Tobillos negros: dermatitis ocre

Publicado por:

Categoría: Dermatología Clínica

Es muy frecuente que los pacientes consulten a su cirujano vascular al percibir cambios de coloración en el dorso del pie, el tobillo y el tercio distal de las piernas. Suelen atribuir esta pigmentación a problemas circulatorios. Además no es raro que se quejen de picor esporádico en la zona, descamación y fragilidad cutánea, con retraso de la curación de pequeñas heridas que en ocasiones acaban transformándose en verdaderas úlceras venosas. ¿A qué se deben realmente estos cambios cutáneos que hacen que los tobillos tengan un color negro?

Por qué aparecen los tobillos negros

Existe una condición denominada dermatitis ocre, típica de las personas con insuficiencia venosa. La causa de este cuadro está en las alteraciones microcirculatorias secundarias al aumento de la presión de las venas de los miembros inferiores. Las venas de los miembros inferiores tienen que transportar la sangre de vuelta al corazón, tras haber irrigado los tejidos. Es un recorrido que tiene que vencer la fuerza de la gravedad.

Afecta a personas con predisposición genética, obesas, con antecedentes de muchas gestaciones o que trabajan mucho tiempo de pie o sentados.  Estas venas acaban dilatándose y siendo menos eficaces para impulsar la sangre de vuelta al corazón. Esto hace que la presión en su interior aumenta y con ella su permeabilidad. Así, se produce la salida fuera de los vasos de los glóbulos rojos y otros elementos de la sangre como células inflamatorias. Como es lógico, los glóbulos rojos fuera de los vasos sanguíneos no sirven para nada, y por tanto son destruidos. En este este proceso de eliminación de los glóbulos rojos se forma un pigmento de hierro que se llama hemosiderina y es de color marrón. Se ve por transparencia a través de la piel, a la que confiere una pigmentación irregular y muy antiestética que suele ser más intensa en las zonas más bajas y más suave a medida que se acerca uno a la rodilla.

Además de la dermatitis ocre no es raro que los pacientes presentan otras manifestaciones cutáneas de su insuficiencia venosa, como el eccema de estasis, que es una condición pruriginosa (que pica) y descamativa que se produce tras la salida de células inflamatorias de los vasos y que a su vez puede producir aún más pigmentación, en este caso la llamada pigmentación post-inflamatoria, que se produce a expensas de otro pigmento en este caso negro, que es la melanina.

 ¿Existe un tratamiento eficaz para los tobillos negros?

Muchos pacientes están muy afectados psicológicamente porque se avergüenzan de enseñar las piernas. Desafortunadamente el tratamiento para los tobillos negros, es algo desalentador, ya que se sustenta sobre todo en la prevención y es poco eficaz sobre la pigmentación ya instaurada. La base del tratamiento es combatir la insuficiencia venosa con el procedimiento que su cirujano vascular estime oportuno (láser, radiofrecuencia, cirugía, esclerosis...), el uso de medias de compresión para disminuir la presión venosa, medidas posturales... La segunda cuestión es el tratamiento del eccema de estasis, que se hace con tratamientos médicos tópicos y de mantenimiento con emolientes adecuados.  Sobre las alteraciones pigmentarias que ya existen se han propuesto distintas medias terapéuticas de eficacia variable: láseres de pico o nano segundos de longitud de onda con pico de absorción en el marrón o negro; cremas despigmentantes que solo actúan sobre el pigmento melánico más superficial;  Inhibidores de la calcineurina tópicos que logran aclaramientos discretos al reducir el status inflamatorio de estas pieles y filtros solares para evitar agravar la pigmentación postinflamatoria del eccema de estasis.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados