Tratamiento proactivo en dermatitis atópica

Publicado por:

Categoría: Dermatología Clínica

Los pacientes con dermatitis atópica saben por experiencia que aunque consigan controlar los brotes agudos de eccema con el tratamiento apropiado, incluso cuando no están en uno de esos brotes, su piel no es completamente “normal”, sino que tiene tendencia a una gran sequedad, a la descamación, y al picor, como si, en definitiva, se mantuviese un mínimo grado de dermatitis en todo momento.

En efecto, la piel del atópico tiene alteraciones estructurales que no desaparecen con el tratamiento de los brotes, y que la convierten en una piel siempre “sensible”.

Por eso actualmente se propugna el llamado tratamiento proactivo, que consiste en mantener un tratamiento continuo, aunque no diario, durante tiempo prolongado. Se trata de aplicar un inhibidor tópico de la calcineurina ( tacrolimus o pimecrolimus) dos días a la semana en ausencia de brotes. El tratamiento se aplicará sobre las zonas que habitualmente se ven afectadas por la dermatitis cuando ésta brota.

Este planteamiento terapéutico se ha demostrado eficaz para ampliar los periodos de tiempo libres de brotes y para facilitar el control de la dermatitis atópica.

Y, al contrario de lo que pueda parecer a primera vista, no se traduce en un gasto mayor de medicamentos, sino todo lo contrario, puesto que se reducen los episodios en los que es necesario el tratamiento diario, tanto en número como en duración. Eso sí, es fundamental que el paciente o los padres, en el caso de los niños, entiendan la necesidad de tratarse también cuando no hay eccema aparente, además de mantener los cuidados habituales de las pieles atópicas.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados