Tu pelo en verano: Las claves para cuidarlo

Publicado por:

Categoría: Tricología

El pelo en verano sufre la acción de varios factores que pueden dañarlo. Esos factores incluyen el calor, la exposición solar, el viento, cloro y contaminación ambiental. Pueden ocasionar una mayor fragilidad y daño estructural a la fibra capilar.

Las alteracionaes del pelo en verano pueden ser: cabello seco y encrespado, aparición de puntas abiertas o tricoptilosis.

Principales cuidados para el pelo en verano

Se recomienda seguir los siguientes consejos para proteger y cuidar al cabello durante verano y minimizar la aparición de los efectos antes mencionados.

Protección física.

Se recomienda utilizar métodos físicos de protección como pañuelos o sombreros para cubrirse el cuero cabelludo en los momentos de exposición solar. Esto no sólo proporciona protección UV adicional, sino que también ayuda a que el cuero cabelludo y el cabello retengan su humedad natural y a evitar posibles daños causados por el viento, sobre todo si este es propenso a enredarse.

Protección solar.

Hay champús y otros productos cosméticos capilares que contienen factores de protección UV, pero la protección que confieren muchas veces no es uniforme y hay que complementar con uso de barreras físicas como sombreros o pañuelos, antes mencionados. Una forma rápida y fácil de aportar protección UV es pasar suavemente los dedos a través del cabello después de aplicar protector solar en la piel.

Adecuar la frecuencia de lavados.

Es recomendable que el pelo en verano se lave frecuentemente, pero utilizando champús suaves de uso diario, y con menor capacidad detergente para evitar eliminar el manto lípidico del cuero cabelludo, que es el responsable de mantener la lubricación del mismo y de nuestro cabello.

 Reducir la frecuencia de brushings y tintes capilares.

Se recomienda reducir la utilización de secador, además de planchas o tenacillas. Suponen una fuente de calor adicional a la que ya existe durante el verano, aumentando el riesgo de secar la fibra capilar y dañar aún más el cabello. Asimismo es preferible utilizar peines de dientes anchos para desenredar el cabello, y recordar que el pelo cuando está mojado es más susceptible a fracturas.

Es preferible utilizar los tintes dos meses antes de la exposición solar intensa.

Mantener un grado de humedad adecuado.

Durante el verano debemos tener a mano soluciones humidificadoras con agua termal, aloe vera o productos que además contengan aceites naturales, como el aceite de aguacate o de argan para pulverizar varias veces al día o según lo necesario. Este gesto ayudará a que nuestro pelo en verano mantenga un grado de humedad adecuado. Ayudará a evitar daño en la cutícula del cabello por los otros factores ambientales que actúan durante el verano.

 Acondicionar siempre.

Los acondicionadores ayudarán a suavizar, evitar el frizz o encrespamiento, e hidratar y aportar brillo al cabello después del lavado. Además una vez a la semana se puede complementar con un acondicionador profundo para conseguir que poco más de la humedad en el cabello. También es recomendable que nos mantengamos hidratados con una gran cantidad de fluidos durante esta época.

 Cabello verde por las piscinas.

Los cabellos claros cuando entran en contacto con el agua de piscinas, pueden adquirir un tono verdoso. Esto ocurre por la presencia de cloro y sulfato de cobre en el agua. Podremos minimizar este efecto mediante la aplicación de champús con factor de protección  UV y protector solar, con índice mínimo de 15 en el cabello. Además utilizar champús anti-residuos para ayudar a eliminar el depósito de las sales en el cabello tras la piscina. Igualmente humedecer el cabello antes de entrar en el agua ayuda a que el cabello absorba menor cantidad de cloro y sulfato de cobre.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados