Ultherapy, combatir la flacidez con ultrasonidos

Publicado por:

Categoría: Tensado facial

¿Qué es la flacidez facial?

La flacidez es la laxitud cutánea que se produce por el deterioro progresivo del colágeno de la piel, o fibras subdérmicas responsables de mantenerla tensada. Representa uno de los problemas dermatológicos más difíciles de resolver, aunque se pueden lograr resultados satisfactorios a través de distintos tratamientos. Hasta hace pocos años, solo el lifting quirúrgico proporcionaba resultados realmente satisfactorios para los pacientes. En la actualidad se reserva para casos con una flacidez severa, no candidatos a tratamientos no invasivos. Además de los riesgos asociados a esta cirugía, el lifting quirúrgico clásico tiene una caducidad, porque con el paso de los años presenta una ausencia de estabilidad del resultado alcanzado tras la intervención.

¿En qué áreas del óvalo facial se manifiesta con mayor frecuencia la flacidez?

Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque resulta muy evidente en zonas como el cuello, los párpados o en la barbilla, con el doble mentón, sobre todo a medida que las personas van cumpliendo años. A diferencia de las arrugas, que pueden reflejar experiencia y, en cierta medida, pueden resultar estéticas, la flacidez representa fatiga y es un signo de vejez.

¿Cuál es la tendencia actual en el tratamiento de la flacidez facial?

La tendencia actual va encaminada a conseguir un óvalo facial definido, mediante métodos no invasivos eficaces que eviten el paso por el quirófano. Uno de los tratamientos más innovadores, y que mejores resultados consigue, es el empleo de ultrasonidos Ultherapy® que logran un efecto lifting sin cirugía. Además de este tratamiento, existen otras técnicas no invasivas que pueden emplearse de manera complementaria, como son la radiofrecuencia Thermage®, los hilos tensores y el tratamiento con Plasma Rico en Plaquetas (PGRF®). La ventaja fundamental de los métodos no invasivos es poder adaptar el tratamiento al proceso natural de envejecimiento. Con una frecuencia anual, podremos dirigir las opciones de tratamiento a las necesidades que presente en ese momento la zona facial, evitando de este modo resultados que no sean naturales.

El modo de obtener un óvalo facial sin flacidez va a ser diferente en cada paciente, ya que en cada caso el proceso de envejecimiento es distinto. Es por ello fundamental guiarnos con técnicas de imagen que evalúen de manera precisa la situación en la que se encuentran los compartimentos grasos de la cara, para poder establecer en qué zonas será necesario aplicar los tratamientos y cuál es la respuesta tras los mismos. La técnica de imagen que reúne los criterios de precisión e inocuidad, es la ecografía cutánea. En base a ella realizaremos recomendaciones en cuanto a tipo y periodicidad de tratamiento necesaria, obteniendo un esquema de tratamiento personalizado.

Tensado facial mediante ultrasonidos Ultherapy

El Ultherapy se trata de un dispositivo revolucionario que emplea el sonido con un fin terapéutico. Es un tratamiento cada vez más solicitado en los centros médicos más exclusivos de Estados Unidos. Se trata de un dispositivo exclusivo para la realización de un lifting no invasivo, el único aprobado en la actualidad por la FDA (Food and Drug Administration). Ultherapy es un sistema que utiliza la última tecnología de ultrasonidos para elevar, tensar y tonificar la piel sin cirugía. Su eficacia es debida al empleo de ultrasonidos microfocalizados, que alcanzan de manera no invasiva los planos de tejidos profundos que se abordan en los lifting quirúrgicos faciales modernos, pero con la ventaja de evitar los tiempos de recuperación para el paciente inherentes a la cirugía. Nuestro equipo de ultrasonidos ha sido avalado por más de 90 publicaciones en la literatura científica, que ratifican su eficacia y respaldan su sólida base científica. Es destacable el estudio del grupo estadounidense liderado por el Dr. Brian Zelickson, que establece la superioridad de este aparato de ultrasonidos (Ultherapy) frente a dispositivos de radiofrecuencia.

A pesar de ser un dispositivo no invasivo, tiene una precisión quirúrgica.

La emisión de ultrasonidos se realiza de dos maneras distintas. Por un lado, el Ultherapy emite ultrasonidos que permiten ver de forma exacta el área a tratar, actuando de una manera equiparable a una ecografía convencional. Por otro lado, los ultrasonidos puramente terapéuticos, se focalizan en diferentes puntos por debajo de la piel para calentar el tejido subyacente y alcanzar de esta manera el resultado terapéutico.

Su acción fundamental se debe a la estimulación del colágeno de forma natural, en las capas más profundas de la piel, dejando intacta la capa superficial. Este colágeno de nueva formación es más resistente y de mejor calidad, lo que se traduce en una disminución de la flacidez cutánea facial. De esta manera, mejoramos la piel desde el interior hacia el exterior.

Las tres ventajas fundamentales del empleo de Ultherapy son las siguientes:

      • Profundidad adecuada: el calor llega a la profundidad precisa para combatir la flacidez. El tratamiento es más profundo que el que se consigue con los dispositivos láser o la radiofrecuencia, lo que se traduce en una mayor eficacia para el tensado facial. Los ultrasonidos penetran en capas más profundas que la grasa, a nivel del SMAS (sistema músculo aponeurótico superficial). Esa mayor penetración produce un mayor efecto tensado, que puede apreciarse desde pocas semanas después del tratamiento. La profundidad alcanzada va de la mano de la seguridad, ya que con este dispositivo no se afecta a la superficie de la piel
      • Temperatura óptima: se alcanza la temperatura precisa (entre 60 y 70oC) para romper el colágeno y promover la formación de uno nuevo que mejore el soporte del óvalo facial.
      • Precisión: calienta con una temperatura y profundidad precisa, separando los puntos de coagulación para promover posteriormente la curación. La precisión permite que se pueda repetir el tratamiento, pautando una frecuencia individualizada en función de cada paciente.

      Los casos que presenten flacidez severa, deberán ser valorados de una manera individualizada, considerando la conveniencia de un lifting quirúrgico. La duración del tratamiento es variable en función del número de zonas a tratar, aunque en general se sitúa entre 60 y 90 minutos. Cuenta con la ventaja de poder ser realizado en cualquier época del año, independientemente de la exposición solar y del tipo de piel. Carece de tiempo de recuperación, lo que permite una inmediata incorporación a la vida laboral. El tratamiento es muy tolerable y no es preciso administrar anestesia, aunque puede resultar un poco incómodo cuando se libera la energía de ultrasonido. La molestia es temporal y es un reflejo del inicio en la formación de nuevo colágeno. Los resultados del tratamiento van a aparecer de manera progresiva, siendo más evidentes entre los 90 y 180 días y tienen una duración aproximada de un año.

      ¿Cómo potenciar los efectos de Ultherapy?: el papel de los hilos tensores

      Los hilos tensores reabsorbibles representan una técnica de referencia para el tratamiento no invasivo de la flacidez facial. Son hilos formados por unos conos de ácido poliláctico que se introducen con una aguja muy fina en la piel. Los hilos, gracias a los conos, se anclan dentro del tejido y, permiten de este modo tensarla con facilidad. Son los conos que llevan estos hilos los que nos permiten levantar tejidos faciales para corregir el descolgamiento de la piel. Además del efecto mecánico, diversos estudios científicos han demostrado que el material con el que están hechos estos hilos tiene la capacidad de generar colágeno en nuestra piel.

      Precisión: calienta con una temperatura y profundidad precisa, separando los puntos de coagulación para promover posteriormente la curación. La precisión permite que se pueda repetir el tratamiento, pautando una frecuencia individualizada en función de cada pacient

      La indicación de tratamiento con este dispositivo de ultrasonidos está dirigida a pacientes con flacidez moderada en las siguientes localizaciones: lifting de cuello no invasivo; definición de la línea mandibular; lifting de cejas no invasivo; tratamiento de las bolsas perioculares; reafirmación de la piel del escote.

      0

      COMPARTE ESTE ARTÍCULO

        Artículos relacionados