Aton


Hoy en día ya no se utilizan rellenos no absorbibles ya que con el paso del tiempo este tipo de materiales pueden ocasionar problemas. Pueden migrar a otras zonas alejadas del lugar de infiltración inicial, pueden producir nódulos inflamatorios, provocar cambios en la expresión o pérdida de elasticidad de la piel, entre otros.

Gracias al láser Aton somos capaces de atacar la fuente del problema, cosa que hasta hace poco tiempo era impensable. Eliminaremos de forma parcial el material de relleno que genera esos problemas.


  • Casos indicados

    Este tratamiento está indicado para todos aquellos pacientes que en un pasado fueron infiltrados con materiales de relleno no absorbibles como puede ser la silicona, los metacrilatos y que les estén dando problemas. 

    Es un procedimiento que se realiza en quirófano con todas las medidas de seguridad requeridas y bajo anestesia local. Se introduce un láser de diodo 1470 en la zona afectada que va calentando el material de relleno hasta transformarlo en un líquido-gel. Tras ser parcialmente vaciado por presión en los días posteriores, el cuerpo a través del drenaje linfático y masajes diarios, se encarga de que prosiga este vaciado. Normalmente este procedimiento tiene una duración de una hora.

  • Resultados

    Es a partir de la cuarta semana cuando los resultados empiezan a ser visibles e irán mejorando progresivamente hasta la semana 20, incluso algo después. Dependiendo del tipo material puede ser necesario realizarse el tratamiento más de una vez. Este segundo tratamiento no se podrá realizar antes de 5 meses del primero.

  • Efectos secundarios

    A pesar de ser un tratamiento seguro se pueden producir efectos no deseados. Es frecuente la aparición de inflamación, más raro una infección y todavía más la lesión de una rama nerviosa. Estos efectos secundarios pueden variar dependiendo de  cada persona y se le explicará en detalle en consulta 

  • Recomendaciones

    Es importante que no se olvide del manejo de la medicación prescrita por el médico, asegurándose la tarde anterior que tiene todo preparado. Acudir el día de la realización del procedimiento con la cara lavada, sin aplicarse crema y sin nada metálico.

    Durante los primeros días notará tensión en la región preauricular que irá desapareciendo poco a poco. Evite hacer gestos bruscos o giros forzados con el cuello. Evitar totalmente aplicar frío en la zona ya que anularemos el efecto que se consigue con el láser Aton. Se recomienda reposo relativo y dormir con la cabeza elevada.


 
CONSULTA CON EL EXPERTO