Microscopia confocal Grupo Pedro Jaén.Tratamiento microscopia confocal paciente con el doctor Salvador González

Microscopía Confocal


La microscopía confocal es un moderno dispositivo que permite ver la estructura de la piel en profundidad, de forma no invasiva, por lo que es una excelente herramienta de diagnóstico precoz del cáncer de piel.

El microscopio láser confocal es básicamente un microscopio óptico que incluye como fuente de luz un láser y un sistema electrónico que ayuda a la captación de imágenes. Gracias a ello se consigue por un lado un aumento en la resolución y por otro la obtención de imágenes de secciones ópticas extremadamente finas, eliminando así la interferencia que produce la luz que llega de los diferentes campos ópticos de todo el grosor de la muestra que se observa, consiguiendo así que el enfoque se realice sobre un único plano (confocal).

En la práctica, se obtienen imágenes transversales de una determinada lesión cutánea (similar a lo que sería un escáner en otras partes del cuerpo), permitiendo analizar sus células y estructuras de una manera no invasiva, lo cual es útil en la distinción entre benignidad y malignidad de una determinada lesión.

Con la microscopia confocal, es posible visualizar en tiempo real y con una precisión histológica, los márgenes de cualquier lesión proliferativa de las células en vivo con una excelente precisión. La microscopía confocal tiene múltiples aplicaciones en dermatología y sirve ya de guía y seguimiento, incluyendo las biopsias y la cirugía micrográfica de Mohs.


  • ¿En qué consiste la técnica?

    La microscopía confocal es la técnica no invasiva de mejor resolución. Permite obtener una biopsia virtual similar a la convencional en escala de grises, sin necesidad de extirpar tejido, y supone uno de los mayores avances en el diagnóstico no invasivo de los tumores cutáneos y en el seguimiento tras su tratamiento.

    La técnica es muy sencilla. Se coloca una anilla en el lugar de la lesión a estudiar. Después se acopla el extremo del aparato a esa anilla y comienza el registro de imágenes.

    La combinación de la microscopia confocal y la dermatoscopia de alta resolución permiten el diagnóstico prequirúrgico de melanoma, epitelioma basocelular, carcinoma espinocelular y de otros tumores cutáneos, así como otras enfermedades de la piel. Asimismo, esta técnica permite confirmar la evaluación antes del tratamiento. Y también hace posible confirmar la curación en la terapia fotodinámica o el tratamiento láser en múltiples indicaciones, como en el diagnóstico inmediato de las lesiones en la cara y otras zonas difíciles. Un claro ejemplo es su aplicación para confirmar que una lesión es benigna y que se puede quitar con láser por estética. Con ello se consigue evitar la biopsia quirúrgica, especialmente en zonas cosméticas. En caso de que la biopsia quirúrgica sea necesaria, permite dirigir la toma de la misma, así como asegurar la zona de una pequeña biopsia diagnóstica.

  • Efectos

    La microscopía confocal es una técnica no invasiva y totalmente inocua. Por tanto, no ocasiona ningún efecto adverso ni tampoco contraindicación alguna.

  • Recomendaciones

    Previo a la prueba: Se recomienda acudir sin maquillar en caso de que la lesión esté localizada en región facial. No es preciso ningún otro cuidado.

    Posterior a la prueba: Después del tratamiento, puede hacer una vida totalmente normal.

    Dado que se trata de una técnica totalmente segura y no invasiva, tiene la ventaja, frente a otras pruebas diagnósticas que conllevan efectos secundarios (radiación asociada, cicatriz antiestética por biopsia, etcétera), de poder repetirse tantas veces como sea necesario. En ciertas ocasiones, el estudio dinámico en el tiempo de una lesión nos proporciona información muy importante para su diagnóstico y planteamiento terapéutico.


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS