Tratamiento del melanoma metastásico

Publicado por:

Categoría: Cáncer de piel

Hace ahora un año publiqué en este blog que el ipilimumab se trataba del primer fármaco que demostraba mejoras en la supervivencia a largo plazo del melanoma metastásico en un estudio aleatorizado fase III.

Aprobado por la Comisión Europea en julio de 2011, representaba uno de los avances más significativos en el tratamiento de esta enfermedad en 30 años. Las autoridades sanitarias españolas comenzaron a reembolsar el importe de este fármaco en noviembre del año pasado, cuyo nombre comercial es “Yervoy”.

En el Congreso Europeo del Cáncer que se acaba de celebrar se han publicado los resultados de un análisis de los datos de supervivencia de 12 estudios en los que han participado 1261 pacientes con melanoma metastásico (avanzado o inoperable) en tratamiento con “Yervoy” (Ipilimumab) a diferentes dosis y regímenes. En este análisis se observó que la curva de supervivencia se estabiliza a los tres años, con algunos pacientes que permanecían en seguimiento hasta diez años.

La supervivencia supera el 20 % a los tres años.

Este estudio es alentador, especialmente cuando se tiene en cuenta que el melanoma metastásico es una de las formas más agresivas de cáncer e, históricamente, el promedio de supervivencia era sólo de 6 a 9 meses.

Se trata de un fármaco que estimula el sistema inmune del paciente para que destruya las células malignas. Sabemos desde hace tiempo que la aparición y el desarrollo del melanoma está muy relacionado con el sistema inmunitario del paciente. Potenciar las defensas naturales para combatir el tumor es el principal objetivo de la denominada “inmuno-oncología”.

Estos estudios confirman que el el ipilimumab ofrece la posibilidad de curar a 1 de cada 5 pacientes con melanoma metastásico.

Esto supone un importante avance, teniendo en cuenta que 4000 españoles fallecen al año a causa de este tipo de cáncer de piel, cuya incidencia no ha parado de aumentar en los últimos años, experimentando un crecimiento del 7% anual. De hecho, entre los 30 y los 49 años el melanoma maligno ya es el segundo cáncer en prevalencia.

Los dermatólogos siempre recordamos que el mejor tratamiento del melanoma es un diagnóstico precoz.

Para ello contamos con sistemas de dermatoscopia digital que permiten el diagnóstico del melanoma en una fase tan precoz en la que la simple extirpación del lunar es curativa en el 100% de los casos. No nos cansamos de repetir a nuestros pacientes la conveniencia y necesidad de realizar controles periódicos de los lunares mediante dermatoscopia para evitar el desarrollo de los melanomas.

El chequeo de los lunares al menos una vez al año debe formar parte de nuestros hábitos de salud. Evitar las quemaduras solares y la realización periódica de dermatoscopia digital son el eje de la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer de piel.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados