Tratamientos dermatológicos en verano

Publicado por:

Categoría: Dermatología Estética

El verano es una época del año en la que debido a la intensidad de la radiación solar muchos de los tratamientos dermatológicos que realizamos rutinariamente no están recomendados. No obstante, existen múltiples opciones terapéuticas que pueden realizarse en esta estación y que van a permitir mantener nuestra piel en perfectas condiciones, atenuando los efectos nocivos de la exposición solar.

Es fundamental evitar tratamientos agresivos y personalizar las técnicas a realizar en función del tipo de piel de nuestro paciente.

Esta individualización la conseguimos mediante el llamado Análisis Dermocosmético el cual emplea la última tecnología para informar de manera integral y precisa del estado y características de nuestra piel. En función de este análisis, que nos indicará qué aspectos de nuestra piel podemos mejorar, recomendaremos los siguientes tratamientos dermatológicos en verano:

Tratamiento de arrugas faciales con toxina botulínica

En la época estival se incrementa la exposición a la radiación ultravioleta, lo cual va a producir la necesidad de contraer constantemente la musculatura de la zona periocular como mecanismo de protección frente al sol. Esto va a dar lugar a la aparición de arrugas o va a hacer más profundas las ya existentes. Es interesante destacar además que la musculatura periocular cuanto más se usa, más se hipertrofia (se hace más potente) y por ello aparecerán más arrugas y se marcarán en mayor medida las ya existentes a lo largo del verano.

Para intentar disminuir dicha contracción y hacer, por tanto, un tratamiento, pero también una prevención, la opción de elección es la toxina botulínica. Esta contrarrestará las arrugas al bloquear parcial o totalmente, dependiendo de la dosis empleada, los músculos implicados en su aparición.

El objetivo siempre ha de ser intentar buscar un resultado natural, sin eliminar la expresión personal de cada uno.

La técnica de aplicación es sencilla y se procede mediante múltiples pinchazos depositándola en puntos concretos de la zona facial, a nivel muscular. El efecto de la toxina botulínica durará varios meses. Prácticamente no presenta contraindicaciones y puede emplearse ya desde edades tempranas para prevenir la aparición de arrugas indeseadas.

Reponer volumen con rellenos de ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia natural que está presente en nuestro cuerpo de forma habitual. Es capaz de retener grandes cantidades de agua y constituye un componente importante del espacio extracelular, siendo su uso ideal para dar volumen y lubricar los tejidos, sin afectar a la función normal celular. Tras su aplicación, la vida media del ácido hialurónico oscila entre los 6 y 12 meses.

Su aplicación puede realizarse sin problemas en la época estival y la emplearemos para reponer el volumen facial que tiende a disminuir con el paso del tiempo en zonas como los pómulos o los labios y nos permitirá rellenar arrugas con diferente tipo de profundidad.

Revitalización cutánea con láser de picosegundos (Picosure)

Este láser revolucionario presenta una lente especial (lente Focus) destinada a la revitalización facial. Se consigue un rejuvenecimiento cutáneo, sin presentar reacciones adversas significativas tras el mismo, lo que permite su empleo en meses de verano. El mecanismo de acción se basa en el empleo de columnas de energía que actúan en las capas más superficiales de la piel, dando lugar a largo plazo a un incremento en la síntesis de colágeno y elastina en la dermis.

Hidratación cutánea en profundidad: mesoterapia

La mesoterapia facial tiene como objetivo la revitalización profunda de la piel a base de microinyecciones con vitaminas y/o ácido hialurónico.

Las microinyecciones consisten en pequeñas infiltraciones intradérmicas por todo el rostro, que dejan una pequeña cantidad de producto, que tendrá un efecto de hidratación y nutrición. Se considera una técnica de rejuvenecimiento facial mínimamente invasiva y que, por lo tanto, puede realizarse en los meses de verano. Con cada sesión se obtiene una piel más joven y luminosa, con una gran hidratación. Este beneficio se logra gracias a que las sustancias depositadas, así como el mismo efecto producido por el pinchazo en sí mismo. Se requieren en general varias sesiones con una cierta periodicidad, que variará según las condiciones de la piel evidenciadas mediante el Análisis Dermocosmético.

Con similar mecanismo de administración, puede emplearse el Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que consiste en una técnica de medicina regenerativa que emplea las propias plaquetas presentes en la sangre del paciente para estimular la regeneración de la piel. Tiene múltiples indicaciones, como son la mejoría de las cicatrices de acné y de la calidad general de la piel.

Luminosidad facial con peelings superficiales

Existen algunos peelings que sí pueden realizarse en los meses de verano. Se les denomina “peelings muy superficiales”. Reciben este nombre porque actúan exclusivamente sobre la capa córnea (la más superficial de nuestra piel) y no llevan asociado por ello inflamación reactiva.

El objetivo de tratar la capa córnea es que cuando esta se engruesa o desestructura, la piel se vuelve más áspera y rugosa, teniendo un aspecto deshidratado y sin brillo. El empleo de peelings muy superficiales va a permitir iluminar la piel, eliminar las células muertas, mejorando de esta manera el aspecto de la misma. Poseen además la ventaja de tener una excelente tolerancia y dado que el pelado casi imperceptible, nos permiten continuar con nuestra vida laboral y social.

Combatir la flacidez facial: tratamiento con Radiofrecuencia

Para luchar contra la flacidez empleamos dispositivos de radiofrecuencia que, mediante el calor que genera en las capas profundas de la piel, produce un tensado de la misma, disminuyendo así la caída de la piel.

Aunque los efectos se notan ya durante el tratamiento, se necesitarán entre 3 y 5 sesiones de radiofrecuencia, separadas entre 2 y 4 semanas para observar unos resultados más notables. Además, la mejoría sigue apareciendo hasta varios meses después de haber recibido el tratamiento, pues es cuando se produce en la piel la sustancia encargada del tensado: el colágeno producido por los fibroblastos.

Al ser un tratamiento que no produce ningún efecto adverso, se puede recibir en cualquier momento del año ya que no va a interferir con nuestra actividad diaria, pudiendo ir a trabajar o asistir a eventos sociales tal cual se sale de la consulta.

Como complemento a todos estos tratamientos dermatológicos, pueden realizarse tratamientos en cabina con diferentes finalidades (purificante, hidratante, antioxidante, etc.), todos ellos recomendados en base a las características individuales de la piel de nuestro paciente.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados