Tipos de cicatrices y su tratamiento

Publicado por:

Categoría: Cicatrices

La cicatrización es un proceso fisiológico que se produce en la piel tras una herida de cualquier origen (quirúrgica, traumatismos accidentales, quemaduras, post-inflamatorias como en el acné). Por desgracia, las cicatrices resultantes en muchos casos no son todo lo estéticas que nos gustaría o incluso pueden asociarse con molestias o síntomas (picor, dolor, dificultad para movilizar una zona en concreto). Para todos estos casos de cicatrices patológicas o inestéticas, existen distintos tratamientos o combinaciones de éstos que nos pueden ayudar a su mejora y a disimularlas. 

Tratamiento correcto de una cicatriz

Lo principal para elegir el tratamiento correcto de una cicatriz es realizar un diagnóstico dermatológico preciso para determinar cuales son los problemas presentes. En ocasiones tendremos cicatrices con un problema vascular importante, que suelen ser aquellas que se muestran muy rojas, con gran cantidad de vascularización. Otras veces el problema tiene que ver más con el volumen de la cicatriz, bien sea porque está muy engrosada (hipertrófica) o porque se muestra deprimida (atrófica).

Este diagnóstico se realizará mediante la exploración física y en ocasiones requerirá de pruebas de imagen como la dermatoscopia o la ecografía entre otras. Una vez determinados los problemas presentes en la cicatriz es cuando se puede elegir la mejor combinación de tratamientos para caso. Hay que destacar que el tratamiento precoz de las cicatrices, en las primeras semanas o meses tras su producción, es el que va a conseguir mejores resultados.


Tipos de cicatrices frecuentes y su tratamiento

A continuación se incluyen algunos tipos de cicatrices frecuentes y sus posibles tratamientos:

Cicatrices de acné

Las cicatrices de acné suelen ser cicatrices atróficas, deprimidas, que aparecen en la cara en la mejilla, frente o mentón. En algunos casos también pueden asociar coloración rojiza.

Los mejores resultados se obtienen con tratamientos encaminados a rellenar esa falta de colágeno presente en las cicatrices y a liberar la fibrosis que tienen estas cicatrices en su parte inferior. Para ello se suelen utilizar combinaciones de técnicas quirúrgicas como la subcisión (corte superficial por debajo de la cicatriz) y láseres fraccionados de remodelado (ablativos, como el CO2 o Erbio; o no ablativos como el Fraxel®). Para conseguir mejores resultados también se pueden combinar estas técnicas con la administración de Plasma Rico en Plaquetas inyectado en las zonas tratadas, ya que ayudará a una recuperación más rápida y a potenciar el efectos de las otras técnicas.

Cicatrices quirúrgicas

Los resultados de las cicatrices quirúrgicas pueden ser muy variados dependiendo de la zona en la que se haya realizado la cirugía, cuidados post-quirúrgicos y edad del paciente entre otros. Uno de los problemas que más vemos en las cicatrices quirúrgicas es el exceso de vascularización que se manifiesta como cicatrices muy rojas. Para conseguir eliminar esta coloración los mejores resultados se obtienen con láseres vasculares (láser de colorante pulsado y láser de Neodimio) o luz pulsada intensa.

Cicatrices queloideas

Las cicatrices queloideas son un tipo de cicatriz patológica especial que pueden aparecer asociadas a distinto origen: cirugía, acné en espalda principalmente, heridas accidentales o incluso aparecer de forma espontánea. Se trata de cicatrices muy engrosadas, que crecen progresivamente y que incluso sobrepasan los bordes de la herida inicial. Los mejores resultados para frenar su crecimiento se obtienen combinando láseres vasculares, láseres de remodelado e inyecciones de corticoides. En ocasiones pueden requerir de otras técnicas como la excisión quirúrgica, crioterapia o incluso radioterapia.

Cicatrices por quemaduras

Las cicatrices por quemaduras tienen unas características especiales que requieren de combinaciones de tratamientos distintos. Es muy frecuente que estas cicatrices tengan síntomas como picor o dolor, o que incluso limiten la movilidad de la zona a la que afectan. Los mejores resultados para conseguir normalizar la piel se obtienen con los láseres fraccionados ablativos (como el láser de CO2 fraccionado) que activa una remodelación en la piel y ayuda a liberar la fibrosis en los casos en que la cicatriz dificulta la movilidad en una zona. En algunos casos estos láseres se asociaran a otras técnicas quirúrgicas como las plastias o injertos. 

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados