmediata; el estrés no genera una caída repentina", advierte la experta.

El efluvio telógeno es un recambio capilar que puede estar causado por diversos motivos (hormonales, nutricionales, …), pero es temporal. La caída del cabello característica del efluvio telógeno se nota en una mayor cantidad de pelos en el desagüe de la ducha, en el cepillo, en la almohada… pero no en la aparición de calvas o placas en las que hay ausencia total de cabello. Es decir, la melena pierde densidad de manera difusa y generalizada.

En líneas generales, la situación revierte dos o tres meses después de haberse iniciado sin necesidad de llevar a cabo ningún tratamiento específico. No obstante, si transcurrido ese tiempo el pelo sigue cayendo, es necesario acudir a un dermatólogo especializado en tricología para que paute la terapia adecuada.

Entre tanto, es conveniente seguir lavándose el pelo con la regularidad habitual, ya que lavarlo no hace que se caiga más, y cuidarlo como de costumbre. Incluso, este puede ser un momento para prescindir de tenacillas, planchas, secadores y tintes que, si bien no influyen en la caída del cabello, sí pueden castigar la fibra capilar. 

Imagen de Arek Socha en Pixabay

 

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados