Tricología. Lo mejor de 2019 y lo que nos depara 2020

Publicado por:

Categoría: Blog

Nada más entrar en el año nuevo, toca hacer balance de lo que ha dado de sí el anterior, pero sobre todo, de lo que nos depara el que acabamos de estrenar. La tricología, el área de la dermatología que se encarga de estudiar y tratar los problemas capilares, es una de las subespecialidades que más alegrías nos lleva dando en los últimos tiempos y, afortunadamente, una de las que más novedades interesantes nos depara a corto, medio y largo plazo.

Lo mejor de la tricología en 2019 

Dosis menores e igualmente eficaces de minoxidil y dutasterida

Todos los especialistas que prescriben tratamientos farmacológicos de larga duración, y los de las alopecias lo son, aspiran a lograr el mejor resultado con las dosis mínimas de medicamento. El objetivo no es otro que reducir al máximo las contraindicaciones y efectos secundarios que toda medicación lleva consigo.

Esto es precisamente lo que se está consiguiendo con el minoxidil oral, un tratamiento que ha transformado el abordaje de la alopecia androgénica masculina y femenina usada por más del 60% de los tricólogos. Según varios estudios, se pueden lograr resultados muy similares administrando dosis menores de minoxidil oral que las que se emplean habitualmente.

Otros trabajos, incluyendo uno elaborado por miembros de nuestra Unidad de Tricología y Trasplante Capilar que acaba de ser aceptado para su próxima publicación, han llegado a conclusiones similares con la dutasterida oral, un medicamento similar a la finasterida, aunque con una potencia algo mayor.

La dutasterida se emplea en el manejo de la alopecia androgénica y, según un trabajo elaborado por especialistas de nuestra unidad, es una alternativa segura y eficaz bien para varones con alopecia androgénica incipiente, bien para hombres que llevan tiempo en tratamiento y han logrado alcanzar una mejoría.

En estos grupos de pacientes se pueden administrar dos o tres cápsulas semanales de dutasterida en lugar de hacerlo diariamente y lograr un beneficio claro en el tratamiento de la alopecia androgénica masculina. Si además este fármaco se combina con minoxidil oral los resultados son, en palabras del Dr. Sergio Vañó, director de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén: “excelentes, tal y como hemos comprobado tratando a varones con alopecias androgénicas de patrón difuso”.

Nuevas vías de administración de medicamentos para la alopecia

En 2019 se han producido novedades muy significativas con respecto a las vías de administración de los antiandrógenos, una familia de medicamentos que se prescriben habitualmente contra la alopecia androgénica (la más habitual y que está relacionada con las hormonas típicamente masculinas).

La importancia de desarrollar vías de administración más locales y específicas ayuda a conseguir beneficios terapéuticos con dosis menores de un principio activo y a reducir la probabilidad y severidad de los efectos secundarios de los productos que actúan a nivel sistémico.

En este aspecto, se han logrado muy buenos resultados con finasterida y clascoterona de uso tópico en ensayos clínicos que todavía están en marcha. De hecho, albergamos la esperanza de que el lanzamiento de la finasterida en gel no se demore más allá de 2020 o 2021.

Terapias no farmacológicas para la alopecia androgénica

La gran experiencia acumulada en la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar, nos ha permitido comprobar que a la hora de tratar la mayoría de las alopecias se logran mejores resultados cuando combinamos varios tratamientos en lugar de usar uno solo.

De esta forma, en los últimos años se han ido incorporando nuevos procedimientos como el plasma rico en plaquetas, el microneedling o el láser de baja potencia que hemos empleado fundamentalmente para potenciar los efectos de los medicamentos  de primera línea terapéutica, para facilitar la penetración de los principios activos en el cuero cabelludo o para ofrecer una alternativa a los pacientes que no quieren o no pueden tomar los medicamentos de uso habitual, como puede ser el caso de las mujeres que estén buscando un embarazo, que no deben tomar antiandrógenos.

El plasma rico en factores de crecimiento se obtiene a partir de la sangre del propio paciente. De la muestra sanguínea que extraemos previamente al tratamiento aislamos únicamente el segmento rico en plaquetas y lo aplicamos en forma de pequeñas infiltraciones directamente en el cuero cabelludo. Hasta ahora, hemos estado aprovechando la capacidad reparadora de este producto biológico para multiplicar la eficacia de otros tratamientos y estimular los folículos pilosos, que es donde se genera el pelo.

En 2019 han visto la luz nuevos datos al respecto del uso de plasma rico en plaquetas para tratar alopecias cicatriciales, fundamentalmente liquen plano pilar. Nuestro equipo de tricólogos va a publicar los casos de varios pacientes con esta afección que no solo se estabilizaron, sino que lograron una repoblación parcial gracias a esta terapia. Se trata de una excelente noticia si tenemos en cuenta que estas alopecias cicatriciales responden peor a los tratamientos habituales. Asimismo, ya existen evidencias preliminares acerca del beneficio del láser de baja potencia en el tratamiento de esta y otras alopecias cicatriciales.

Por su parte, el microneedling ha ganado posiciones no solo como adyuvante de otras terapias, sino como tratamiento único gracias a su capacidad para liberar factores de crecimiento y activar una vía molecular relacionada con el crecimiento del cabello, lo que repercute en un engrosamiento del pelo y en un aumento de la densidad capilar.

Inmunoterapia y genética en tricología

Este año ha tenido lugar la confirmación de la eficacia de la inmunoterapia con difenciprona en pacientes con alopecia areata extensa. Un metaanálisis publicado este año ha puesto de manifiesto que el 33% de los pacientes con esta dolencia logran una repoblación completa del cuero cabelludo.

Finalmente, en 2019 se ha publicado un estudio genético de gran envergadura que describe por primera vez la alteración genética implicada en la alopecia frontal fibrosante, un tipo de alopecia cada vez más frecuente caracterizada por la pérdida del cabello (y a veces también de las cejas) en la zona de la diadema y que es especialmente traumática en el caso de las mujeres.

Según esta investigación, destacan dos mutaciones de genes que codifican proteínas relacionados con funciones del sistema inmunológico y del metabolismo de las hormonas sexuales. Estos hallazgos corroboran las sospechas de la implicación de un mecanismo doble en la aparición y desarrollo de la alopecia frontal fibrosante y el acierto de abordar el tratamiento con una combinación de antiinflamatorios e inhibidores de la 5 alfa reductasa; bien finasterida, bien dutasterida.

Trasplante capilar en alopecia frontal fibrosante

En 2019 nuestro equipo de tricólogos ha visto publicados los resultados de un estudio multicéntrico que han coordinado sobre trasplante capilar en alopecia frontal fibrosante. El resultado inicial era bueno y se mantenía los primeros años, pero a partir del tercer o cuarto año los folículos se iban perdiendo progresivamente, de tal forma que a los cinco años de la cirugía sobrevivían alrededor del 40% de los folículos trasplantados. A pesar de ello, la mayoría de los pacientes refería un gran nivel de satisfacción con el trasplante capilar.

Esto nos ha servido para relativizar nuestras propias impresiones como especialistas acerca de la eficacia de un determinado tratamiento y nos ha obligado a plantearnos el trasplante capilar como opción para pacientes con alopecia frontal fibrosante, siempre que se haya hecho una buena selección del caso, que la patología se encuentre aún en fases iniciales y explicando de manera muy detallada las expectativas de la intervención y los resultados previsibles a medio y largo plazo, dado que más de la mitad de los folículos trasplantados acabarán perdiéndose con el paso del tiempo.

Por otra parte, en el año que acabamos de dejar atrás hemos asistido a la publicación de un estudio multicéntrico que ha dejado importantes novedades en el tratamiento de la foliculitis decalvante, la tercera alopecia cicatricial más frecuente común en varones jóvenes.

Además de corroborar la eficacia de la combinación de medicamentos con la inyección intralesional de corticoides, el trabajo ha revelado el importante papel de la microbiota cutánea en la aparición y progresión de esta patología, un área en la que habrá que seguir investigando, a tenor de los datos obtenidos hasta ahora y no solo en foliculitis decalvante.

Nuestro compañero, el Dr. Óscar Muñoz, ha publicado un estudio en el que se analiza la relación entre la alopecia areata y la microbiota intestinal, es decir, la población de microorganismos que habitan normalmente en nuestro intestino. Lo más interesante es que parece que modular la microbiota puede repercutir en la mejoría de la alopecia areata, una hipótesis de trabajo que estamos deseando desarrollar y conocer en un futuro próximo.

Lo que nos depara la tricología en 2020

Resolver dudas sobre la medicación para la alopecia

En 2020 estamos esperando con bastante entusiasmo la llegada de los resultados de la tesis doctoral del Dr. Juan Jiménez. El motivo no es otro que seguramente va a despejar algunas dudas con respecto al uso de minoxidil oral que aún giran en torno a este medicamento contra la alopecia que cada día se usa más, como por ejemplo si existen variaciones con respecto a la dosis más adecuada de minoxidil en función de si tratamos a hombres o a mujeres, sobre la seguridad cardiovascular a dosis bajas, si hay alguna forma de predecir cómo responderá cada paciente al tratamiento o cuál es el patrón de aparición de vello en localizaciones no deseadas.

Por otro lado, confiamos en poder despejar incógnitas similares con respecto a las infiltraciones de dutasterida, una forma de administración que nos ha permitido reducir la dosis del principio activo, pero que ha abierto otros interrogantes relacionados con la respuesta al tratamiento, la tolerancia y las pautas de dosificación de este medicamento. Asimismo, estaremos muy pendientes de los resultados del uso masivo de anestesia por vibración para aliviar las molestias de los pinchazos que necesariamente debemos hacer para infiltrar la dutasterida.

Novedades para un diagnóstico aún más precoz

La aparición de la dermatoscopia digital supuso un verdadero salto de calidad en el estudio de los problemas capilares, así como en el seguimiento de la respuesta de los pacientes a los tratamientos prescritos. En 2020 esperamos desvelar algunas claves diagnósticas de enfermedades capilares poco frecuentes, como el liquen plano pilar o el lupus, “enfermedades para las que es fundamental hacer un diagnóstico precoz que, sin embargo, no siempre es sencillo de conseguir”, explica el Dr. David Saceda, uno de los tricólogos de nuestra unidad.

Concretamente, dentro de unos meses se publicará un estudio elaborado por el equipo de especialistas de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén sobre el lupus discoide, una enfermedad con implicaciones más allá de la pérdida del cabello en la que también juega un papel esencial el diagnóstico precoz para implantar un tratamiento efectivo cuanto antes.

Finalmente, a lo largo de este año seguramente veremos el desplazamiento progresivo de la microscopía tradicional del tricograma gracias a lentes que permiten una resolución extraordinaria a la hora de observar el tallo piloso y el cuero cabelludo. El hecho de poder observar prácticamente célula a célula va a permitir, además, abrir nuevas vías de diagnóstico e investigación.

Esperamos seguir investigando sobre el uso y aplicaciones de la videofluorescencia, una técnica que nos permite visualizar el flujo sanguíneo del cuero cabelludo, el calibre de los vasos sanguíneos y su relación con el tallo piloso. Este procedimiento todavía no está disponible en la consulta clínica, pero el hecho de poder investigar en profundidad traerá cosas muy positivas en el manejo de diferentes problemas capilares.

¿Y más allá de 2020?

Según el criterio de los especialistas de la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén, la terapia con células madre resulta muy prometedora en diversas áreas de la medicina y la tricología no es una excepción. Actualmente varias compañías están llevando a cabo ensayos clínicos con células madre foliculares en varios pacientes con alopecia androgénica. Sin embargo, los resultados de estas investigaciones no llegarán hasta dentro de dos o tres años, al menos.

Algo parecido sucede con el minoxidil sublingual, una vía de administración muy novedosa en la que tenemos puestas muchas esperanzas, ya que de esta forma evitaríamos que el hígado tuviera que metabolizar el medicamento. No obstante, los datos al respecto son aún muy preliminares y todavía tendremos que esperar algunos años para ver resultados más sólidos.

Finalmente, la denominada nueva era biológica para el tratamiento de la alopecia areata, compuesta fundamentalmente por inhibidores de la vía JAK kinasa (tofacinitib, ruxolitinib y baricitinib) se perfilan como opción interesante para repoblar el cuero cabelludo de pacientes que no han respondido a otros tratamientos convencionales. Esperamos que a lo largo de 2020 y 2021 podamos implementar esta línea de tratamiento en nuestros pacientes con alopecia areata.

Naturalmente, os iremos hablando de todo ello a lo largo de este año, en el que también acudiremos a las principales citas científicas de Tricología. Feliz 2020.

¿Necesitas diagnóstico o tratamiento para algún problema capilar? Contacta con la Unidad de Tricología y Trasplante Capilar del Grupo Pedro Jaén.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados