Tratamiento de moluscos contagiosos

Publicado por:

Categoría: Dermatología pediátrica

Introducción. En qué consisten los Moluscos contagiosos:

    Son muchos los pacientes, tanto niños (frecuente contagio en colegios, piscinas, etc), como adultos (en este caso el contagio suele ser por contacto sexual) que acuden a la consulta dermatológica aquejados de unos “granitos” que aparecen de forma aguda y generalmente van acompañados de picor (aunque a veces no molestan). Los moluscos contagiosos se presentan como lesiones umbilicadas (puesto que tienen una invaginación en el centro), del color de la piel y en ocasiones acompañados de costra pues se pueden erosionar espontáneamente. Su aspecto característico hacen muy fácil su diagnóstico por parte del dermatólogo.

    El molusco contagioso es un virus que pertenece a la familia de poxvirus. Es especialmente frecuente en niños con dermatitis atópica, quienes tienen de base una barrera cutánea alterada y por tanto más susceptible a las infecciones por este tipo de virus. Pueden aparecer en cualquier lugar de la piel y es frecuente el autocontagio de unas zonas a otras o entre niños de una misma familia o clase.

    ¿Existe tratamiento para los moluscos contagiosos?

    Sí, existen múltiples opciones terapéuticas, desde dejarlos en observación sin realizar ninguna acción terapéutica (ya que autoinvolucionan con el tiempo, aunque tras periodos que varían desde los 6 meses o 4 años de media) hasta tratamientos más intervencionistas. El principal inconveniente de esta última opción es los efectos secundarios (irritación) que para curar los moluscos contagiosos se tiene que producir.

    La no intervención tendría como inconveniente la posibilidad de fomentar el autocontagio a otras partes del cuerpo o el contagio a otras personas.

    A continuación se describen las opciones terapéuticas más utilizadas para los moluscos contagiosos:

        • Crioterapia: Congelación con nitrógeno líquido. Tiene el inconveniente de ser doloroso, producir una importante costra (a veces ampolla), hipo o hiperpigmentaciones residuales y ser necesarias unas 3-4 sesiones para la curación.
        • Preparados tópicos irritantes: Cantaridina tópica al 1%: Es un extracto de veneno de escarabajo. Produce gran irritación en la zona; hidróxido de potasio (a diferentes concentraciones) es bastante utilizado en la práctica clínica, aunque también produce irritación lesional y puede que perilesional pero ha demostrado igual eficacia que crioterapia utilizado al 10%, con mejores resultados cosméticos; podofilino al 3%; ácido tricloroacético…
        • Antivirales: Cidofovir 0,3-3% en gel o crema una vez al día durante un máximo de 15 días, que es un análogo de nucleósido activo frente al poxvirus. Los resultados obtenidos son muy variables con este tratamiento.
        • Inmunomodulación: Imiquimod 5% crema: El molusco contagioso no es una indicación aprobada en la ficha técnica de este producto, pero ha demostrado curaciones en un porcentaje importante de casos. El principal inconveniente que tendría es la irritación e inflamación que induce, especialmente incómoda en localizaciones faciales o genitales.
        • Curetaje: Consiste en la extirpación con una herramienta metálica que realiza un legrado (cureta) de la lesión. Generalmente se aplica previamente anestesia tópica. Es muy efectiva pues en el momento todas las lesiones visibles son eliminadas, pero muy agresiva, produce sangrado y puede ocasionar cicatrices, hipo o hiperpigmentaciones residuales.
        • Oral: Cimetidina: Es un antagonista de los receptores de histamina. Generalmente utilizada en casos de moluscos contagiosos múltiples a dosis de 40mg /Kg /día. Buena tolerancia pero resultados variables.

      ¿Hay alguna novedad terapéutica?

      Sí, el láser de colorante pulsado o v-beam es un tipo de láser que utiliza una luz con una longitud de onda que tiene especial afinidad por la hemoglobina (presente en los vasos sanguíneos) y esto hace que destruya los pequeños vasos que nutren a los moluscos contagiosos induciendo así su desaparición. Se cree que también la reacción inflamatoria que induce en la piel activa las defensas que acaban destruyendo al virus del molusco contagioso.

      Tiene la ventaja de presentar excelentes resultados cosméticos y ser muy bien tolerado con la aplicación previa de anestesia tópica. Tras la sesión se alcanza un color purpúrico de las lesiones tratadas que en una semana ya han desaparecido. No deja cicatriz ninguna y es uno de los tratamientos más rápidos disponibles en el momento actual.

      El láser de colorante pulsado ha sido utilizado desde hace décadas en dermatología y su éxito se basa en su excelente perfil de seguridad y en la variedad de dianas terapéuticas, pues aunque inicialmente fue diseñado para mejorar lesiones vasculares, con el tiempo ha demostrado también su eficacia en lesiones inflamatorias (por ejemplo rosácea, acné, psoriasis, lupus, granuloma anular) o lesiones infecciosas (verrugas virales, leishmania y también en el caso de los moluscos contagiosos).

      ¿Cuántas sesiones de láser son necesarias?

      Existen curaciones descritas tras una única sesión de láser, aunque generalmente son necesarias 2 o 3 para completar la curación. En los estudios publicados, las respuestas se mantenían incluso 3 meses después de la sesión.

      ¿Se puede combinar con algún otro tratamiento?

      Se puede combinar con otros tratamientos, como por ejemplo el inmunoferón que es un suplemento nutricional diseñado para estimular las defensas frente al virus y así hacer más mantenida la respuesta.

      ¿Alguna otra novedad terapéutica para los moluscos contagiosos?

      También recientemente se ha constatado la eficacia de la terapia fotodinámica para la erradicación de lesiones de moluscos contagiosos. Consiste en la aplicación de una crema fotosensibilizante con la posterior irradiación con una fuente de luz roja. El mecanismo por el cual esta terapia es eficaz se basa fundamentalmente en la destrucción directa de las células que contienen el virus y secundariamente en la producción de una reacción inflamatoria e inmunológica que contribuye a la eliminación del mismo. La ventaja sería el excelente resultado cosmético obtenido, pero la desventaja el dolor sufrido durante la irradiación lumínica.

      En general, para la elección de la terapia más adecuada para los moluscos contagiosos se ha de tener en cuenta ciertos factores como edad, localización, número de lesiones, tiempo de evolución de las mismas, tratamientos previos, patología dermatológica asociada o trastornos de inmunosupresión asociados. Destacar que, el que un paciente no responda de forma rápida a los tratamientos pautados no traduce un fallo en el sistema inmunológico ni mucho menos, sino simplemente ciertos pacientes tardan más en reconocer el virus como agente extraño y en desarrollar en consecuencia las defensas específicas que conllevarán su erradicación.

      0

      COMPARTE ESTE ARTÍCULO

        Artículos relacionados