Tratamiento de cicatrices con láser

Publicado por:

Categoria: Cicatrices

Los láseres se pueden utilizar tanto para prevenir usados en etapas precoces (incluso desde la retirada de puntos) como para tratar las cicatrices patológicas: atróficas, hipertróficas y queloideas.

Es importante destacar que cada tipo de cicatriz y por lo tanto cada paciente requerirá una combinación de tratamientos distinta y que los dermatólogos somos los especialistas mejor preparados para elegir estas terapias.

Principales láseres utilizados en el tratamiento de cicatrices

A modo resumen, los principales láseres que usamos para la cicatrización se pueden resumir en 2 grupos:

    1. Láseres vasculares (láser de colorante pulsado, láser KTP, láser de Neodimio:YAG...) o luz pulsada intensa: Nos ayudan a controlar las cicatrices más vascularizadas y recientes (más rojas), además de prevenir el crecimiento de cicatrices queloideas e hipertróficas.
    2. Láseres fraccionados de remodelado o “resurfacing”: estos láseres generan columnas microscópicas de coagulacón en la piel para activar un proceso de regeneración más ordenado y estético. Pueden usarse en su versión ablativa (CO2 y Erbio:YAG), con resultados más rápidos pero mayor tiempo de recuperación; o en su versión no-ablativa (Er:Glass, Diodo, Thulium...), con resultados más lentos y en más sesiones, pero mejor tolerados.

Además, es frecuente que asociemos los láseres con tratamientos farmacológicos locales (tópicos, inyectados o vehiculizados por el láser) tales como los corticoides, 5-fluorouracilo o imiquimod en cicatrices hipertróficas y queloideas; o los rellenos con ácido hialurónico o poli-L-láctico para cicatrices atróficas.

Dr. Adrián Alegre
0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados