Verdades y mentiras sobre las dietas proteinadas

Publicado por:

Categoría: Grupo de Dermatología Pedro Jaén

En el mundo occidental en el que vivimos, sometidos a la sobrealimentación y al sedentarismo, casi todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida la necesidad de quitarnos algún kilo de sobra. Las dietas proteinadas permiten perder peso de forma rápida, sin pasar hambre, de forma segura y sin efecto rebote si se realizan de forma correcta y bajo supervisión médica.

Realizadas de otro modo, en lugar de resultar una herramienta muy apropiada para perder peso, podrían resultar perjudiciales para la salud.

Este tipo de dietas se basa en cambiar la vía metabólica habitual que utiliza nuestro organismo para generar energía, obligándolo a quemar grasa y proteína en lugar de glucosa para su funcionamiento. Esta es una vía fisiológica (CETOSIS) que utiliza nuestro organismo en caso de necesidad, pero en la que podemos mantenernos en el tiempo modificando la ingesta.

¿Entonces, cuál es el problema de estas dietas?

Cuando en la dieta eliminamos los hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbres, frutas….) se tiende a abusar de las proteínas (carne, pescado, huevos…..) esto puede sobrecargar el hígado y el riñón provocando un problema grave de salud. Es por tanto imprescindible que un experto le indique cuál es la cantidad de proteína adecuada para usted. Se trata de una dieta muy estricta en la que hay carencias de vitaminas y sales minerales, dichas carencias pueden causar graves alteraciones en el organismo. De nuevo es necesario el consejo médico para valorar qué suplementación necesitaría.

Como conclusión podemos decir que las dietas proteinadas son muy útiles para perder peso en poco tiempo, pero solo deben hacerse bajo control médico y durante el tiempo necesario para llegar a un determinado peso.

Posteriormente es fundamental hacer una reeducación alimentaria que nos lleve hacia una dieta equilibrada en la que se introduzcan todos los grupos de alimentos, y que va a permitir mantenerse en el peso correcto para siempre.

El objetivo no es hacer una dieta de por vida, sino utilizar una dieta estricta hasta llegar a nuestro objetivo, y luego hacer que la dieta adecuada sea nuestra forma cotidiana de comer.

0

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

  Artículos relacionados