Isotretinoína


La isotretinoína es un tratamiento oral (en cápsulas) cuyo componente es un derivado de la vitamina A.  Estos derivados de la vitamina A los denominamos “retinoides”. Los diferentes tipos de estos retinoides los dermatólogos los usamos en múltiples enfermedades. En concreto en el acné empleamos la isotretinoína (13-cis-retinoico).


  • Indicaciones

    Hace años solo lo usábamos para las formas graves de acné (acné nodulo-quístico) resistente a otros tratamientos.  En la actualidad pautamos este fármaco cuando el acné no es susceptible de ser tratado con productos tópicos (crema) y no existe ninguna contraindicación para usar el fármaco. Insistimos especialmente en aconsejar el empleo de este fármaco cuando el acné está dejando cicatrices en el rostro del paciente.

  • ¿En qué consiste ?

    La forma de administración ha cambiado en los últimos años. Antes sólo se usaba para el acné grave a dosis altas durante 4-6 meses. En la actualidad en la mayoría de los casos administramos dosis muy bajas (microdosis). Incluso en muchos casos de acné no será necesario que el paciente tome las cápsulas todos los días de la semana, sino que curamos el acné con pautas intermitentes.

  • Resultados

    Cura el acné en el 95% de los casos y de forma permanente (definitivamente) alrededor de un 80%. En algunos pacientes son necesarias dosis bajas de mantenimiento o tomar una segunda pauta del fármaco para conseguir la curación definitiva de la enfermedad. La realidad es que bien utilizado, la eficacia de curación es cercana al 95% y los efectos no deseados son dosis-dependientes en muchos casos. Por este motivo, en la actualidad usamos dosis bajas, por lo que los efectos secundarios son menores, aumentamos la tolerancia y obtenemos mejores resultados con mayor satisfacción del paciente. Por lo tanto, la idea (aún extendida entre algunos de los pacientes) de que la isotretinoína se utiliza solo en casos de acné severo no se corresponde con la realidad de nuestra práctica diaria.

  • Efectos secundarios

    Tiene efectos secundarios muy bien conocidos y sabemos como controlarlos. Es un fármaco que actúa por dosis acumulativa. Esto significa que podemos administrar dosis muy bajas para evitar la aparición de efectos secundarios indeseables y de igual forma conseguiremos la curación del acné. Hoy en día se ha comprobado que utilizando dosis mínimas de 5 mg diarios, conseguimos erradicar las lesiones de acné con la misma eficacia que con dosis altas pero minimizando los efectos secundarios. El inconveniente principal que presenta esté fármaco es que produce sequedad de piel y mucosas. A dosis altas puede elevar el colesterol y/o los triglicéridos e incluso alterar la función hepática, por lo que el control analítico en los pacientes que se sometan al tratamiento es imprescindible.

    Existen falsos mitos a su alrededor que aún muchos pacientes preguntan en la consulta (peligroso para el hígado, “se quema” la piel…). Hace años se consideraba un fármaco con muchos efectos secundarios.

    No obstante, el efecto secundario más importante a tener en cuenta en las mujeres en edad fértil es el riesgo de producir malformaciones en el feto si el fármaco se toma durante el embarazo. Es importante evitar el embarazo durante el tratamiento y al menos un mes después de finalizar el mismo. Tras un mes de dejar el tratamiento la mujer se puede quedar embarazada sin ningún peligro para el feto.

  • Recomendaciones

    Es un tratamiento que es imprescindible tomarlo bajo control de un dermatólogo, de lo contrario puede ser peligroso para su salud. Suelen ser necesarias terapias largas de tratamiento, tomando el fármaco durante meses para asegurar la curación del paciente. Hacia las 4 ó 6 semanas de iniciar el tratamiento es importante realizar una analítica de control, especialmente valorando la función del hígado, los triglicéridos y el colesterol. Si esta analítica es normal (lo habitual en la amplia mayoría de los casos) las siguientes analíticas se realizan al cabo de varios meses.
 Es importante que la mujer evite el embarazo usando al menos dos métodos anticonceptivos. Cuando las hormonas tienen un papel determinante en el acné femenino se aconsejará anticonceptivos orales que lleven en su composición fármacos antiandrogénicos, aquellos que bloquean el efecto de las hormonas masculinas en la piel y cuero cabelludo. Estos fármacos además conseguirán una piel sin brillos y sin acné disminuirán el vello corporal y mejorarán la calidad del cuero cabelludo.


 
CONSULTA CON EL EXPERTO
ARTÍCULOS RELACIONADOS