Antiandrógenos

Las hormonas masculinas (andrógenos) son las responsables de la pérdida de densidad capilar en la alopecia androgénica tanto masculina como femenina. Los antiandrógenos son fármacos que inhiben la acción de las hormonas masculinas sobre la raíz del pelo, mejorando por tanto la densidad capilar. En general son medicamentos que se utilizan vía oral, aunque recientemente se ha desarrollado una técnica por la que también pueden administrarse localmente en forma de microinfiltraciones.

Tratamiento de la alopecia androgénica con antiandrógenos:

Tratamiento en comprimidos

El tratamiento debe tomarse largos periodos de tiempo (muchos años), pues hace efecto mientras el paciente lo está tomando.

Los efectos beneficiosos empiezan a notarse a los 5-6 meses de iniciado el tratamiento y son máximos al año, o incluso algo más tarde en algunos pacientes.

Los efectos secundarios aparecen en menos del 2% de los pacientes, y en todos los casos son transitorios y leves. En casos muy raros se ha descrito una ligera disminución del deseo y de la potencia sexual, pero recalcamos que esto es muy infrecuente y siempre es reversible cuando se deja de tomar el fármaco.

Hay varios fármacos que ofrecen un grado de inhibición mayor que otros con un nivel igual de bajos efectos secundarios.

Fármaco infiltrado

Los fármacos antiandrógenos también pueden ser utilizados localmente, mediante la infiltración en el cuero cabelludo tras aplicar anestesia local. Este procedimiento puede utilizarse cada 3-6 meses como complemento oral o incluso como tratamiento aislado en algunos pacientes. La Unidad de Tricología de la clínica Grupo Pedro Jaén es pionera en la utilización de este novedoso tratamiento en nuestro país.

Es una terapia que puede utilizarse en varones y mujeres con alopecia androgénica, ya sea como tratamiento único o en combinación con otros tratamientos.

Consiste en la infiltración del fármaco directamente en la piel del cuero cabelludo mediante microinyecciones con anestesia local. De esta forma, conseguimos que el fármaco llegue a la raíz del pelo directamente, disminuyendo la absorción sistémica, y por tanto, prácticamente eliminando la posibilidad de efectos adversos. El procedimiento, que se realiza en consulta y dura unos 20 minutos, es muy poco doloroso ya que se aplica anestesia local en el cuero cabelludo. El paciente puede hacer vida normal después de la infiltración y no requiere ningún cuidado especial.

El fármaco evita que el pelo se vaya haciendo fino por efecto de las hormonas masculinas. Incluso permite que los pelos que se han hecho finos vuelvan a engrosarse, consiguiendo un efecto de aumento de la densidad capilar (figura 1). El medicamento tiene una vida media larga (3-4 meses), por ello la periodicidad de las infiltraciones no ha de ser muy frecuente, y suele ser suficiente con 2-3 sesiones anuales. Al ser un tratamiento local, el perfil de seguridad es excelente, con un riesgo muy bajo de efectos adversos.

tratamiento antiandrógenos infiltrados

Figura 1: tratamiento de alopecia androgénica masculina con infiltraciones de antiandrógenos.

Alopecia androgénica femenina

Se trata con un fármaco antiandrogénico puro que se utiliza a dosis bajas en el tratamiento de la alopecia androgénica en mujeres. No es un anticonceptivo hormonal ni requiere obligatoriamente que se tenga que tomar con anticonceptivos. Diversos estudios científicos han demostrado su seguridad cuando se utiliza a dosis bajas. Es necesario un control analítico hepático durante el tratamiento, y en general es un medicamento muy bien tolerado, que además de mejorar la alopecia, mejora otros síntomas de hiperandrogenismo como el acné, la seborrea o el crecimiento de vello en zonas no deseadas (hipertricosis e hirsutismo).

De la misma forma que en alopecia masculina, en casos seleccionados de alopecia androgénicas femeninas puede utilizarse la infiltración del antiandrogénico pautado en el cuero cabelludo después de aplicar anestesia local.

Alopecia femenina postmenopáusica:

Se trata del mismo fármaco que se utiliza para alopecia y problemas prostáticos en hombres. Suele usarse a dosis de 2,5 – 5 mg al día. Es un fármaco muy seguro y que en algunas pacientes produce un incremento de densidad notable, con un efecto máximo entre 1-2 años después de iniciar el tratamiento. Es compatible con otros medicamentos y la paciente puede hacer vida normal en todos los sentidos. No requiere controles analíticos de rutina y no presenta efectos adversos significativos.

También pueden utilizarse otros medicamentos que ofrecen un alto grado de eficacia y seguridad.

 

En Grupo Pedro Jaén nos esforzamos por satisfacer a nuestros pacientes. Si tiene cualquier duda, contacte en el teléfono 91 431 78 61. PJ